¿Qué dicen los Acuerdos de Abraham firmados en Washington?

Post thumbnailEl presidente Donald Trump, el primer ministro Benjamín Netanyahu (centro), el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de los Emiratos Árabes Unidos, jeque Abdullah Bin Zayed (extremo derecho) y el ministro de Asuntos Exteriores de Baréin, Abdullatif Al Zayani (extremo izquierdo) (Foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead vía Flickr Dominio Público )
Introducción

Se ha generado una discusión considerable en los medios de comunicación internacionales y locales, así como en los círculos políticos desde la firma de los documentos de paz en la Casa Blanca en Washington, D.C., el 15 de septiembre de 2020.

El siguiente análisis intenta aclarar algunos conceptos erróneos y malentendidos sobre la naturaleza de las nuevas relaciones que se están forjando, respectivamente, entre Israel, Baréin y Emiratos Árabes Unidos.

La Declaración Israel-Baréin1

Declaración de paz, cooperación y relaciones diplomáticas y amistosas constructivas entre el Estado de Israel y el Reino de Baréin

Como lo implica su título y contenido, este documento es una declaración bilateral entre dos Estados soberanos e independientes, expresando su intención de abrir una era de “amistad y cooperación” e iniciar “un nuevo capítulo de paz”.

Como declaración, y similar a otras declaraciones políticas de intención como la “Declaración de Principios” israelí-palestina, 13 de septiembre de 1993, y la “Agenda Común Israel-Jordania”, 14 de septiembre de 1993, es declaratoria y no vinculante, expresando las intenciones conjuntas y genuinas de las dos partes de entablar negociaciones sobre una serie de acuerdos bilaterales de normalización.

La expresión “relaciones diplomáticas y amistosas constructivas” en el título de la declaración no es clara y no parece agregar nada sustancial a la idea de relaciones diplomáticas y amistosas que hablan por sí mismas.

Sin embargo, a la luz de la experiencia acumulada a lo largo de los años en las relaciones bilaterales entre Israel, Egipto y Jordania, la adición del término "constructivo" parecería transmitir un mensaje a esos y a otros Estados para indicar la intención de que dichas relaciones sean más completas y más abiertas y activas.

La declaración constituye una expresión independiente, soberana y recíproca de la intención de las partes de abrir las relaciones entre ellas. No es formal, no emana ni depende de ninguna resolución de la ONU u otra documentación relacionada con el proceso de paz de Oriente Medio.

Dado que nunca existió un estado de guerra o conflicto armado entre las partes (el Reino de Baréin evolucionó como una entidad soberana independiente en 1971), ninguna resolución o requisito de alto el fuego, armisticio o resolución de conflictos de la ONU ha sido relevante o aplicable a la relación entre Israel y Baréin. No era necesario colocar la declaración bilateral en ningún contexto de tales resoluciones de la ONU.

Sin embargo, la declaración hace referencia en su segundo párrafo al compromiso compartido de las partes de promover la paz y la seguridad en el Medio Oriente y a la necesidad de continuar los esfuerzos “para lograr una resolución justa, integral y duradera del conflicto israelí-palestino".

Cultura de paz

El tercer párrafo de la declaración incluye el acuerdo de las partes "para establecer relaciones diplomáticas y promover una seguridad duradera, evitar las amenazas y el uso de la fuerza y ​​promover la coexistencia y una cultura de paz".

La expresión “cultura de paz” (que también aparece en el Acuerdo de Paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos) parecería estar basada en el concepto internacionalmente aceptado de una cultura de paz definida en varias resoluciones de la Asamblea General de la ONU.

Estas resoluciones constituyen una recopilación de esperanzas humanitarias, modos de comportamiento y objetivos básicos y universalmente aceptados para el diálogo y la cooperación interreligiosos, políticos y culturales entre Estados y pueblos.

Incluyen, entre otras cosas, la eliminación del racismo y la intolerancia contra la mujer, el avance del entendimiento, la tolerancia y la solidaridad entre todas las civilizaciones, pueblos y culturas, el reconocimiento de los derechos de los pueblos bajo dominación u ocupación colonial y los derechos de los pueblos indígenas y el diálogo interreligioso, entre otros.

