Varios centros comerciales reabren en Israel retando la orden de cierre

Post thumbnailFoto ilustración: Portavoz militar
Varios centros comerciales de interior reabrieron hoy en distintas localidades de Israel, desobedeciendo la orden que les obliga a permanecer cerrados, y como protesta después de que ya se permitiera reabrir a negocios de calle y superficies comerciales en espacio abierto.

En total, siete centros de las empresas Azrieli y Ofer abrieron en urbes como Petah Tikva, Ramat Gan, Modiin o Bersheva, desafiando el veto que impide su reapertura desde mediados de septiembre, cuando Israel entró en estricto confinamiento tras sufrir una segunda ola de coronavirus con tasas de morbilidad de las más altas del mundo.

Empresarios del sector piden reabrir desde hace semanas, denuncian discriminación gubernamental y alegan que hay un agravio comparativo con los negocios de calle -reabiertos desde hace casi dos semanas- y los centros comerciales al aire libre, que reabrieron este martes.

El pasado lunes, el Gabinete de Coronavirus anunció que pondría en marcha un plan piloto para examinar cómo proceder a la reapertura de grandes superficies en espacios cerrados, pero se ha retrasado por desacuerdos entre ministerios, informó hoy la Radio del Ejército (Galei Tzáhal).

Israel lleva a cabo una lenta desescalada para evitar un aumento drástico de contagios, como le pasó tras reabrir rápidamente en primavera después del primer confinamiento.

La prudente reapertura se inició por fases a mediados de octubre, cuando reabrieron los centros preescolares.

Los estudiantes de primaria de entre seis y diez años volvieron a la escuela a inicios de este mes, cuando se permitió también la reapertura de salones de belleza, sinagogas o pensiones.

Los alumnos de los dos últimos cursos de primaria volverán a las aulas el próximo martes, y a partir del uno de diciembre lo harán los estudiantes de los dos últimos cursos de secundaria.

Sin embargo, las autoridades alertan que podrían dar marcha atrás y volver a severas restricciones si en los próximos días aumenta de forma considerable la tasa de morbilidad.

Salud se marcó como objetivo reducir las infecciones diarias a una media estable de menos de 500 casos, pero los contagios siguen por encima de esta cifra: ayer el país registró 758 infectados, y los días anteriores superó los 800, aunque la cifra es mucho más baja que los 9.000 diarios que se llegaron a alcanzar en septiembre.

Israel, con nueve millones de habitantes, acumula más de 327.000 contagios y 2.742 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Mantiene también la presión hospitalaria bajo control con unos 320 pacientes graves. EFE