Primer Encuentro Internacional sobre la mujer aguná en español

Post thumbnail
Con motivo del Día Internacional de la Aguná, que coincide con el Ayuno de Ester, Mujer y Judaísmo llevó a cabo ayer domingo 21 de febrero, una reunión mundial de expertos para esclarecer el tema y analizar medidas operativas para reducir al mínimo el sufrimiento de las mujeres en esta situación.

La iniciativa fue de Mujer y Judaísmo www.mujeryjudaismo.com espacio que viene trabajando el tema de la Mujer Judía en español hace ya varios años, contando con una destacada presencia en las redes sociales. Mujer y Judaísmo organiza clases y seminarios, formando líderes y colaborando directamente para solucionar problemas concretos que atañen a la mujer. Su objetivo es sobre todo darle voz a la mujer en toda temática que tenga que ver con lo judaico.

Este fue el primer encuentro de este tipo llevado a cabo en español y que contó con una masiva participación de prácticamente todos los países de habla española, incluyendo personas de Brasil y los Estados Unidos.

Se llama aguná (lit. "atada" o "anclada", cf. Rut 1:13), a la mujer judía casada que por cualquier motivo está separada de su marido y no puede volver a casarse, ya sea porque no puede obtener el divorcio de él, o porque se desconoce si aún el esposo está vivo. Y en nuestros días se convirtió casi en sinónimo de las mujeres cuyas parejas se niegan a concederle el divorcio religioso. Esto crea un grave problema para esas mujeres que no puede rehacer sus vidas, y si estuvieran en edad fértil, les impide reproducirse dentro del marco de la familia normativa.

Abrió la reunión la Licenciada Sara Winkovsky, vicepresidente del Congreso Judío Mundial, y expresidente del Consejo Internacional de Mujeres Judías, quien felicitó a la Rabanit Ethel Barylka, fundadora y directora de Mujer y Judaísmo, por la iniciativa de crear un espacio de sensibilización pública y explicó sus puntos de vista sobre la gravedad del tema poniendo énfasis en la necesidad de la búsqueda de soluciones y el tiempo que este problema lleva afectando la vida judía. La falta de soluciones termina alejando a parejas jóvenes del marco del judaísmo.

Este problema afecta por igual a las mujeres observantes como a las que no lo son, a las que residen en Israel y a las que están en cualquier país del mundo.

La halajá prescribe que un matrimonio solo puede disolverse mediante el divorcio o la muerte de cualquiera de los cónyuges. Según la ley judía, el divorcio se efectúa mediante la entrega por parte del marido de un guet ("carta de divorcio") a su esposa según los procedimientos de la Corte Rabínica ante la que alguno de ellos haya presentado la demando o de común acuerdo. Por tanto, la ausencia del marido o su negativa voluntaria a poner punto final a su matrimonio excluye cualquier posibilidad de divorcio. Del mismo modo, la mera desaparición del marido, cuando no hay prueba de su muerte, no basta para que el tribunal declare que la esposa es viuda y, por lo tanto, su matrimonio no se disuelve hasta que se compruebe fehacientemente su muerte.

El problema de la aguná es uno de los más complejos con los que se enfrentan las comunidades de nuestro tiempo, dijo el Lic. Marcos Metta Cohen, reconocido activista judío – mexicano.

El tema es tratado con gran detalle en la literatura halájica (no menos de seis volúmenes de Otzar Haposkim están dedicados a él).

El marido, por otro lado, no se ve afectado por la aguinut, es decir, por la negativa de su esposa a aceptar el guet o su desaparición sin dejar rastro, ya que en tal caso y bajo ciertas condiciones la ley le brinda la posibilidad de recibir un "permiso para contraer un matrimonio adicional" (sin que sea considerado bígamo por la ley religiosa). El problema también puede surgir, por ejemplo, si el marido sufre de enfermedades mentales crónicas. Enfermedad que lo hace legalmente incapaz de dar un guet o simplemente si deliberadamente se niega a hacerlo.


