Turquía contra Occidente: un tira y afloja más allá del Egeo

Post thumbnailRecept Tayyip Erdogan Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0 vía Wikimedia Commons
La reciente escalada de tensiones en el Egeo tiene el potencial de fortalecer el vínculo político entre Grecia y sus aliados occidentales, además de obligar a la UE a pasar, de las amenazas a las sanciones contra Turquía. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, intentará mantener las tensiones lo suficientemente altas como para presentar un frente heroico a su base islamista/nacionalista, pero no lo suficientemente alto como para desencadenar sanciones de la UE.

David L. Phillips, director del Programa de Construcción de la Paz y Derechos del Instituto para el Estudio de los Derechos Humanos de la Universidad de Columbia, dijo recientemente:

“En el primer aniversario de la invasión y ocupación turca de Rojava (noreste de Siria), Erdogan busca distraer a los turcos de la fallida democracia de Turquía y de la tambaleante economía doméstica mediante la guerra en Siria, Irak, Libia, Somalia y el Mediterráneo oriental. Turquía y sus satélites yihadistas también están amenazando con otro genocidio armenio, dirigido a los armenios en Nagorno-Karabaj.

La OTAN es más que una alianza de seguridad. Es una coalición de países con valores compartidos. Turquía, bajo la dictadura de Erdogan, es islamista, antiamericana y hostil a Europa. La solicitud de Turquía para unirse a la OTAN se descartaría de inmediato si se aplicara hoy.”

Phillips fue uno de los signatarios de la declaración "Es hora de romper con Erdogan", publicada el 9 de octubre por el director de Justice for Kurds, Thomas S. Kaplan, y el presidente Bernard-Henri Lévy, en una sección a doble página del New York Times.

Unos días después de la publicación del comunicado del Times, el tira y afloja en los mares Egeo y Mediterráneo se volvió aún más tenso entre los tradicionales rivales Turquía y Grecia. Atenas declaró un NAVTEX [aviso de navegación] para ejercicios de tiro en el Egeo que abarca un período que incluye el 29 de octubre, día nacional de Turquía. Ankara respondió declarando su propio NAVTEX en el Egeo para el 28 de octubre y decidió enviar su buque de reconocimiento Oruç Reis a la plataforma continental en disputa, a solo 6,5 millas náuticas de la isla griega de Castelórizo.

Esta escalada tiene el potencial de aumentar el vínculo político entre Grecia y sus aliados occidentales, así como de obligar a la UE a pasar de amenazar con sanciones a realmente sancionar a Turquía.

El 14 de octubre, el ministro de exteriores alemán Heiko Maas canceló su planeado viaje a Ankara para demostrar la solidaridad y el apoyo "[…] que Grecia tiene de nosotros, todos en la Unión Europea y Alemania." También recordó a su audiencia que la crisis de NAVTEX con Turquía se discutirá en la próxima cumbre de la UE, un indicio de posibles sanciones.

El Departamento de Estado de EE. UU. calificó la medida turca como una " calculada provocación". "El anuncio de Turquía aumenta unilateralmente las tensiones en la región y complica deliberadamente la reanudación de las cruciales conversaciones exploratorias entre nuestros aliados de la OTAN, Grecia y Turquía", dijo el portavoz Morgan Ortagus en un comunicado. "La coerción, las amenazas, la intimidación y la actividad militar no resolverán las tensiones en el Mediterráneo oriental".

Erdogan tiene razones ideológicas, diplomáticas y pragmáticas para escalar. Ideológicamente, su islamismo dogmático es inherentemente antioccidental. Le encanta retratar cualquier disputa a través de la lente de un parroquialismo poco sofisticado que se puede resumir en la frase "Somos buenos musulmanes que nos oponemos a los infieles". Intentará mantener las tensiones lo suficientemente altas como para mostrar un frente heroico a sus seguidores del partido islamista/nacionalista, pero no tan alto como para provocar sanciones de la UE en un momento en que la economía de Turquía está en crisis. En el nivel pragmático, Erdogan sabe que cualquier confrontación extranjera aumentará su índice de aprobación en casa.

Ankara tiene más opciones con las que enfrentarse a Grecia, incluido el uso de armas en el Estrecho de Turquía.

La Convención de Montreux de 1936 sobre el régimen del estrecho de Turquía estableció el Bósforo como una ruta marítima internacional, pero otorgó a Turquía el derecho de restringir los barcos de países que no pertenecen al Mar Negro. Aproximadamente 3 millones de barriles de crudo y 20 millones de toneladas de productos derivados del petróleo cruzan el Bósforo cada año, y estas cifras probablemente aumentarán en el futuro cercano. Más de 40.000 embarcaciones pasaron por estas aguas en 2019 mientras transportaban casi 650 millones de toneladas de carga. Este nivel de tráfico reafirmó al Estrecho de Turquía como uno de los corredores comerciales marítimos más importantes del mundo.

En 2019, los barcos de propiedad griega representaron casi el 21% de la capacidad de la flota mercante mundial y el 53% de la flota de la UE, con 4.936 barcos de más de 1.000 toneladas brutas y una capacidad total de 389,7 millones de toneladas de peso muerto. Los buques de propiedad griega representan el 32% de la capacidad total de los buques tanque, el 23% de los buques de carga seca y el 15% de la capacidad de productos químicos y derivados del petróleo. En 2018, la inyección de dinero a la economía griega fue de 16,6 mil millones de euros. Estas cifras convierten a los armadores griegos en el grupo más numeroso por nacionalidad. Por tanto, sería un duro golpe para la economía griega si Turquía restringiera el tráfico marítimo griego a través del Estrecho de Turquía.

"Turquía tiene derecho a cerrar su estrecho al tráfico marítimo alegando amenazas a la seguridad en los mares Egeo y Mediterráneo", dijo el teniente coronel (ret.) Mithat Işık. "Turquía puede considerar cerrar el Estrecho si [las tensiones con Grecia] continúan así". Citó el artículo 20 de la Convención de Montreux: “En tiempo de guerra, siendo Turquía beligerante, las disposiciones de los artículos 10 a 18 no serán aplicables; el paso de los buques de guerra se dejará enteramente a la discreción del Gobierno turco".

Según el almirante retirado Cihat Yaycı, “Si la UE impone sanciones a Turquía, Ankara puede obligar a todo el tráfico marítimo comercial a cumplir horario diurno, declarar obligatorios los barcos guía, determinar las rutas marítimas ... Turquía puede ralentizar el paso de los barcos griegos y grecochipriotas ... incluso puede cerrar el Estrecho".

¿Es esto cierto? En realidad no lo es. Turquía puede utilizar los artículos de la Convención de Montreux como pretexto para regular el tráfico marítimo a través del Estrecho de Turquía solo durante la guerra.

“Como todas las convenciones multinacionales, el principio de buena fe se aplica a la Convención de Montreux. Se espera que los signatarios actúen de buena fe cuando interpreten e implementen la convención”, dijo un alto diplomático turco. "No traerá nada bueno a Turquía si Ankara aplicara restricciones al tráfico marítimo solo porque 'en estos días no nos gustan nuestros vecinos del Egeo'".

Eso lo resume todo. Parece que Turquía intentará mantener un nivel óptimo de tensión sobre el Egeo: lo suficientemente caliente para mantener a los turcos unidos detrás de su líder, pero no tanto como para provocar represalias occidentales de mano dura.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

Burak Bekdil es un columnista de Ankara. Escribe regularmente para el Instituto Gatestone y Defense News y es miembro del Foro de Oriente Medio.