Viceministro de EAU: romper la barrera psicológica con Israel fue lo más difícil

Post thumbnail El director del Consejo de Seguridad Nacional israelí Meir Ben-Shabbat y Anwar Gargash conversan en Abu Dabi Foto archivo: WAM/ vía REUTERS
Emiratos Árabes Unidos (EAU) tuvo que romper la "barrera psicológica" para reconocer a Israel, el paso "más difícil" para normalizar las relaciones después de décadas, afirmó hoy el viceministro de Exteriores emiratí, Anwar Gargash.

"Rompimos la barrera psicológica y eso fue lo más difícil. El peso más grande era la barrera psicológica, cómo podemos cambiar lo que pensamos y cómo venimos haciendo las cosas desde hace muchos años", explicó Gargash en una rueda de prensa telemática.

"Creo que una vez que te das cuenta que lo que has estado haciendo durante tantos años no ha funcionado, todo lo demás se vuelve más manejable", agregó Gargash, peso pesado de la Diplomacia emiratí.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el pasado 13 de agosto que Emiratos normalizaba sus lazos con Israel con el denominado Acuerdo de Abraham, un pacto que será suscrito hoy pero que ya ha empezado a arrojar resultados con los primeros contactos en el terreno de seguridad, económico, científico y de comunicaciones.

El viceministro consideró que "la polarización en la región ha sido desastrosa" y la normalización de las relaciones con Israel, al que la inmensa mayoría de países árabes no reconocen como Estado, es una forma de "salir adelante".

"Las cuestiones políticas deben ser resueltas, pero no pueden ser obstáculos para la comunicación y las relaciones", agregó Gargash, indicando que ahí es donde EAU ve oportunidades y un rol que jugar "en la región y más allá".

Por ello, consideró que las concesiones que EAU ha obtenido en su acuerdo con Israel, que se comprometió a no extender su soberanía temporalmente a partes de Judea y Samaria (Cisjordania), "son fundamentales" para resolver esas cuestiones políticas.

Gargash remarcó la postura de EAU a favor de un Estado palestino independiente con su capital en Jerusalén oriental, algo que en su opinión "permanece sobre la mesa" gracias a este pacto con Israel.

Destacó que el acuerdo busca crear una "relación estratégica bilateral" con Israel, lo cual "ayudará a EAU a ser un actor global a la hora de romper barreras e incorporarse en una sociedad y economía regionales abiertas".

Sin embargo, Gargash señaló que "la firma del acuerdo no significa que el trabajo ha terminado".

"Depende de nosotros intentar construir una paz cálida que traiga estabilidad y oportunidades económicas, coexistencia cultural y tolerancia", añadió. EFE y Aurora