¿Puede Francia traer estabilidad a un Líbano plagado de crisis?

Post thumbnail El presidente francés Emmanuel Macron visita el puerto de Beirut tras la explosión Foto archivo: Stephane Lemouton/Pool vía REUTERS
La prolongada intervención diplomática de Francia en el Líbano tenía por objeto promover la estabilidad, la soberanía y la democracia libanesas, pero no ha logrado ninguno de esos objetivos. Mientras París continúe considerando a Hezbolá como parte integral de la vida democrática del Líbano y niegue que es una organización terrorista que controla el Líbano con un ejército privado, su capacidad para estabilizar el Líbano seguirá siendo escasa o nula.

El presidente francés, Emmanuel Macron, visitó el Líbano el 1 de septiembre de 2020, aparentemente para conmemorar el centenario de la independencia del país, pero también como seguimiento de su visita espontánea poco después de la desastrosa explosión en el puerto de Beirut el 4 de agosto. Macron prometió urgentes ayudas económicas y médicas, responsabilizó al Gobierno libanés por los problemas del Líbano y pidió un nuevo pacto entre el Gobierno y su pueblo. Durante su segunda visita presentó una obligatoria hoja de ruta de reformas.

Las visitas de Macron han generado expectativas de que el cambio finalmente llegará a sacar al Líbano de sus graves problemas políticos y económicos, todos los cuales fueron exacerbados por la pandemia de COVID-19 y la catastrófica explosión en el puerto. Hay frecuentes protestas masivas contra la corrupción del Gobierno y el deseo popular de cambio. Sin embargo, ninguno de los esfuerzos de larga data de Francia para aliviar los males crónicos del Líbano ha sido eficaz.

Francia tiene una larga historia de participación diplomática, política, económica, cultural e incluso militar en el Líbano, y durante mucho tiempo ha manifestado su deseo de resolver la inestabilidad resultante de las profundas divisiones comunales del Líbano. En general, París presenta su intensa participación diplomática en Líbano como resultado principalmente del vínculo emocional e histórico que los franceses tienen con el Líbano y su pueblo. Francia también ha subrayado su interés en el Líbano como parte de sus percepciones geopolíticas más amplias del Medio Oriente, ya que cree que la inestabilidad en la región afecta la seguridad francesa.

Francia ha declarado a menudo que sus objetivos en el Líbano son establecer y mantener su estabilidad, apoyar su soberanía y evitar la injerencia externa en su funcionamiento interno. Para lograr estos objetivos y ayudar al Líbano a superar su malestar endémico, París ha tomado una variedad de medidas: alentar y promover el diálogo interno libanés en conferencias internacionales y nacionales, enviar líderes franceses al país en visitas frecuentes, movilizar la asistencia económica internacional e intentar fortalecer el ejército libanés para que se convierta en una fuerza militar nacional con el poder suficiente para contrarrestar el ejército de Hezbolá. Francia también ha mantenido estrechos vínculos con la Liga Árabe y con líderes de países árabes como Arabia Saudita y Egipto en su intento de encontrar soluciones a las crisis políticas libanesas.

Al mismo tiempo Francia, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU), se ha movilizado cada vez más en el frente diplomático internacional, en su intento de estabilizar al Líbano. Francia jugó un papel clave junto con Estados Unidos en la formulación de la Resolución 1559 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en septiembre de 2004, que se refería al asesinato en febrero de 2005 de Rafik Hariri, ex primer ministro libanés y amigo cercano del presidente francés Jacques Chirac. Francia fue la principal fuerza que impulsó la presión internacional sobre ese tema, lo que finalmente provocó la retirada siria del territorio libanés.

Un hito importante en la participación diplomática de Francia se produjo durante la Segunda Guerra del Líbano en el verano de 2006, que estalló tras los ataques con cohetes de Hezbolá contra ciudades israelíes y el secuestro de dos soldados israelíes. Israel respondió lanzando masivos ataques terrestres y aéreos contra objetivos militares de Hezbolá, así como contra la infraestructura del Líbano. Francia condenó el ataque de Hezbolá pero también condenó la reacción israelí por desproporcionada y exigió un alto el fuego.

Francia, junto con EE. UU., influyó en la formulación de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que pedía un alto el fuego entre Israel y Hezbolá, una prohibición total de la participación militar de Hezbolá en la zona de amortiguación del sur del Líbano, la entrada del ejército libanés en el sur del Líbano y el establecimiento de la fuerza ampliada de la FPNUL (Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano) para evitar el contrabando de armas por parte de Hezbolá en la zona sur del Líbano. El mandato de la FPNUL II no incluía la tarea de desarmar Hezbolá, ya que se estipuló que ese proceso debería llevarse a cabo con el consentimiento político interno del Líbano. Esa brecha reflejaba la hipótesis poco realista de Francia de que la única solución al problema del desarme de Hezbolá era convertirlo de una organización militar en un movimiento político.

Hezbolá ha violado la Resolución 1701 muchas veces. Israel se queja regularmente sobre el rearme de Hezbolá, los envíos de contrabando de armas avanzadas desde Irán, la presencia de la Guardia Revolucionaria de Irán en el Líbano, el almacenamiento de armas en medio de la población civil del Líbano y el uso de viviendas civiles a lo largo de la frontera de la "línea azul" como puestos de avanzada de Hezbolá. Las constantes violaciones de la Resolución 1701 por parte de Hezbolá no han producido más que expresiones ocasionales de leve condena por parte de Francia, y siempre van seguidas de un llamado a Israel para que se refrene.