En el tercer párrafo de la declaración, las partes acuerdan entablar negociaciones entre ellas para buscar acuerdos en doce campos de normalización, que incluyen inversiones, vuelos, turismo, seguridad, energía, tecnología y apertura de embajadas.

Del texto de la declaración y de su carácter provisional se desprende claramente que se trata de una expresión no vinculante, independiente, bilateral y de buena fe de la intención de celebrar acuerdos definitivos en un futuro próximo.

Acuerdo de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos1

Tratado de paz, relaciones diplomáticas y plena normalización entre Emiratos Árabes Unidos y el Estado de Israel

La elección del término "Acuerdo de paz" es significativa y única.

En general, como fue el caso de Egipto y Jordania, los Estados que han estado en conflicto armado y han optado por poner fin al estado de guerra entre ellos lo hacen mediante un tratado de paz. El tratado da por terminada formalmente la relación de conflicto armado desde el punto de vista jurídico, político y de seguridad y abre una relación formal de paz, con todo lo que ello implica en cuanto al reconocimiento recíproco de soberanía, integridad territorial e independencia.

En el contexto de la relación entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, así como Baréin, nunca ha existido un estado de guerra o conflicto armado. Los Emiratos Árabes Unidos y Baréin evolucionaron como Estados soberanos independientes en 1971. Como tales, ninguno de los dos fue parte de la declaración colectiva de guerra de la Liga Árabe de 1948 contra el nuevo Estado de Israel.

Sin embargo, a la luz de la ausencia formal de relaciones normales entre Israel y otros países árabes, incluidos Emiratos Árabes Unidos y Baréin desde su establecimiento, evidentemente se consideró importante y significativo, además de simbólico, describir la nueva situación como la creación de un estado de paz, con todo lo que ello implica en materia de reconocimiento mutuo, soberanía y normalización.

Si bien las relaciones diplomáticas y la normalización constituyen, por definición, componentes integrales y obvios de cualquier relación de paz, su inclusión específica en el título del acuerdo evidentemente emana de las dificultades experimentadas a lo largo de los años en las relaciones de paz con Egipto y Jordania, especialmente en los campos de la normalización y las relaciones diplomáticas. Hablando legalmente, esto puede no tener, en sí mismo, ningún significado legal, pero representa un mensaje simbólico a Egipto y Jordania, así como para otros Estados árabes que están considerando establecer relaciones pacíficas con Israel.

Descendientes de Abraham

Los párrafos del preámbulo del acuerdo de paz expresan tópicos conocidos, aceptados y estándar sobre el deseo común de paz regional, prosperidad, desarrollo económico y relaciones diplomáticas.

Sin embargo, también incluyen en el noveno párrafo del preámbulo una referencia específica y única al patrimonio común árabe y judío, como descendientes de Abraham, y la necesidad concomitante de “fomentar en Oriente Medio una realidad en la que musulmanes, judíos, cristianos y pueblos de todos los credos, denominaciones, creencias y nacionalidades vivan y estén comprometidos con un espíritu de coexistencia, comprensión mutua y respeto".

Los párrafos 9 y 10 del preámbulo se refieren a los esfuerzos para lograr una solución justa, amplia, realista y duradera del conflicto israelí-palestino que "satisfaga las necesidades y aspiraciones legítimas de ambos pueblos y promueva la paz, la estabilidad y la prosperidad integrales en Medio Oriente ".

El uso del término "realista" en este contexto es indicativo de un reconocimiento por ambas partes de la necesidad de ideas prácticas y pragmáticas para resolver el conflicto con los palestinos, en lugar de afirmaciones poco realistas, clichés vacíos y palabras de moda.

El establecimiento de la paz, las relaciones diplomáticas y la plena normalización en el artículo 1 del acuerdo está redactado en un lenguaje similar al tratado de paz de 1994 entre Israel y Jordania.

  • A pesar de que este artículo se refiere a las relaciones diplomáticas plenas como “establecidas por la presente”, esto no obstante está sujeto a los respectivos procedimientos nacionales de ratificación y la entrada en vigor del acuerdo “tan pronto como sea posible”, según lo establecido en el artículo 10 del acuerdo.

  • La cuestión de cómo definir "practicable" es claramente subjetiva y no definitiva y podría implicar posibles retrasos y otros problemas antes de la entrada en vigor del acuerdo.


