Trifulca en la Knéset por el voto para investigar la compra irregular de submarinos

Post thumbnailBenjamín Netanyahu visita el submarino INS Rahav Foto archivo: Kobi Gideon GPO
Diputados de la coalición de Gobierno y de la oposición se enfrentaron hoy duramente en el Parlamento, tras aprobarse una comisión para investigar posible corrupción en la compra de unos submarinos, que afecta a asociados de Benjamín Netanyahu, y luego anularse el voto.

Tras la primera votación, en la que una mayoría de 25 sobre 23 diputados dio luz verde a la creación de la comisión investigadora, esta fue anulada por un defecto formal y se llevó a cabo una segunda en la que se rechazó dar este paso.

La oposición, indignada, ha anunciado que recurrirá en los tribunales la decisión del presidente de la Cámara, Yair Levin, del Likud del primer ministro Netanyahu.

"Iremos a la Corte Suprema. No robarán votos en la Knéset israelí (Parlamento)", dijo en Twitter Nitzan Horowitz, líder del pacifista Meretz.

"¿Cuando los resultados electorales no le gusten a Netanyahu, también invocará voto nominal?", se preguntó irónicamente Avigdor Liberman, líder del nacionalista secular Israel Nuestro Hogar (Israel Beitenu), en referencia al argumento empleado para convocar un nuevo voto.

Miki Zohar, diputado del Likud, explicó que él indicó a los diputados que el voto sería nominal (llaman por nombre uno a uno a los parlamentarios y estos emiten su voto), pero finalmente se convocó voto electrónico, por lo que varios diputados de la coalición no votaron.

Tras aprobarse la creación de la comisión, el presidente de la Cámara canceló el voto y convocó una nueva votación. Netanyahu, según los reportes, suspendió entonces una reunión del Gabinete de Coronavirus para que los ministros pudieran acudir al pleno a votar para evitar su formación.

Después de conocer el resultado de la segunda, que impide la investigación, diputados opositores gritaron expresiones como "¡Vergüenza!" o "¿Quién necesita la democracia?", al considerar el procedimiento empleado por Levin inapropiado.

El caso de los submarinos investiga la posible compra irregular por parte de Israel de cinco submarinos de la naviera alemana ThyssenKrupp, que se habría hecho en contra de la opinión del establishment de Seguridad.

Se sospecha que varias personas muy cercanas al primer ministro entre ellas Yitzhak Moljo, negociador jefe de Netanyahu y su enviado personal durante la última década y David Shimron, su primo y abogado personal- podrían haber recibido sobornos para impulsar la compra.

En 2017 Alemania llegó a suspender durante varios meses el pedido -después de hecha la compra- por las sospechas de corrupción pero más adelante volvió a darle luz verde.

El fiscal general de Israel, Avichai Mandleblit, anunció la semana pasada que no investigará a Netanyahu sobre el asunto, así como sobre otro escándalo de compra de acciones, al considerar que hay "vacíos en temas importantes como para sostener una tesis implicatoria". EFE y Aurora