El presidente Macron es más amigable con Israel que sus predecesores. En julio de 2017, durante una visita a París del primer ministro Benjamín Netanyahu, Macron llegó a declarar en una conferencia de prensa conjunta que compartía las preocupaciones de Israel sobre el armamento de Hezbolá en el sur del Líbano.

Sin embargo, al mismo tiempo, Macron continuó la tradición francesa de apaciguar a Hezbolá. Por ejemplo, tras el descubrimiento en diciembre de 2018 y enero de 2019 de seis túneles para ataques terroristas construidos por Hezbolá, que se adentraban profundamente en el territorio del norte de Israel, este último presentó una queja ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Francia condenó la excavación de los túneles y la reconoció como una violación de la Resolución 1701, pero mantuvo su postura tradicional de “mediador imparcial” y una vez más pidió la moderación israelí.

La esperanza de Francia de prevenir otra guerra que socave aún más la estabilidad del Líbano llevó a una iniciativa preocupante en el CSNU en septiembre de 2019, luego del lanzamiento de misiles antitanques de Hezbolá contra vehículos de las FDI que patrullaban dentro de Israel y el posterior bombardeo israelí de objetivos de Hezbolá en el sur de Israel. El ataque de Hezbolá ocurrió después de los ataques aéreos israelíes en Siria el 24 de agosto de 2019, que frustraron un ataque masivo con aviones no tripulados iraníes contra Israel. Después de estas escaramuzas, Francia propuso una declaración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenando cualquier violación de la "línea azul" y pidiendo a ambas partes que mantengan la moderación. Estados Unidos bloqueó la propuesta francesa, argumentando que no condenó específicamente a Hezbolá y también objetando el hecho de que este lenguaje equiparaba el derecho legítimo de Israel a la autodefensa con las acciones ofensivas de un grupo terrorista. Varios días después, en septiembre de 2019, Macron, durante una conversación telefónica con Netanyahu, pidió moderación israelí en su reacción a los ataques de Hezbolá para no socavar aún más la estabilidad del Líbano.

Macron parece ser consciente de la posición frecuentemente declarada de Israel de que responsabilizaría al Líbano de cualquier ataque. Sin embargo, la política de apaciguamiento de Francia, como se manifiesta en su participación diplomática en el Consejo de Seguridad de la ONU, tiene el desafortunado resultado de alentar más que desalentar a Hezbolá a que lleve a cabo actividades terroristas contra Israel. Esto socava cualquier posibilidad de lograr la estabilidad del Líbano y beneficia al patrocinador iraní de Hezbolá.

Otro problema central con la política de Francia hacia Hezbolá es su continua oposición a la designación del ala política de Hezbolá como organización terrorista. Francia ha impedido hasta ahora los intentos de los Estados miembros de la UE de hacer esta designación e imponer sanciones en consecuencia, tal como la UE había hecho anteriormente con el ala militar de Hezbolá.

Francia justifica su oposición diciendo que Hezbolá es un partido político que participa en la vida política democrática del Líbano. Al utilizar este argumento, París, lamentablemente, ha contribuido a la falsa imagen de Hezbolá como una entidad política legítima. Además, Francia sigue promoviendo la ilusión poco realista de que Hezbolá será desarmado en algún momento, ya sea por el ejército del Líbano o por sus instituciones políticas. Esta misión es imposible de cumplir, ya que ambos están completamente controlados por Hezbolá.

También es relevante el veredicto finalmente alcanzado el 18 de agosto de 2020, después de 15 años de investigación, por el Tribunal Especial de La Haya para el Líbano sobre el asesinato de Hariri. El veredicto dijo que la culpabilidad solo podía asignarse a un miembro de Hezbolá y no dio respuesta a la pregunta de quién había planeado el asesinato. El ministerio de Relaciones Exteriores francés felicitó a La Haya por el veredicto, presentándolo como un paso importante en la lucha contra los perpetradores de actos terroristas. Desafortunadamente, Francia ignoró el hecho de que el veredicto planteó importantes preguntas sobre la absolución de los otros tres activistas de Hezbolá.

Independientemente, Hezbolá ha declarado que el fallo de La Haya es irrelevante y que no entregará al único miembro de Hezbolá que fue declarado culpable. Hezbolá también rechazó rotundamente la propuesta de Macron de establecer una comisión internacional de investigación sobre la explosión del puerto de Beirut. No obstante, Hezbolá aceptó las reformas propuestas por Macron, ya que no abordan el tema de su presencia militar en el Líbano. Evidentemente, Hezbolá no tiene intención alguna de renunciar a su fuerza militar.

Mientras Francia persista en tratar al ala política de Hezbolá como un actor legítimo en la vida política libanesa, incluso cuando Hezbolá sacrifica a sabiendas la estabilidad del Líbano al almacenar armas entre la población civil libanesa y continuar sus ataques contra Israel, es poco probable que sus esfuerzos contribuyan mucho a la estabilización del Líbano.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

La Dra. Tsilla Hershco es investigadora principal del Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos y miembro Spiegel en el Instituto de Estudios del Holocausto de la Universidad de Bar-Ilan. Es autora del libro Aquellos que caminan en la oscuridad verán la luz: La resistencia judía en Francia, Holocausto y resurrección: 1949-1940.