Una historia de dos líderes: Netanyahu en la crisis del coronavirus y Ben-Gurión en la Guerra de la Independencia

Post thumbnailFoto: Reuters
Las críticas al manejo del gobierno israelí de la crisis del coronavirus se han centrado en su toma de decisiones "sobre la marcha" y la falta de una "estrategia de salida". Pero una consideración del liderazgo de David Ben-Gurion durante la Guerra de la Independencia revela que la perspectiva personal es un elemento esencial en la toma de decisiones y muestra la necesidad de aprender en medio del cambio.

El Día de la Independencia de Israel, celebrado este año en medio de la crisis del coronavirus, invita a una comparación interesante entre el liderazgo del primer ministro David Ben-Gurion durante la Guerra de la Independencia y el liderazgo del primer ministro Benjamin Netanyahu durante la pandemia. A pesar de las limitaciones que conlleva la disimilitud de los eventos, pueden considerarse a la luz del reto sin precedentes que cada uno de ellos representó para el liderazgo superior, así como sus respectivos patrones de organización y toma de decisiones. Tal comparación puede arrojar luz sobre cómo se hace la estrategia en una compleja realidad nacional.

Las críticas a la gestión de Netanyahu de la crisis del coronavirus se centran en la supuesta falta de un plan ordenado, la toma de decisiones "sobre la marcha" y la ausencia de un organismo organizativo profesional con las calificaciones y poderes para hacer frente a una situación de este tipo. Sobre todo, Netanyahu ha sido criticado por no elaborar una "estrategia de salida" desde el comienzo de la crisis.

Sin embargo, también David Ben-Gurion, cuando se trataba de tomar decisiones clave durante la Guerra de la Independencia, navegaba de manera centralizada y totalmente personal. Desde el comienzo de la guerra hasta su final, no tenía un plan ordenado sobre cómo llevarla a cabo; tomó sobre la marcha decisiones importantes; y, por supuesto, no tuvo una estrategia de salida hasta las etapas mucho más tardías.

La sabiduría de los expertos

Cuando un líder nacional toma decisiones en situaciones tumultuosas, como en la crisis del coronavirus, su personal se ocupa de garantizar que sus decisiones se tomen de la manera más profesional posible. Para cada problema, incluso a nivel estratégico, existe un proceso de despeje profesional certificado. Pero ese despeje a menudo está sujeto a desacuerdos o controversias profesionales.

La toma centralizada de decisiones de Ben-Gurion surgió de la naturaleza de las coyunturas estratégicas. La elección de un camino sobre otro no se realiza únicamente eligiendo el consejo de un experto sobre el de otro. También implica valores, creencias y opiniones que tiene el líder mismo.

Considere, por ejemplo, una decisión clave que Ben-Gurion tomó en abril de 1948. Al ignorar la posición del Estado Mayor, ordenó una concentración de fuerzas de todos los demás frentes en un esfuerzo primordial para luchar por Jerusalén. Como explicó Ben-Gurion al presentar su caso: "Si el país tiene un alma, entonces Jerusalén es su alma [...] La batalla por Jerusalén es decisiva, y no solo desde el punto de vista militar [...] Ese juramento junto a los ríos de Babilonia [si yo os olvidare, Jerusalén ...] es obligatorio hoy como en aquellos días; de lo contrario no mereceremos ser llamados el pueblo de Israel". Con ese espíritu, desafió al comandante de la Brigada 7, que acababa de establecerse: "Jerusalén a cualquier precio".

Los argumentos de Ben-Gurion involucraban consideraciones nacionales y basadas en valores que iban más allá del análisis militar profesional.

En el caso de un dilema médico relativamente simple, uno podría tener que elegir, por ejemplo, entre una opinión médica que recomienda una operación y otra que recomienda no hacerlo. En tal situación, la decisión —como enseñó el ganador del Premio Nobel Daniel Kahneman en sus escritos— requiere una amplia libertad para el cálculo del riesgo que va más allá del dominio puramente profesional.

