Un sistema instalado en inodoros analizará la salud de las personas

Post thumbnailOlive Diagnostics ofrecerá un análisis de orina sencillo instalado en el inodoro de cualquier casa. Foto: Stefano Ferrario vía Pixabay
Olive Diagnostics de Israel busca monitorear la orina y enviar alertas a los teléfonos incluso antes de que aparezcan los síntomas de enfermedades.

Cualquiera que haya tenido que orinar en una prueba de salud o de embarazo sabe lo complicado que es el procedimiento.

Hay que agarrarse de las paredes, maniobrar partes del cuerpo con diversos grados de éxito y vivir con el miedo de orinarse la ropa.

¿Cuán bueno sería si simplemente pudiéramos controlar nuestra salud yendo al baño de manera normal sin la necesidad de acrobacias?

Esta es exactamente la razón por la que la empresa emergente Olive Diagnostics desarrolla un dispositivo pasivo montado en el inodoro que usa una óptica avanzada y detecta biomarcadores de la orina. Y Los resultados se envían a una aplicación en el teléfono.

La idea se le ocurrió Guy Goldman, director de la empresa, cuando a su difunta madre le diagnosticaron cáncer de ovario. “Mientras se sometía a la quimioterapia, había que saber qué comía, si dormía, caminaba, se ejercitaba, cómo se sentía, etc. Para esto, llamaba dos o tres veces al día para obtener esa información fundamental sobre su salud porque no había otra forma de obtenerla”, indicó el ejecutivo.

Guy Goldman, director ejecutivo de Olive Diagnostics. Foto cortesía


Goldman afirmó que sabía que no era el único que sufría este problema y que cualquier persona con padres ancianos iba a tener que pasar por su misma experiencia.

En ese sentido, Goldman razonó que la mejor manera de hacerlo sería monitorear alguna de las sustancias que salen del cuerpo: heces, orina, sudor, lágrimas, saliva. “También entendí que tiene que ser algo que una mujer de 74 años pueda instalar y operar, y que no altere su comportamiento porque sino no lo aplicarpa”, explicó.

Espectrometría en el inodoro

Así nació la idea detrás del sensor óptico que Olive creó para el inodoro. La tecnología se llama espectrometría ya que mide la interacción entre la luz y la materia.

El dispositivo será pequeño y delgado y estará compuesto por un emisor de luz montado en el borde frontal del inodoro y un detector colocado en su parte posterior.

Cuando los rayos electromagnéticos se transmiten al detector, parte de su energía se absorbe cuando se encuentran con el chorro de orina que cae libremente en el medio.

El cálculo de la diferencia de energía en la salida y en el extremo receptor permite a Olive Diagnostics detectar cualquier glóbulo rojo o blanco, nitratos o proteínas en la orina.

Cada uno de estos factores podría indicar problemas de salud como infecciones urinarias, cálculos renales o preeclampsia. “Todo el análisis se realiza en la nube y luego lo envía a la aplicación”, desrrolló Goldman.

El dispositivo está en la etapa de prototipo y a fin de año se fabricarán 500 para hacer pruebas beta en instalaciones geriátricas de Israel y Europa. La solución medirá tres males que afectan a las personas mayores: infecciones urinarias, cálculos renales e infecciones de la vejiga.

“No estamos previniendo las enfermedades, no podemos hacer eso. Pero podemos decirles a las personas que podrían estar desarrollando una infección urinaria aunque no tengan los síntomas”, destacó Goldman. Y añadió: “Los hombres mayores tienen una alta propensión a desarrollar cálculos renales. Cuando una persona mayor tiene esto, lo que sigue es la hospitalización. Tres semanas antes tiene sangre en la orina pero es tan leve que no se puede detectar de forma visualmente así que lo vemos antes de que nadie. Luego va al médico, se hace un chequeo y no tiene que pasar mucho tiempo en el hospital” .

Apto para todas las edades

Luego de efectuar la prueba beta de cuatro meses, Goldman y el cofundador Corey Katz planean lanzar en Europa la solución que identifica y analiza más moléculas indicativas de afecciones médicas en la población en general.

“Espero que podamos llegar a más personas sanas que a enfermas”, señaló Goldman.

Los usuarios pueden variar desde atletas que desean mejorar su rendimiento hasta personas en bares que desean conocer sus niveles de alcohol. O para aquellos que hacen dieta.

Como hombre que corre, Goldman afirmó que siempre está buscando formas de mejorar su rendimiento. “No tengo idea de qué funciona para mí y qué no. Puede ser que cuando corro, queme todo el potasio, no tengo forma de saber esto pero podría ser que si me comiera un plátano antes de correr, aumentaría mi rendimiento porque tengo potasio durante mi carrera”, expresó.

El análisis de orina de este tipo tiene el potencial de acumular una gran cantidad de datos sobre la salud presente y futura del usuario.
El componente de inteligencia artificial lo compara con datos de personas similares para producir información aún más precisa.

“Para mí, esa es el alma de lo que estamos haciendo”, dijo Goldman.

Para garantizar que todos estos datos confidenciales sigan siendo privados y cumplan con los requisitos legales, Olive adaptará su sistema para cada país al que llegue.

“La orina es fundamental para el control médico. Las soluciones actuales son engorrosas y limitan el análisis de seguimiento o el historial médico”, explicó el doctor Joseph Rosenblum, director médico de eHealth Ventures. Según el especialista, la gente quiere soluciones de atención médica a domicilio, que sean cómodas. Y herramientas de diagnóstico pasivo, prevención de enfermedades, detección temprana e intervención precisa, especialmente con el aumento de los costos de atención médica y la pandemia de COVID-19.

Para más información, clic aquí.

Fuente: ISRAEL21c