Sección 212: Prohibido en EEUU

Post thumbnailJonathan Spyer en el centro en Sere Kaniyeh en el noresste de Siria en marzo de 2013 Foto: Facebook
A principios de marzo de 2020, cuando los viajes internacionales aún eran inequívocamente posibles, debía visitar los Estados Unidos. Me habían invitado a hablar en la conferencia anual de políticas de AIPAC. Además, varias otras reuniones estaban en el proceso inicial de programación. Estas incluían una charla en una base de las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos y otro compromiso en Nueva York.

Tuve una serie de problemas logísticos que resolver al hacer los preparativos para el viaje. Una de ellas fue que había recibido una llamada telefónica un viernes por la mañana, un par de meses antes, de alguien que hablaba hebreo sin acento pero que decía ser de la Embajada de Estados Unidos en Jerusalén. Esta persona me informó enérgicamente que mi visa actual de diez años a los Estados Unidos había sido cancelada. Pregunté por las razones de la cancelación. Me informó que la embajada no estaba obligada a dar una explicación por decisiones de este tipo. Allí terminó nuestra conversación.

Supuse algún contratiempo burocrático. Había estado viajando regularmente a los Estados Unidos desde 2004, sin experimentar ningún problema. De hecho, me gustaba contarles a mis amigos algunas de mis experiencias al ingresar al país. Me pareció que personificaban el lado positivo y único de un país al que me había encariñado mucho. En una ocasión, un oficial de control de pasaportes italoestadounidense, al ver mi pasaporte israelí, me preguntó si había participado en la guerra de 2006 en el Líbano. Le respondí que sí. Respondió que había estado destinado con las fuerzas estadounidenses en Irak en aquel momento. Nos miramos el uno al otro por un momento y él asintió lentamente con la cabeza y dijo "bienvenido a los Estados Unidos". En otra ocasión, un oficial coreano-estadounidense comenzó a hablarme lentamente en hebreo después de que le entregué mi pasaporte. Asombrado, le pregunté de dónde venía este conocimiento. "Nuestro pastor nos anima a aprender algo de hebreo antes de visitar Israel", respondió.

Nunca había tenido tales experiencias al entrar en ningún otro país. Estas anécdotas me parecieron y me parecen estar en el centro de la relación particular entre Estados Unidos e Israel, el país de mi residencia y ciudadanía.

Así que esperaba que una solicitud de visa renovada resolvería rápidamente cualquier problema que hubiera surgido. Completé debidamente dicha solicitud y fui el día designado a las oficinas consulares en Jerusalén. Allí, esperé en la fila y cuando llegó mi turno, el educado y joven oficial consular me entregó una hoja de papel rosa, diciendo: "Hoy no hay visa para usted, señor".

Esperé hasta que salí del edificio antes de mirar el papel. Al hacerlo, me enteré de que "se ha determinado que no es elegible para una visa de no inmigrante según las siguientes secciones de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de los Estados Unidos". A continuación, se presentaron una serie de posibles opciones para la inelegibilidad. En mi caso, el que tenía la marca de bolígrafo junto al cuadrado era 'Sección 212 (a) (3) (b), que prohíbe la emisión de una visa a una persona que en cualquier momento participó en actividades terroristas o estuvo asociada con un organización terrorista. (sic). Esta es una inelegibilidad permanente".

Ese día tuve que ir directamente del consulado a hacer algunos arreglos de trabajo, lo que me impidió considerar el asunto adecuadamente hasta más tarde. Por la noche, de vuelta a casa en Jerusalén, traté de averiguar qué podría haber llevado a esto. Nunca me han condenado ni acusado de ningún acto de terror. De hecho, no tengo condenas penales de ningún tipo (salvo una condena por un delito menor de orden público resultante de mi participación en actividades cuando era muy joven contra organizaciones neonazis en Londres en la década de 1980).

Mi trabajo como periodista y analista de Oriente Medio me ha llevado en los últimos años a encontrarme con miembros y operativos de varias organizaciones designadas como grupos terroristas por varios países. Sin embargo, estos contactos han tenido lugar en el curso normal de mi trabajo como reportero. En ningún caso mis contactos con estas organizaciones indicaron simpatía de ningún tipo por mi parte con sus objetivos y metas. Entre las organizaciones en cuestión se encuentran el Hezbolá libanés, el Estado Islámico, Hamas, Ktaeb Hezbolá, la Organización Badr y algunas otras.

Hay una única excepción en mi caso a este patrón normal y corriente en el que un periodista o investigador mantiene contactos con personas de organizaciones de interés público con el fin de recopilar información.