El método de toma de decisiones de Ben-Gurion provocó naturalmente una fuerte oposición. Cuando los miembros del Estado Mayor pusieron en duda la posibilidad de alcanzar los objetivos de guerra que Ben-Gurion les había presentado, dijo:

"Los jueces en cada asunto no serán expertos sino representantes civiles de la gente. No es el experto quien determina si hacer la guerra o no. No es el experto que decide si defender al Negev o no. El experto expresará su opinión sobre cómo hacer las cosas, pero el eslabón civil decidirá si hacer las cosas [...] Se necesitan expertos [...] pero las decisiones se basan no solo en las opiniones de los técnicos con respecto a preguntas profesionales sino en una evaluación general, y de eso es responsable el gobierno."

Una decisión estratégica de un líder va más allá de las recomendaciones puramente profesionales que los expertos pueden proporcionar.

Un decidido paso hacia lo desconocido

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, una multitud de "expertos" han lamentado la falta de una "estrategia de salida" del gobierno israelí. Pero durante la Guerra de la Independencia, durante un largo período, casi un año, el liderazgo no tuvo un plan ordenado para alcanzar con éxito el final de la guerra. No se pudo haber ideado tal "estrategia de salida" porque las condiciones para elaborar tal concepto no surgieron durante ese lapso de tiempo.

En el apogeo de la guerra, el 11 de septiembre de 1948, antes del punto de inflexión de la Operación Yoav, Ben-Gurion presentó una amplia visión general del curso del conflicto desde el momento en que estalló. Describió la falta de conocimiento para una evaluación de la situación:

"Incluso antes de que comenzaran los acontecimientos, pregunté a nuestros expertos: ¿Tenemos una unidad Hagana que pueda defenderse contra un ejército regular? Permítanme citar una respuesta que recibí de uno de los comandantes, que ahora es comandante de frente ... Me dijo el verano pasado que no había una unidad Hagana que tuviera el entrenamiento de un ejército regular. Le pregunté: ¿Y el Palmah? Él respondió: El soldado de Palmah tampoco tiene el entrenamiento de un soldado regular ... y si un batallón de Palmah tiene que enfrentarse a un batallón de un ejército regular, es posible que no pueda defenderse."

En medio de la ansiedad de entrar en lo desconocido, los expertos militares dificilmente reforzaron la confianza de Ben-Gurion en las posibilidades de victoria. La fe en la capacidad operativa de las FDI se construyó aprendiendo sobre la marcha. Fue ajeno a la fricción de la guerra, ajustándose a los acontecimientos imprevistos mientras ocurrían, que se obtuvo conocimiento crítico sin el cual no hubiera sido posible comenzar a formular una estrategia de salida.

Fue de acuerdo con esta lógica, que la Guerra de la Independencia se llevó a cabo desde el principio y de una batalla a otra. Esta lógica fue particularmente evidente en el cambio que ocurrió con la derrota del enemigo egipcio en la Operación Yoav, mientras se preparaban los escenarios para las batallas finales: las operaciones Horev y Uvda.

La noción de una "estrategia de salida", como se expresa comúnmente, es utilizada principalmente por académicos que analizan eventos estratégicos con el beneficio de la retrospectiva. El enfoque de Ben-Gurion para dirigir la Guerra de la Independencia presenta una alternativa a lo que la academia considera los requisitos para la planificación estratégica. La sensibilidad de Ben-Gurion a la forma en que surgen las situaciones, y su habilidad para explotar, sobre la marcha, las posibilidades que toman forma en el curso de la batalla, explican su éxito estratégico en la navegación de lo desconocido.

Si los dilemas estratégicos pudieran resolverse por completo recurriendo a la opinión de expertos, no necesitaríamos líderes. Administrar un sistema ferroviario no es similar a administrar un evento complejo, sin precedentes y caótico en gran medida. En condiciones de crisis, el liderazgo nacional se juzga en última instancia sobre la base de los resultados y se puede examinar principalmente desde una perspectiva histórica.

Dicho esto, la estatura de un líder nacional se puede ver desde el principio, en su perspicacia y su coraje al decidir dar pasos determinados hacia lo desconocido.

Fuente: Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos