Turquía cubre sus apuestas al posicionarse como una cadena de suministro alternativa a China

Post thumbnailDonald Trump y Recep Tayyip Erdogan en la Oficina Oval, 2019, foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead vía Flickr Dominio Público
Un consejo empresarial turco-estadounidense está promoviendo Turquía como una alternativa comercial a China, con la ayuda del influyente senador republicano estadounidense Lindsey Graham, un asociado cercano del presidente Donald Trump.

El esfuerzo turco para promocionarse como una alternativa a la cadena de suministros desde China se produce dos semanas después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan anunciara una nueva era en las tensas relaciones con Washington.

El acuerdo de Graham para participar en un seminario web organizado por el Consejo de Negocios Americanos de Turquía (TAIK), afiliado de la Junta de Relaciones Económicas Exteriores de Turquía (DEIK), la asociación empresarial más grande y antigua del país, se produce en medio de los esfuerzos turcos para mejorar las relaciones con EE. UU. como compensación por sus [erráticos] lazos con Rusia.

“La creciente brecha entre Estados Unidos y China crea una oportunidad significativa para la cooperación geopolítica. Turquía y Estados Unidos se beneficiarían económicamente”, dijo un empresario turco.

Las críticas al manejo de China de la pandemia de coronavirus ha ampliado la brecha entre Washington y Beijing y ha provocado llamados a la diversificación de las cadenas de suministro globales centradas en China.

Ya golpeada, la economía de Turquía ha sufrido más golpes aún como resultado de la pandemia en un momento en que las fuerzas turcas y rusas se han ubicado en bandos opuestos de las batallas en el norte de Siria y Libia.

Las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional Islámico (GNA), respaldado por Turquía y reconocido internacionalmente, expulsaron a los rebeldes apoyados por Rusia liderados por el autodenominado mariscal de campo Khalifa Haftar del oeste de Libia, después de que la guerra electrónica turca y los drones atacaron los sistemas rusos de defensa antimisiles.

Rechazando los llamamientos de Egipto y Haftar para un fin negociado del conflicto libio, el GNA ha optado por presionar aún más y tomar la ciudad de Siirt, al sudeste, rica en petróleo y controlada por Haftar. Turquía ha secundado la negativa de GNA a negociar con Haftar.

El presidente egipcio, Abdul Fattah Sisi, sugirió que las tropas egipcias podrían intervenir si las fuerzas de GNA atacaran Siirt. Una intervención egipcia podría conducir a una confrontación en el campo de batalla con Turquía y enlodar aún más los intentos turcos por manejar sus diferencias con Rusia.

Los esfuerzos turcos por mejorar las relaciones con Estados Unidos apuestan por la creencia de que las victorias militares del GNA han reducido las esperanzas de que Haftar pueda emerger como una figura unificadora en Libia.

Las relaciones turcas con EE. UU. se tensaron por la adquisición del miembro de la OTAN del sistema de defensa antimisiles S-400 de Rusia; por la presencia en EE. UU. de un predicador turco a quien Erdogan considera responsable del fallido golpe militar de 2016 contra él y por los procedimientos judiciales contra un banco turco de propiedad estatal acusado de eludir las sanciones estadounidenses contra Irán.

Erdogan también confía en su relación personal con Trump, que ha producido decisiones del presidente de Estados Unidos que anularon la oposición del Pentágono y otras ramas de su gobierno.

Primero y principal fue la aceptación de Trump de la solicitud de Erdogan el año pasado de un retroceso de las tropas estadounidenses en el norte de Siria, lo que allanó el camino para una incursión militar turca.

Erdogan nuevamente trató de capitalizar su relación con Trump en una llamada telefónica del 9 de junio. "Para ser honesto, después de nuestra conversación de esta noche, puede comenzar una nueva era entre Estados Unidos y Turquía", dijo Erdogan, sin ofrecer más detalles.

Erdogan habló con Trump mientras Turquía se proyectaba como un importante socio comercial de Estados Unidos.

El seminario web de TAIK, titulado "Un tiempo para que los aliados sean aliados: la cadena de suministro global turco-estadounidense", en el que el senador Graham habló junto al ex senador estadounidense David Vitter, de Louisiana, es parte de un esfuerzo por posicionar a Turquía como un actor clave en la reducción de la dependencia estadounidense de las cadenas de suministro chinas.

Foreign Lobby Report, un servicio de noticias en línea con sede en Washington, informó que TAIK, en colaboración con la firma de cabildeo Mercury Public Affairs, se había acercado a Graham en marzo con la propuesta de que Turquía podría servir como puerta de entrada de Estados Unidos a África.

"Mientras nos esforzamos por avanzar, en TAIK ya estamos contemplando cómo podemos reactivar la economía después de la pandemia", escribió el presidente de TAIK, Mehmet Alí Yalcindag, en una carta a Graham. “Las empresas conjuntas en África podrían ser una parte emocionante de este plan. No solo estaríamos ayudando a economías frágiles que necesitarán asistencia para recuperarse, sino que también estaríamos asestando un golpe contra los planes chinos en África y forjando lazos económicos más estrechos entre Turquía y Estados Unidos”.

Yalcindag recomendó en una carta al Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, “un enfoque inicial en el GNL [gas natural licuado] y las importaciones agrícolas de Estados Unidos. Al mismo tiempo, Turquía podría impulsar las exportaciones de electrodomésticos y piezas de automóviles, alejando la cadena de suministro de Estados Unidos de China, un declarado objetivo de la administración Trump.

Impulsar las exportaciones agrícolas que fueron duramente afectadas como retaliación por los aranceles de Trump a las importaciones chinas, ocupa un lugar destacado en la lista de prioridades del presidente.

Vitter, el ex senador programado para hablar en el seminario web TAIK, respalda un impulso de Louisiana Natural Gas Exports Inc. para obtener "acceso a largo plazo, seguro y con precios competitivos a las terminales de GNL de Turquía, el gasoducto y las instalaciones de almacenamiento", lo que haría al país turco menos dependiente de las importaciones rusas e iraníes.

El impulso se produjo cuando Botas, la compañía operadora de la red de gas, de propiedad estatal turca, abrió una licitación para la construcción de un oleoducto a Nakhichevan, un enclave azerbaiyano en Armenia. El oleoducto permitiría a Azerbaiyán reducir las importaciones procedentes de Irán.

Erdogan y su ministro de energía, Fatih Donmez, han pedido durante mucho tiempo la diversificación de las importaciones de energía de Turquía.

Turquía autorizó recientemente vuelos de carga de El Al, la aerolínea nacional de Israel, dos veces por semana entre Estambul y Tel Aviv, a pesar de sus tensas relaciones con el Estado judío. Dos de esos vuelos transportaron suministros médicos desde Turquía a Estados Unidos. Los vuelos a Turquía fueron los primeros de El Al en 10 años.

“Ahora es el momento de reforzar el clima de cooperación y solidaridad. Las empresas dependientes en la cadena de suministro desde China están… mirando hacia diferentes países, Turquía está entre ellos", dijo Yalcindag, señalando el hecho de que Walmart, uno de los minoristas más grandes del mundo, ha comenzado a abastecerse de productos en Turquía.

Al predecir que un desacoplamiento de EE. UU. y China crearía intereses comunes entre EE. UU. y Turquía, el vicepresidente turco Fuat Oktay agregó que "la economía global previa a la pandemia se construyó sobre una sola cadena de suministro, con China en su núcleo". Para países como Turquía, con nuestro robusto sector manufacturero y nuestra joven población, esta será una oportunidad económica”.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. James M. Dorsey es asociado senior no residente en el Centro BESA, investigador principal de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.