La única excepción parcial es el PKK kurdo, o Partido de los Trabajadores Kurdos. Quienes estén familiarizados con mis escritos sabrán que soy partidario de la causa kurda y considerarán que la lucha de la organización PKK contra el régimen turco pertenece a la clase de insurgencias justificadas. Esto no significa que creo que esta organización deba estar por encima de las críticas. De hecho, muchas de sus tácticas, especialmente en la fase anterior de su campaña, merecen ser duramente criticadas. Pero creo que la causa nacional kurda es una de los esfuerzos políticos más inequívocamente justificados que existen actualmente en cualquier parte del mundo. Considero que el PKK es una de varias organizaciones en diferentes partes de Kurdistán que buscan promover esta causa.

Jonathan Spyer, a la derecha, en los Montes Qandil, en el Kurdistán iraquí, el 31 de marzo de 2011. Foto Facebook


En este sentido, considero que esta organización merece ser eliminada de la lista de organizaciones terroristas que mantienen tanto Estados Unidos como la Unión Europea, en la que está incluida actualmente. Mis convicciones a este respecto se ven reforzadas por la naturaleza del actual régimen turco, que es antisemita y antioccidental en su perspectiva política, y brutal y represivo en su comportamiento. También se ven reforzados por mi testimonio personal de las acciones de la organización kurda YPG en el noreste de Siria en 2014. En esa ocasión, la rápida respuesta y los decididos esfuerzos de las YPG contra las fuerzas del Estado Islámico fueron fundamentales para prevenir el genocidio de una población indefensa.

Nada de esto, por supuesto, significa que estuve involucrado en actividades en nombre de, o de una manera seria "asociado" con esta organización. Solo significa que mis simpatías generales con la causa kurda son la única explicación posible que puedo encontrar para la decisión de prohibirme la entrada, aparentemente de forma permanente y sin derecho de apelación, en los Estados Unidos. Mi sospecha es que la decisión es el resultado de las actividades en algún nivel de agencias del gobierno turco. El acoso del actual régimen turco a sus críticos y a la profesión periodística en general está bien documentado. Su histórica alianza con los Estados Unidos, ahora en gran parte una cuestión de forma más que de contenido, presumiblemente le brinda un oído atento entre los órganos del Estado estadounidense donde se toman tales decisiones.

Por supuesto, esto debe seguir siendo necesariamente sólo una teoría. Es una situación extraña en la que uno se encuentra. No se han emitido cargos, por lo que no es posible abordarlos. Se ha tomado la decisión. Al parecer, no hay nada más que discutir. No hace falta decir que ni las Fuerzas Especiales del Ejército de EE. UU., ni los asistentes a la conferencia de política de AIPAC lograron escuchar lo que tenía que decirles, en marzo, mientras todos navegábamos hacia esta pandemia. Sin duda, estas augustas organizaciones continuarán floreciendo en ausencia de mi consejo. Sin embargo, encuentro cierta ironía en el hecho de que estas dos invitaciones derivan presumiblemente de la noción de que mis actividades profesionales podrían permitirme contribuir, por modesta que sea, a la discusión sobre la seguridad nacional de Estados Unidos.

Los no ciudadanos no tienen el derecho garantizado a ingresar a ningún país en particular. Sin embargo, un sistema en el que uno puede ser juzgado, condenado y sentenciado sin posibilidad de considerar las pruebas o presentar su propia versión me parece algo menos que justo. El hecho de que un sistema así parezca estar impidiéndome volver a visitar un país con el que siento un fuerte vínculo y con el que estoy conectado por vínculos familiares y muchas amistades sólidas, es una cuestión de cierta tristeza personal.

Los esfuerzos para resolver este problema a través de canales privados en los últimos meses han resultado infructuosos. Tampoco tengo ninguna expectativa particular de que hacer público el asunto produzca resultados. Simplemente deseo agregar mi nombre a la lista de personas afectadas en los últimos años por decisiones de este tipo, con la esperanza de que se pueda iniciar una revisión general del proceso mediante el cual se toman esas decisiones. En este sentido, sugeriría que se preste especial atención al conjunto de ideas, convicciones y prácticas que caracterizan actualmente la política turca. Este último no es hoy en día un Estado pro-estadounidense o pro-occidental en ninguno de los términos más nominales. Como tal, no se debe suponer que sus actitudes y prácticas hacia aquellos que percibe como sus enemigos están en línea con las normas favorecidas por los Estados Unidos o prevalecientes entre los países occidentales y miembros de la OTAN.