Una app de Israel escanea signos vitales antes de viajar o salir a cenar

Post thumbnailEl software de inteligencia artificial de Binah “lee” la piel humana e identifica valores que los epidemiólogos asocian con una posible infección por COVID-19. Foto: Pexels Pixabay
El software de inteligencia artificial de Binah “lee” la piel humana e identifica valores que los epidemiólogos asocian con una posible infección por COVID-19.

Cambiarías la espontaneidad por la posibilidad de salir a cenar, ir a un recital o volar otra vez al extranjero de nuevo? David Maman, director ejecutivo de la startup israelí Binah, cree que en estos días de pandemia ese sería un buen trato.

Binah.ai creó un software que devuelve la sensación de normalidad cotidiana incluso antes de que llegue la esperada vacuna contra el COVID-19.

La tecnología de la compañía -que utiliza inteligencia artificial- escanea la piel de una persona para leer los signos vitales identificados por los epidemiólogos como asociados con una mayor probabilidad de infección por COVID-19.

La meta de Binah es permitir un escaneo de ese tipo que pueda ser realizado en casa, como un requisito previo para hacer una reserva para comer, volar o asistir a un evento con muchas personas.

En el caso de los vuelos, ya es habitual realizar el check-in en línea con unas horas de antelación. Con el software de Binah, que puede integrarse a la página web de una aerolínea o aeropuerto, se escanearía el rostro de una persona con la cámara de su computadora o dispositivo móvil para generan una evaluación en el acto y verificar si está o no en condiciones de volar.

Captura de pantalla cortesía de Binah.ai


La realidad es que Binah no hace una prueba de COVID-19 sino que monitorea los cambios en cinco signos vitales clave comunes en casi todas las infecciones por coronavirus: frecuencia cardíaca, saturación de oxígeno, frecuencia respiratoria, nivel de estrés mental y variabilidad de la frecuencia cardíaca.
Un sexto signo vital, la presión arterial, podría agregarse a finales de este año.

Todo el proceso, desde el escaneo hasta el resultado, toma menos de un minuto. El tipo de procesamiento de señales que utiliza Binah puede ofrecer resultados con una precisión de entre el 80 y el 99 por ciento, según afirma la empresa.

Las mediciones de frecuencia cardíaca de Binah son precisas entre el 95 y el 98 por ciento.

“Si la saturación de oxígeno no está por debajo de 94, la frecuencia respiratoria no está por encima de 20 y la temperatura no supera los 38 grados, es muy probable que la persona medida no tenga ningún síntoma de COVID-19”, le dijo Maman a ISRAEL21c.

Binah.ai monitorea los signos vitales usando solo un teléfono inteligente. Foto: captura de pantalla


Estos son los signos vitales que los médicos recomiendan revisar antes de una admisión hospitalaria. Para hacer esta afirmación, Maman citó estudios de Italia, España, China y EEUU.

No es posible engañar a Binah con un antifebril

Si los signos vitales no parecen normales, el sistema Binah recomendará hacer una prueba de COVID-19. Si los nuevos tipos de pruebas arrojan resultados rápidos y precisos, eso podría permitir que un viajero o un comensal continúe con su reserva o que se dirija rápidamente a una cuarentena.

El software de Binah (“conocimiento”, en hebreo) no reemplazaría los controles de temperatura cada vez más comunes para la detección de COVID-19, pero Maman aseguró que esto ya ha demostrado tener un valor cuestionable en un informe publicado por la revista médica JAMA. “Además, todo lo que hay que hacer es tomar dos dosis de ibuprofeno antes de ir al aeropuerto para bajar la temperatura. La saturación de oxígeno o una alta frecuencia respiratoria, por otro lado, no puede ser engañada por un antifebril”, señaló el ejecutivo.

David Maman, director ejecutivo de Binah.ai. Foto cortesía


El software de Binah no se basa en el reconocimiento facial ni en el video sino que mide variaciones casi imperceptibles en el tono de la piel. El sistema funciona tanto con las cámaras frontales, donde analiza la piel justo por encima de las mejillas superiores, como en las cámaras traseras, donde solo se necesita un dedo.

Esto último es importante para, por ejemplo, situaciones de poca luz como cuando una persona está en su cama en medio de la noche. El flash de la cámara del teléfono debe proporcionar suficiente contraste para que funcione el software. Maman informó que la precisión es la misma para la cara y el dedo.

La solución está diseñada para ser usada con un teléfono inteligente en el hogar y en puestos dedicados, que eventualmente se pueden encontrar cerca de la recepción del vestíbulo de un hotel o en la entrada de un centro comercial.

Maman afirmó que no sería práctico controlar a todas las personas en busca de una infección por coronavirus en el lugar de un aeropuerto. Pero Binah podría sí proporcionar una clasificación avanzada.

Captura de pantalla cortesía de Binah.ai


El programa no requiere una conexión a Internet ya que todo el procesamiento se realiza en el dispositivo. Eso podría convertir a Binah en una herramienta imprescindible en partes del mundo aún en desarrollo “donde casi toda la población tiene algún tipo de teléfono inteligente, incluso cuando aún no tiene un sistema de alcantarillado”, dijo Maman.

Binah funciona con casi cualquier teléfono fabricado en los últimos cinco años.

Hacia la aprobación de la FDA

El enfoque de Binah no es solo para clientes de viajes o de placer: Maman prevé que las empresas con operaciones directas al público hagan obligatorio un escaneo de Binah antes de que los empleados lleguen a trabajar.

La compañía de 48 personas, que ha recaudado 14,5 millones de dólares desde que se fundó en 2016, ya tiene 50 clientes que pagan y es rentable, según declaró el directivo.

Entre los clientes hay compañías de seguros, plataformas de bienestar y clínicas. Sompo Himawari Life Insurance de Japón trabaja con Binah desde 2019 para integrar esa tecnología con el fin de medir los niveles de estrés de los asegurados y el riesgo de enfermedades relacionadas con el estilo de vida.

Tres empresas japonesas adicionales planean utilizar la tecnología de Binah.ai en diversas capacidades de atención médica.



El modelo comercial de la empresa es integrar su software en aplicaciones y sitios web de terceros, enviando los datos de forma directa al proveedor. Porque todos los datos son propiedad del cliente y Binah jamás los revisa.

En estos días, la empresa trabaja duro para conseguir la aprobación de la FDA para entornos médicos. Hoy, Binah es considerado un producto de bienestar que no proporciona diagnósticos, por lo que no requiere certificación.

Binah ya completó ensayos clínicos en India, Nepal y Japón, y actualmente tiene uno en EEUU. La compañía espera ser aprobada como Clase 2 a fines de 2021.

Si la tecnología suena algo familiar, es porque cualquiera que tenga un Fitbit o un Apple Watch ya la tiene. Se llama “fotopletismografía remota” (rPPG), o sea una serie de destellos de luz en la parte posterior del dispositivo que son suficientes para medir los signos vitales.
Binah adaptando esa tecnología y añade integración de flujo de trabajo para sus clientes e inteligencia artificial patentada.

Anteriormente en 2016, Maman vendió el proveedor de seguridad de bases de datos HexaTier al fabricante chino Huawei.

Retomando aquellos de la espontaneidad perdida debido al COVID-19, Maman comprendió la decepción general. “Las cosas no serán las mismas en los próximos años y ese es un alto precio que tendremos que pagar”, declaró.

Para más información, clic aquí.

Fuente: ISRAEL21c