Un verano de ciberataques y explosiones en Israel e Irán

Post thumbnailVista de la explosión en la central nuclear de Natanza Foto: Organización de Energía Atómica de Irán /WANA (Agencia de Noticias de Asia Occidental) vía REUTERS
Irán ha sufrido más de una docena de misteriosos fuegos y explosiones en solo tres semanas entre junio y julio. Ocurrieron después de graves ciberataques que pusieron en peligro instalaciones civiles en ese país y en Israel. ¿Ha subido de nivel la guerra cibernética entre ambos? Según fuentes israelíes, sí.

Las alarmas saltaron el 23 de abril, cuando Israel detectó alteraciones en una planta de agua potable clave, donde hackers lograron cambiar los niveles de cloro y químicos del agua destinada a riego y hogares.

Según apuntaron oficiales israelíes y extranjeras al Financial Times, el ataque procedió de Irán, aunque se utilizaron servidores europeos y estadounidenses para ocultar el origen.

En esos momentos, tanto Israel como Irán, al igual que el resto del mundo, estaban ocupados imponiendo medidas de cierre, confinamientos y restricciones de movilidad para hacer frente al coronavirus. Pero la pandemia mundial no dio tregua a la actividad hostil online.

"Todas las líneas (rojas) se han cruzado: un nuevo tipo de guerra ha comenzado", declaró más tarde Yigal Unna, director general de la Dirección Nacional Ciber, hablando por primera vez abiertamente de la guerra cibernética, aunque sin mencionar a Teherán.

Según reconoció, su país (Israel) había sufrido un ataque "sincronizado, organizado" que podría haber acabado en "un verdadero desastre".

LA SUPUESTA RESPUESTA

El 9 de mayo, otra incursión cibernética puso patas arriba el sistema informático del puerto iraní de Sahid Rajaee, lo que sembró el caos y detuvo el tráfico comercial de esta instalación estratégica durante días. El diario Washington Post atribuyó a Israel el ataque, aunque ni uno ni otro han reconocido la autoría ni tampoco han acusado públicamente a su enemigo.

La guerra cibernética entre Estados es cada vez más común, eficaz para dañar al enemigo sin ser visto y un buen "substituto" para evitar escaladas militares: Irán e Israel la practican desde hace años, pero sus fricciones en el ciberespacio parecen haber aumentado, indica el analista Benjamín Miller.

Yossi Mansharof, experto en Irán del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén (JISS), cree que en esta pugna Israel -puntero en inteligencia digital y "con capacidades más fuertes" que los persas- va por delante. Lo que no evita que sea un terreno peligroso para ambas partes. Hasta ahora, no se habían registrado ataques tan serios contra instalaciones civiles.

EXTRAÑAS EXPLOSIONES

A los graves ataques de abril y mayo se ha sumado un cúmulo de incidentes, incendios y explosiones en infraestructuras sensibles iraníes, que han hecho sospechar de la Inteligencia israelí y su capacidad de actuación en la República Islámica.

A inicios de julio, un incendio en el gran complejo nuclear de Natanz dañó el programa de desarrollo de centrifugadoras avanzadas que Irán ha puesto en marcha, incumpliendo el pacto nuclear de 2015, previamente abandonado por EE.UU.

La Agencia de Energía Atómica de Irán anunció que "muchos equipos de medición e instrumentos de precisión fueron destruidos en el accidente" y reconoció que la destrucción "puede retrasar a medio plazo el desarrollo y la producción de centrifugadoras avanzadas".

Fuentes de inteligencia citadas por el New York Times aseguran que Israel fue responsable del ataque, y que se prepetró con una bomba.

Para Mansharof, la implicación israelí en este y otros incidentes no está clara, ya que muchos podrían ser accidentes debidos al mal estado de las infraestructuras. Pero no se puede descartar el sabotaje.

Su coincidencia en el tiempo alimenta sospechas. El 26 de junio hubo una explosión en un depósito de gas de la base militar de Parchín, relacionada en el pasado con el programa nuclear iraní, y en julio hubo explosiones e incendios en otras estructuras estratégicas, como una petroquímica o una planta de energía eléctrica.

Según recoge el analista israelí Seth Frantzman ha habido al menos una docena de incidentes extraños, entre los que destacan un fuego en una planta de misiles en Khojir (26 junio), otro en una planta condensadora de gas en Khorasan (13 julio), una planta de energía en Zargan y una petroquímica en Bandar Imam Khomeini (4 julio), el complejo industrial de Fariman (13 julio), barcos en Bushehr (14 julio) y una planta de energía en Isfahan, el 19 de este mes.

Teherán reconoce que los ciberataques vinculados a gobiernos hostiles son comunes, y admite que en los últimos meses hubo algunos de mayor dimensión, sin precisar cuáles, pero achaca la mayoría de estos incidentes a accidentes, o declina dar detalles por "razones de seguridad".

En paralelo, en julio, otras dos instalaciones de agua israelíes sufrieron ciberataques, esta vez menores y que fueron detectados y no provocaron daños. El primero fue contra una bomba de agua agrícola en la Alta Galilea, mientras que el segundo fue también en un centro de bombeo de agua en la provincia de Mateh Yehuda, en el centro del país, informó el digital Ynet.

Queda determinar si todos estos incidentes son independientes o si algunos están relacionados y, como advirtió Unna, muestran que "un nuevo tipo de guerra ha comenzado". EFE