Rusia elogia la reacción de Israel sobre el envenenamiento del espía: “Sabia posición la de Jerusalén Oeste”

Post thumbnailBiniamín Netanyahu y Vladimir Putin Foto: Kremlin.ru CC BY-SA 4.0
La Embajada de Rusia en Israel publicó un poco frecuente comunicado elogiando al gobierno israelí -y refiriéndose al mismo como “Jerusalén Oeste”- a raíz de su “sabia posición” con respecto al envenenamiento del doble espía ruso, Sergey Skripal, y su hija, Yulia, en el sur de Inglaterra.

En un comunicado, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Emmanuel Nahshon, había expresado que “Israel ve con gravedad el acontecimiento sucedido en Gran Bretaña y lo condena vigorosamente. Esperamos que la comunidad internacional coopere para evitar eventos futuros como este".

El texto sugiere que Israel decidió dar un paso al costado en el asunto y evitar apuntar a Moscú por el envenenamiento, tal como lo hicieron en un poco frecuente comunicado conjunto Estados Unidos, Francia y Alemania.

Previamente, la Embajada británica en Israel había afirmado que: "Funcionarios de la embajada se han reunido con altos funcionarios (israelíes) en los últimos días para conversar sobre el tema. Esperamos una muestra firme de apoyo de todos nuestros socios, considerando la gravedad del desafío que representan las acciones de Rusia para el sistema legal internacional”.

El esfuerzo de Israel para evitar señalar a Rusia por el envenenamiento, según los analistas, apuntaría a no alienar a Moscú, para proteger los sensibles intereses de seguridad de Israel en Siria y las estrechas relaciones entre el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y el presidente ruso Vladimir Putin.

Mientras tanto la identificación de “Jerusalén Oeste” con Israel insinuaría un cambio en la política rusa que hasta el momento sugería que el estatus de la ciudad debería permanecer eventualmente bajo régimen internacional hasta que se alcance un acuerdo final entre israelíes y palestinos.

La posición de Moscú es que Jerusalén debería ser dividida con la parte occidental de la ciudad como capital de Israel y la parte oriental como capital de un eventual estado palestino.