Los críticos del acuerdo señalan el hecho de que no contiene ninguna referencia a las resoluciones de la ONU relacionadas con el proceso de paz en Medio Oriente (como las resoluciones 242 (1967) o 338 (1973) del Consejo de Seguridad, que sirvieron de base para los tratados de paz con Egipto y Jordania, así como para los acuerdos de Camp David de 1978 y los Acuerdos de Oslo de 1993-5 con los palestinos.

Dicha crítica está fuera de lugar y es poco aconsejable.

La razón y la lógica detrás de la falta de referencia a tales resoluciones reside en el hecho de que, a diferencia de Egipto y Jordania, Baréin y Emiratos Árabes Unidos nunca han estado en una situación de conflicto armado con Israel. Por tanto, no existe la necesidad de pasar de un estatus legal de conflicto armado y guerra a un estatus legal de paz.

Dado que no hubo ningún conflicto, no hubo necesidad de depender de ninguna resolución de resolución de conflictos de la ONU. Dado que no existe una frontera común, no hay necesidad de disposiciones sobre la retirada del territorio, acuerdos fronterizos acordados y disposiciones de seguridad del tipo que se detalla en los tratados de paz con Egipto y Jordania.

Por lo tanto, a las partes les bastó, en el artículo 2 titulado “Principios Generales”, con las referencias estándar a las disposiciones de la Carta de la ONU y los principios del derecho internacional que rigen las relaciones entre los Estados, incluido el reconocimiento de la soberanía, el derecho a vivir en paz y seguridad, relaciones amistosas de cooperación y solución pacífica de controversias.

El compromiso del artículo 3 de intercambiar embajadores "tan pronto como sea posible" es un elemento adicional que podría implicar confusión en cuanto a cuándo se implementará realmente un componente tan central del acuerdo.

Las disposiciones relativas a la prevención del terrorismo (artículo 4) y la normalización (artículo 5) se redactan como intenciones de seguir desarrollando y negociando acuerdos futuros en estas esferas, nuevamente, tan pronto como sea posible.

Las esferas de normalización incluyen finanzas e inversión, aviación civil, visados ​​y servicios consulares, innovación, relaciones comerciales y económicas, salud, ciencia, tecnología y usos pacíficos del espacio ultraterrestre, agua, energía, acuerdos marítimos, telecomunicaciones y correos, agricultura, cooperación legal, turismo, cultura y deporte, y otros ámbitos.

Estas esferas se detallan en el anexo del acuerdo y son similares a la lista de esferas de asuntos civiles detallada en el tercer anexo del acuerdo interino israelí-palestino de 1995.

El artículo 6 implica un compromiso recíproco de respetar y fomentar el entendimiento mutuo, el respeto, la coexistencia, fomentar los programas de pueblo a pueblo, el diálogo interreligioso, prevenir la incitación y observar una “cultura de paz”.

El concepto de cultura de paz se basa en principios universalmente aceptados establecidos en las resoluciones de la Asamblea General (véase más arriba).

El artículo 9 es importante en el sentido de que las partes declaran que no existen inconsistencias entre sus obligaciones en este acuerdo y sus otras obligaciones en virtud del tratado. Esto es especialmente significativo a la luz de la relación de los EAU con la Liga Árabe y sus Estados miembros. "Una disposición idéntica aparece en los tratados de paz con Egipto y Jordania".

El artículo 12 relativo al registro del acuerdo con el Secretario General de la ONU de conformidad con el artículo 102 de la Carta de la ONU es una disposición legal vital que realza la naturaleza formal del acuerdo como un tratado internacional entre dos Estados soberanos independientes.

Conclusión

Los instrumentos firmados en Washington representan un importante avance simbólico y sustantivo en las relaciones entre Israel y el mundo árabe. Sin duda, esto se desarrollará más a medida que se fortalezcan las relaciones y se mejore la confianza mutua y la buena fe.

Es lamentable que los críticos de este desarrollo y los documentos firmados en Washington prefieran permitir que las opiniones partidistas y el antagonismo personal influyan en su razonamiento, en lugar de reconocer este desarrollo en sus méritos.

Nota

1 https://edition.cnn.com/2020/09/15/politics/israel-uae-abraham-accords-documents/index.html

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs