Turquía e Irán: ambiciones imperialistas islámicas paralelas en Oriente Medio

Ni Ankara ni Teherán quieren un Irak fuerte o una Siria fuerte. Al contrario, la fragmentación de estos países conviene a ambos.
Post thumbnailFrente al edificio de la ONU en Erbil Iraquíes kurdos rasgan la bandera turca durante una manifestación contra la incursión de Turquía en Siria - Foto: Azad Lashkari / REUTERS
Las fuerzas turcas lanzaron la semana pasada un nuevo ataque contra la organización PKK (Partido de los Trabajadores Kurdos) en el norte de Irak. Esta última ofensiva sigue a la operación "Claw Eagle 2" en Gare en febrero, en la que las fuerzas de Ankara intentaron sin éxito liberar a 13 prisioneros retenidos por el PKK en la zona de Dohuk. La operación, denominada "Claw Lightning" y "Claw Thunderbolt", implica lanzamientos aéreos de fuerzas de comando en las áreas de Zap, Metina y Avashin.

Forman parte de un patrón de actividad militar turca intensificada en el norte de Irak durante los últimos seis meses. Esto, a su vez, es un elemento de una estrategia más amplia de afirmación a través de la fuerza militar llevada a cabo por Ankara en una amplia zona durante el último año. Se han llevado a cabo operaciones activas en cooperación con elementos de poder en Siria, Libia y Nagorno-Karabaj. Turquía también ha establecido una presencia militar considerable en Qatar.

Las actividades turcas en Irak tienen una relevancia más allá del contexto geográfico inmediato. Esto se debe a lo revelado por la naturaleza de las ambiciones turcas en las áreas circundantes, y lo que esto a su vez sugiere sobre el papel de Turquía como un aparente aliado occidental en el futuro.

La cuestión específica que merece atención es si Turquía desea o puede desempeñar un papel en el control del avance de Irán a través de Irak y el Levante, en dirección al Mar Mediterráneo e Israel.

Las actuales acciones de Turquía en Irak están dirigidas específicamente contra el PKK. La intención es evitar que esa organización mantenga la libertad de movimiento de sus combatientes desde su cuartel general en las montañas Qandil, ubicada en la zona de la triple frontera entre Irak, Turquía e Irán, hasta la frontera iraquí-siria y el 30% de Siria controlada por los kurdos sirios. El gobierno turco considera que la autoridad gobernante aliada de Estados Unidos en esa área no es más que una fachada para el PKK.

Turquía teme el establecimiento de una gran área dominada de facto por el PKK que se extienda desde Qandil hasta el noroeste de Siria. Las operaciones "Claw" en el norte de Irak forman parte de la serie de incursiones militares emprendidas por Turquía desde 2016 con la intención de dividir el área de dominación kurda en trozos manejables.

Militarmente, todas estas operaciones pueden considerarse éxitos calificados. Los combatientes kurdos carecen de la capacidad de detener al ejército turco en operaciones convencionales. Además, en el contexto iraquí, el uso extensivo de drones por parte de Turquía ha asestado un duro golpe a la principal ventaja anterior de la que disfrutaban los combatientes del PKK: su conocimiento superior del terreno y la consiguiente capacidad para moverse por él sin ser detectados por las fuerzas turcas .

Turquía tiene ahora un compromiso considerable de sus propias fuerzas en estas zonas de seguridad de facto en Irak y Siria. Arzu Yilmaz, un académico turco entrevistado esta semana en Al-Monitor.com, estimó que hay alrededor de 5.000 soldados turcos desplegados en suelo iraquí. El número de tropas turcas en Siria está entre 12.000 y 20.000. Están respaldados por cazas F-16, artillería y drones. Se ha establecido una red de puestos de control y puestos de avanzada en el norte de Irak. El ministro del Interior turco, Suleyman Soylu, dijo esta semana que los turcos tienen la intención de construir una base en Metina. Esta se unirá a las 37 posiciones militares estimadas establecidas por Turquía en el suelo del Kurdistán iraquí desde que comenzaron las operaciones "Claw".

La mayoría de estas posiciones se agrupan cerca de la frontera, mientras que algunas se extienden hasta 40 kilómetros (25 millas) dentro de Irak. Cabe señalar que estas incursiones se llevan a cabo sin consultar con el Gobierno Regional de Kurdistán (KRG) del norte de Irak, cuyas fuerzas armadas son responsables de la seguridad en la frontera.

