Tecnología israelí para que las semillas crezcan en suelos cada vez más salados

Post thumbnailArroz cultivado a partir de semillas tratadas con SaliCrop en Maharashtra, India, septiembre de 2018. Foto: cortesía
El proceso químico de SaliCrop, a prueba en Israel e India, cambia el ADN de los granos para responder bien en alta salinidad sin usar ingeniería genética.

Demasiado seco, muy caliente, más que frío, saladísimo… Los resultados devastadores del clima extremo y el uso excesivo de recursos naturales amenazan la producción agrícola en todo el mundo.

Ante esta situación, la compañía de tecnología agrícola SaliCrop de Israel se enfocó en el problema de la salinidad y es así que su tratamiento de semillas no modificado de forma genética permite que cultivos como el trigo, maíz y arroz crezcan bien en suelos de alta salinidad o en regados con agua salobre.

Desde la llanura costera de Carolina del Norte hasta las islas de Bengala Occidental en la India, la sal de las inundaciones o el aumento del agua de mar afecta a cerca del 20 por ciento de los campos agrícolas irrigados del mundo y produce una pérdida aproximada de 12 mil millones de dólares al año.

“Rca Godbol, una de nuestras cofundadoras, es una bióloga vegetal india que regresó a su país tras su posdoctorado en Múnich para ayudar a los pequeños agricultores en la costa de Mumbai donde hay mucha salinidad”, explicó el director ejecutivo Dotan Borenstein.

Mientras estaba en Israel en un programa de intercambio, Godbol conoció a Omar Massarwa, fundador de TopSeed, una empresa adquirida por Kaiima, y a la ingeniera agrícola Sharon Devir.

En 2013 crearon SaliCrop y trabajaron durante tres años hasta que pudieron hacer una prueba conceptual. Luego sumaron a Bronshtein en busca de nuevos horizontes. Hoy, la compañía tiene instalaciones en Israel e India que atienden ocho proyectos piloto en esos mercados.

Mientras el negocio se expande a México y Australia, la idea era tener presencia física allí pero debido a la pandemia las semillas serán tratadas y exportadas.

Cómo es el proceso químico

El tratamiento de SaliCrop es un proceso de química húmeda que estimula una reacción epigenética a las condiciones de salinidad, lo que significa que el ADN de la planta se altera sin ingeniería genética. “A diferencia de otros tratamientos, este es rentable y rápido y aumenta el rendimiento entre un 12 y un 30 por ciento”, indicó Borenstein.

El directivo explicó que la solución de la empresa es aplicable a una amplia gama de cultivos y variedades y que es económicamente viable, tanto para los pequeños agricultores como para los grandes productores agrícolas.



En abril de 2019, Harishchandra Patil, un agricultor de la aldea india de Masadbedi en el distrito de Raigad, le escribió a la empresa para explicarle por qué pedía más semillas. “Cultivo arroz en mi finca, que se encuentra en una zona de alta salinidad. Probé semillas con tecnología SaliCrop en 2018 en una parcela de prueba y observé un muy buen crecimiento de las plantas con un aumento del rendimiento del 25 por ciento”, redactó.

Luego de ver buenos resultados en trigo, maíz y arroz, SaliCrop probó el tratamiento en semillas de mijo y algodón, y hoy ya desarrolla un tratamiento para tomates, pimientos morrones, zanahorias y verduras de hoja verde como cilantro y espinaca.

El modelo de negocio consistirá en otorgar licencias de tecnología a productores de semillas y ONG.

Una prueba de semillas tratadas con SaliCrop en un campo de trigo de Israel, febrero de 2020. Foto: cortesía


Escalado rápido y sencillo

“Lidiar con la salinidad a nivel de semilla, permite escalar con mayor facilidad porque el volumen de peso es el más pequeño en su ciclo de vida. Tratar y devolver millones de toneladas métricas de semillas costaría mucho más que tratarlas cerca del campo”, describió Borenstein.

Además, según el ejecutivo, la calibración del tratamiento se basa en una temporada, mientras que el mejoramiento clásico de semillas tarda unos siete años. “Así que tenemos un tiempo de comercialización bastante rápido”, aseguró.

Un proyecto piloto que cultiva maíz con semillas tratadas con SaliCrop en Israel, mayo de 2019. Foto cortesía


Con un problema de esta magnitud, SaliCrop no es la única empresa que desarrolla soluciones para la salinidad del suelo.

Algunos de sus competidores hibridan semillas para tolerar la salinidad, mientras que otros venden productos para eliminar la salinidad del suelo, algo que, según Borenstein puede ser efectivo.

Lo que es cierto es que se necesita una variedad de soluciones a medida que la situación empeora. Borenstein informó que algunos agricultores en Vietnam están cambiando de los arrozales tradicionales a la acuicultura debido al aumento del nivel del mar que hace que el agua subterránea sea salada.

SaliCrop recibió fondos privados de Rimonim VC e inversores ángeles además de subvenciones del programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, la Autoridad de Innovación de Israel y el estado de Andhra Pradesh, en el este de la India.
En 2019, la compañía ganó el primer premio en la competencia agrícola India-Israelí de Rimonim de 2019.

Fuente: ISRAEL21c