Un grave fracaso moral en Yad Vashem

Post thumbnailLa Sala de los Nombres Foto: Jotpe Wikimedia CC BY-SA 4.0
El discurso público sobre el tema de la sustitución del director de Yad Vashem indica que la institución ya no presenta el Holocausto como un fenómeno único y la más horrible promulgación de antisemitismo que jamás haya ocurrido, sino como un crimen de lesa humanidad que podría ocurrir en cualquier sociedad cuyos valores no sean liberales, incluido Israel. Yad Vashem, que fue diseñado para perpetuar la memoria del Holocausto y sus víctimas, ahora proclama los valores del liberalismo europeo, los mismos valores que allanaron el camino hacia un crimen como ningún otro en la historia del mundo.

El Holocausto se hizo posible por dos razones básicas. La primera es que, en contraste con la revolución científica, cuyos fundadores reemplazaron las narrativas y delirios de la Edad Media con verdades lógica y empíricamente probadas y se esforzaron incesantemente por difundir esa verdad, la revolución liberal negó y continúa negando la existencia de una sola verdad.

La segunda razón está incorporada en la proclamación de Nietzsche de que "Dios ha muerto", que expresa la idea de la muerte de la moral bíblica. La Biblia hebrea, que el cristianismo adjuntó al Nuevo Testamento, fue un escudo que, aunque no impidió la persecución y humillación de los judíos, evitó su destrucción durante más de mil años.

Sin verdad y moralidad no hay necesidad ni capacidad de distinguir entre el bien y el mal, realizar un examen de conciencia y, cuando sea necesario, arrepentirse y cambiar de rumbo. “El arrepentimiento y el examen de conciencia”, afirmó Nietzsche, “reprimen la naturaleza humana” y son invenciones diseñadas para judaizar el mundo. Aprovechando los oscuros mitos pre-medievales que el nazismo adoptó y aumentó, Nietzsche afirmó que "los verdaderos héroes no se arrepienten ni agonizan".

Según la perspectiva judía, la imagen humana no es un don innato de Dios, sino un objetivo que la humanidad debe esforzarse por alcanzar. Al eliminar la verdad y, a su paso, la moral y la conciencia, la élite intelectual liberal de Europa borró más de mil años de esfuerzo cristiano para distanciar a la humanidad de su pasado pagano e incivilizado y dotarla de conciencia moral. Al hacerlo, allanó el camino hacia el surgimiento de las ideologías bárbaras y mendaces del comunismo y el nazismo.

En ausencia de un escudo de moralidad, verdad y conciencia, las falsas ideologías que fomentaba el liberalismo no tenían reparo en otorgar legitimidad a la erradicación de la civilización judía y, más tarde, a la erradicación de los propios judíos; después de todo, los judíos representaban la vieja moral y conciencia que esas ideologías buscaban reemplazar.

La falta de tal escudo también impidió que los intelectuales europeos que habían abandonado el cristianismo y sus valores pero que fueron repelidos por el nazismo encontraran, en los valores liberales y humanistas alternativos que habían adoptado, la justificación moral y la resolución interior para resistirlo. Por lo tanto, los liberales de toda Europa occidental, no solo en Alemania, fueron cómplices de la industria del Holocausto o se mantuvieron al margen y callaron.

El liberalismo nunca ha reconocido que su negación del valor fundamental de la verdad jugó un papel central en el desarrollo del Holocausto. Por lo tanto, es muy dudoso que se haya aprendido la lección más importante del Holocausto, y que el muro de la moralidad, la verdad y la conciencia que se derrumbó a principios del siglo XX se haya reconstruido en este siglo.

Las críticas de los intelectuales liberales, incluidos los académicos de alto nivel del Holocausto, sobre el trato de Israel al "otro", su comparación de sus acciones con las de los nazis y sus advertencias de que "la oscuridad nunca cae de una vez" indican claramente que estos individuos no han internalizado la lección cardinal del Holocausto. Así como aquellos intelectuales liberales allanaron el camino hacia el Holocausto y se mantuvieron al margen mientras se desarrollaba, estos son los últimos en comprender la verdadera razón por la que sucedió.

Yad Vashem está tratando de transmitir a los muchos críticos de Israel, tanto en el país como en el extranjero, las conclusiones y los valores del mismo liberalismo que aún debe reconocer su responsabilidad por el Holocausto o abordar sus propios defectos. Denota una terrible confusión moral el hecho de que la institución esté tomando esta línea, en lugar de promover los valores del humanismo liberal moral original que los perpetradores del Holocausto se buscaron borrar.

Remediar este fracaso debe ser la primera tarea del próximo director de la institución.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. Hanan Shai es profesor de pensamiento estratégico, político y militar en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Bar-Ilan.