Fuentes del KRG entrevistadas para este artículo dijeron que consideran las operaciones como parte de un esfuerzo turco para convertir el área autónoma kurda en el norte de Irak en una satrapía turca. La amenaza del PKK, según este punto de vista, es un pretexto útil para este propósito.

Entonces, ¿Qué lecciones estratégicas más amplias se pueden aprender de las actividades turcas en estos países árabes vecinos parcialmente fragmentados a lo largo de los últimos años? ¿Pueden los patrones impositivos turcos actuar como contrapeso a las ambiciones de Irán en estas áreas?

En la medida en que los proyectos turco e iraní incidan físicamente entre sí, el resultado serán tensiones localizadas. Esto es visible, por ejemplo (por ahora, es el único ejemplo real) en la zona de Sinjar, en la frontera sirio-iraquí.

Turquía busca el control de esta área, como parte de sus esfuerzos para aislar a Qandil y al PKK del noreste kurdo de Siria. Irán también quiere controlarlo, como punto de entrada a Siria. Ha habido rumores en las últimas semanas de una posible operación turca importante en el área. Sin embargo, una operación de este tipo sigue siendo poco probable debido a las probables ramificaciones militares y diplomáticas. Ni Bagdad ni Teherán se oponen seriamente mientras Turquía limite sus actividades al PKK y al KRG. De hecho, estas dos capitales comparten con Ankara una oposición estratégica a las aspiraciones kurdas. Sinjar, sin embargo, representaría un paso demasiado lejos.

Turquía tiene ambiciones menos definidas en el área más amplia de Mosul, que los nacionalistas turcos recuerdan como el antiguo vilayato otomano de Mosul. Pero aquí, también, el problema está relacionado con el deseo de limitar la autonomía kurda.

A pesar de estas fricciones locales, Turquía e Irán no están en curso de colisión. En su mayor parte, las ambiciones de estos países en las áreas relevantes no se superponen ni inciden entre sí. El proyecto iraní más al sur no es un obstáculo para el logro de los objetivos de Ankara contra los kurdos. Lo contrario también es el caso con respecto a las ambiciones de Irán de llegar al Mediterráneo y atrincherar su frente contra Israel. Turquía ha abandonado necesariamente las viejas esperanzas de derrocar a Assad y reemplazarlo por un régimen islamista sunita. De manera similar, en la política de Bagdad, los turcos son solo actores menores, ofreciendo un apoyo limitado a varios políticos sunitas y turcomanos.

Ni Ankara ni Teherán quieren un Irak o una Siria fuerte. Al contrario, la fragmentación de estos países conviene a ambos. Ambos están felices de tener vecinos débiles cuyo territorio se puede penetrar a voluntad. En su mayor parte, están interesados ​​en morder diferentes trozos de territorio. Irán está ocupado creando sus áreas de control de la milicia con el propósito de transportar armas y hombres hacia el Líbano e Israel. Se está hundiendo profundamente en las estructuras estatales formales de ambos países. Ankara no tiene ni el deseo ni los medios para actuar en contra de esto. Mientras tanto, sus propias áreas de control, en el norte de Siria e Irak, no son áreas esenciales para este proyecto iraní.

Ankara tampoco puede actuar como baluarte contra Rusia en estas áreas. Por el contrario, sus feudos en Siria dependen de la aquiescencia y la buena voluntad de Rusia. De hecho, Moscú ve la concesión de esta buena voluntad como una forma útil de alejar a Turquía de Occidente y de la OTAN.

En muchos sentidos, las orientaciones actuales de Ankara y Teherán se parecen entre sí. Ambos países son los centros de antiguos imperios, ambos están gobernados por regímenes que combinan el Islam político con una especie de revanchismo imperial. Inherente a esto para ambos países es la oposición al orden regional en declive liderado por Estados Unidos y el deseo de ganar con su retirada. En la actualidad, sin embargo, sus proyectos pueden coexistir en su mayoría, como medias lunas paralelas. Cualquiera que espere que Ankara pueda estar interesado en el trabajo de apuntalar el orden regional contra Irán no está mirando lo suficientemente de cerca la realidad sobre el terreno.

Fuente: Jerusalem Post