Una nueva realidad para el Mediterráneo Oriental

Post thumbnailLos cancilleres de Egipto, Grecia y Chipre se reúnen en Nueva York para impulsar la cooperación trilateral, imagen a través de Twitter del Ministerio de Exteriores de Egipto
Los grandes problemas geoestratégicos y económicos a los que se enfrenta actualmente el Mediterráneo Oriental requieren medidas drásticas y un pensamiento original. Existen casos de éxito en la región que brindan ejemplos positivos de cómo se puede crear una nueva realidad colectiva a través de la iniciativa de los principales actores. Una cooperación y sinergias más profundas pueden resultar muy constructivas para la región.

La pandemia de COVID-19 es solo la punta de un iceberg de desafíos sociopolíticos y económicos que enfrenta actualmente el Mediterráneo Oriental: revisionismo turco; la continua fragilidad económica griega, a pesar del buen desempeño del gobierno de Kyriakos Mitsotakis; la turbulenta convivencia de elementos seculares y ultrareligiosos en Israel; la propagación del radicalismo y el yihadismo en la comunidad palestina; la continua ocupación del norte de Chipre por el Ejército turco; debilidades constitucionales y fallas económicas en el Líbano, junto con el fortalecimiento allí del fundamentalismo chiita debido al largo vacío político; el estancamiento de Siria como Estado fallido y la larga Guerra Civil Libia, son solo algunos de los problemas de la región.

En teoría política hay dos caminos a seguir cuando se trata de problemas como estos: un camino idealista, influenciado por la filosofía platónica y neoplatónica; y un camino realista, influenciado por el pensamiento aristotélico.

El primer enfoque sostiene que si un Estado o región busca un camino hacia la estabilidad y el progreso, primero debe enfrentar los muchos desafíos que tiene entre manos. Ignora el hecho de que el siglo XXI no es el XX, y que no hay medios ni tiempo suficientes para lograr una tarea tan hercúlea. El segundo enfoque insta a la entidad política a seguir adelante y, al mismo tiempo, encontrar soluciones a sus problemas actuales, al tiempo que garantiza sus perspectivas futuras.

El enfoque platónico tiende a ser favorecido por gobiernos ineficientes que esconden sus fallas detrás de inconvenientes estructurales, evitando cualquier paso fuera de sus zonas de seguridad de pensamiento o práctica convencional.

Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita e Israel son ejemplos de Estados del Mediterráneo Oriental y Medio Oriente que han puesto en práctica de manera eficiente la forma de gobierno aristotélica. Si bien son completamente dinámicos en términos de política exterior, estos Estados también siguen políticas constructivas en el frente interno. Incluso cuando Israel tiene que encontrar soluciones a las amenazas diarias que desafían su propia supervivencia, se ha convertido en una start-up nation con uno de los ejércitos tecnológicamente más avanzados del mundo. La ventaja militar es un tremendo impulso tanto para la economía israelí como para el prestigio nacional. Emiratos Árabes Unidos, si bien son el objetivo de radicales chiitas y sunitas, continúa creciendo como un centro cosmopolita y un destino turístico de primer nivel, un campeón mundial de la cultura y los deportes y una nación inteligente, con los principales logros en inteligencia artificial y en el sector energético. Arabia Saudita ha entrado en una fase de profundos avances tanto en la economía como en la sociedad, aunque la modernización será un proceso largo y accidentado. El reino sigue siendo una entidad política conservadora con una estructura religiosa firme y un funcionamiento político sui generis. Sin embargo, Riad se ha opuesto al radicalismo religioso (tanto sunita como chiita) y es un pilar de estabilidad y racionalidad para el mercado mundial del petróleo crudo.

Estos tres inteligentes Estados son pioneros en varios aspectos de la política internacional, la tecnología, la estructura cívica y el diálogo interreligioso. Sus éxitos subrayan que es irracional que la región del Mediterráneo Oriental ignore su reconstrucción económica o avance tecnológico mientras se enfrenta a sus desafíos geoestratégicos. No es sensato que la región se concentre en esos desafíos a expensas de la modernización de sus economías e instituciones, y viceversa.

El Mediterráneo Oriental se enfrenta a importantes dilemas existenciales a los que la pregunta primordial "¿armas o mantequilla?" no proporciona respuestas. No hay fondos suficientes ni capacidad de poder suficiente para pacificar la región. Esa incapacidad colectiva para resolver problemas regionales beneficia la estrategia turca.

El problema central de Ankara es que sus aspiraciones políticas maximalistas no se correlacionan ni remotamente con la capacidad económica del Estado. Durante años, Turquía se ha comportado como una especie de Blanche Dubois, sobreviviendo económicamente gracias a la bondad de los extranjeros cataríes. Mientras tanto, Rusia controla las perspectivas de energía nuclear de Turquía, aun cuando el presidente Erdoğan ha dado pasos exitosos en el mercado de GNL (Gas natural licuado), que minimizan la dependencia de Turquía de las exportaciones de GNL de Rusia.

Erdoğan persigue crisis militares y políticas para justificar su propia grandilocuencia, pero Ankara sabe que no puede mantener un frente de anticuada retórica de patriotismo en torno a la bandera si el resto de la región se vuelve más política y económicamente estable.

La clave para resolver los problemas del Mediterráneo Oriental es que los actores trabajen colectivamente y no individualmente. La región necesita dar un gran paso y comenzar a cooperar como grupo en las áreas de defensa, tecnología, academia y economía. Un futuro estable para la región se basa en una mejora en las perspectivas colectivas de Estados como Grecia, Israel, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Jordania, así como quizás Siria, Libia y Líbano bajo ciertas circunstancias que, principalmente, tienen que ver con su estatus político interno. Una “Asociación para el Progreso y la Paz en el Mediterráneo Oriental” podría mejorar la paz y la seguridad, al tiempo que demuestra que el diálogo interreligioso puede vacunar la región contra un “choque de civilizaciones”.

Algunos pueden argumentar que el establecimiento de un organismo multinacional en el Mediterráneo Oriental puede crear un dilema de seguridad para Turquía, llevando a la región a una “Trampa de Tucídides’. Yo argumento en contra de esto, ya que la mejor disuasión contra el camino revisionista de Turquía es la acción organizada, combinada con la cooperación económica y comercial entre sus vecinos regionales. Como observó acertadamente Stephen Walt, uno de los principales factores desencadenantes de la formación de una alianza es la necesidad de contrarrestar la amenaza procedente de un Estado o grupo de Estados difícil. Los movimientos turcos en el Mediterráneo Oriental son una amenaza clara y constante. Un tipo tradicional de disuasión; es decir, una alianza de poder fuerte, es una receta necesaria, pero no llevará a la región hasta su máximo potencial.

La creación inmediata de sinergias económicas, tecnológicas y educativas es esencial para que el Mediterráneo Oriental sea una parte pacífica, estable y próspera del mundo. Se trata de una iniciativa política que los líderes de la región deben plantear, con la inclusión de Turquía cuando y, si acaso, decide que ser un buen vecino es preferible a ser un perpetuo agresor neo-otomano.

Fuente: BESA  Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. Spyridon N. Litsas es profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Macedonia y profesor invitado de Teoría Estratégica en el Colegio Conjunto Supremo de Guerra de las Fuerzas Armadas Helénicas.