Si bien la jurisprudencia de los eruditos rabínicos ha permitido paliativos en las leyes generales de la evidencia para aliviar las dificultades sufridas por la aguná hace ya muchos siglos, en nuestro tiempo hay tribunales rabínicos reticentes a aplicarlas, permitiendo la extorsión del marido sin actuar rápidamente para solucionarla creando mujeres que desde su juventud se ven impedidas de llevar una vida familiar normativa y poder reproducirse mientras su reloj biológico todavía se los permite.

La Rabanit Ethel Barylka, que es egresada de la escuela de Abogacía Rabínica y educadora judía de larga experiencia en Israel, Latinoamérica y Europa, expuso en detalle el significado halájico de la aguná e instó a las comunidades a movilizarse abiertamente contra la injusticia que se provoca a estas mujeres. "Respetuosas de nuestra Torá y nuestros mandamientos sabemos que éstos no pueden estar reñidos con la justicia. Hay mucho para hacer en éste área y debe ser preocupación de todos, hombres y mujeres. Porque dejar encadenada a una mujer en una relación matrimonial contra su voluntad es un agravio, no solo contra la mujer, sino contra toda dignidad humana y por lo tanto un agravio a Dios mismo", dijo.

Planteó la necesidad impostergable de educar al público sobre las soluciones halájicas y legales al problema.

Moría Dayán, abogada y Toenet Rabanit (Abogada Rabínica), habló en nombre de la Organización Yad Laishá, relatando las labores que desarrollan en su organización asistiendo jurídicamente a mujeres agunot en Israel y a partir de una relativamente nueva reforma de la Ley Israelí, con derecho de hacerlo también en todos los países de la dispersión, refiriendo casos que trataron con los que conmovió a la numerosa asistencia. Dayán señaló que su organización logra liberar a alrededor de 50 mujeres al año e invitó a todo el público a recurrir a su organización en caso de necesidad.

La siguió en el uso de la palabra el Lic. Marcos Meta Cohen, destacado líder comunitario mexicano, quien además de relatar su experiencia como vice presidente durante seis años y luego presidente durante cuatro de la comunidad Alianza Monte Sinaí de México, expuso con claridad los problemas que tuvo que enfrentar fundamentalmente por la política de ciertos sectores renuentes a aplicar las soluciones que brinda la Halajá, incluso al desconocimiento de ciertos líderes de acuerdos intercomunitarios que podrían haber ayudado a prevenir el problema. Meta Cohen opinó que la falta de mujeres en las cortes, tanto como jueces como en funciones de defensoría jurídica agravaba más el problema dado que falta "una perspectiva de género", los jueces varones no siempre tienen empatía y valentía para actuar en la búsqueda de la justicia. Meta fue tajante en cuanto a la necesidad de decretos rabínicos que pongan fin a esta situación.

La rabina Diana Villa, habló en nombre de ICAR– The International Coalition for Agunah Rights- la coalición de organizaciones femeninas de distintas tendencias que trabajan para promover soluciones al problema de agunot y mesoravot guet (mujeres cuyos maridos no pueden o no quieren concederles el divorcio judío), de acuerdo con la Halajá (ley judía). ICAR une organizaciones de bienestar social, derechos humanos y justicia social, así como centros académicos, y actúa como una organización coordinadora para grupos con enfoques religiosos diferentes y variados. Su objetivo es lograr una situación en la que ninguna mujer quede atrapada en el tormento de un matrimonio contra su voluntad y que ninguna mujer deba pagar por su libertad. Entre otros objetivos fomenta el uso de acuerdos prenupciales que prevén la situación de aguinut.

Todos los participantes vivieron momentos de gran emotividad cuando dos víctimas, una sin permitir se conozca su identidad y Vicky Tzur a rostro descubierto, relataron sus penurias que se extendieron en el tiempo y en la geografía ya que sus ex cónyuges cambiaban de residencia para evitar someterse a los fallos de la justicia y de las cortes rabínicas.

La jornada terminó con la emotiva plegaria por las mujeres leída por Vicky Tzur, quien obtuvo su divorcio después de 12 años y por Aliza Toker, miembro de Mujer y Judaísmo.

No hay duda que se ha abierto un tema que es tabú y como dijo la Rabanit Barylka es hora de "elevar anclas".

Puede verse la jornada en https://www.facebook.com/100007305316950/videos/2760313370888813

Y en los próximos días en el canal YouTube de Mujer y Judaísmo