¿Organizaciones de “derechos humanos” para los derechos de los palestinos o para la guerra judicial contra Israel?

Post thumbnailIglesia de la Natividad en Belén Foto: Berthold Werner Wikimedia Dominio Público
Una serie de ataques contra cristianos árabes en Belén y sus alrededores debería haber merecido una investigación por parte de las muchas organizaciones de "derechos humanos" en el área, pero no están interesadas. Esto no es sorprendente, ya que su enfoque está casi por completo en promover una guerra legal contra Israel, no en exponer las violaciones a los derechos humanos cometidas por palestinos contra otros palestinos.

Recientemente, un ginecólogo cristiano árabe, el Dr. Salamah Qumsiyeh, fue brutalmente atacado en Belén por un hombre que intentó cortarle las muñecas (hay un video que documenta las heridas que sufrió el médico, y no es para los débiles de corazón). Este fue el segundo ataque a un médico en los territorios palestinos en un año. El sitio de Internet Jihad Watch, dirigido por un ex residente de Beit Jalah (una ciudad cristiana vecina a Belén) que hasta hace poco era un investigador antiterrorista en el Departamento de Estado, afirma que el ataque fue cometido por Khadr Odeh del campo de refugiados de Aida. Odeh es un líder de pandillas con estrechos vínculos con el aparato de seguridad de la Autoridad Palestina (AP). El motivo parece haber sido una supuesta negligencia cuando el médico trató a la esposa del agresor.

Qumsiyeh admitió, en una breve entrevista desde su cama de hospital, que conocía a su atacante, pero no lo nombró, probablemente por miedo. La mayoría de sus breves comentarios fueron un llamado a la Autoridad Palestina para que tomara medidas contra su agresor y cuestionó por qué la Autoridad Palestina no protege a sus ciudadanos.

Según Jihad Watch, Odeh y su banda han cometido una serie de ataques contra cristianos en el área de Belén. El director del distrito de Belén de la Autoridad Palestina reconoció la participación de Odeh en cuatro ataques brutales el año pasado, pero no mencionó que las víctimas eran todas cristianas. La línea oficial de la Autoridad Palestina y la OLP es que todos los palestinos son tratados por igual y que el amor fraternal prevalece entre musulmanes y cristianos en el área de Belén y en otros lugares.

Por supuesto, hay dos lados en cada historia. La pregunta es si las muchas organizaciones de "derechos humanos" que cubren a Israel y los palestinos —probablemente la mayor densidad de organizaciones de derechos humanos en el mundo en relación con el tamaño de su área— investigaron estas afirmaciones.

Una búsqueda en Internet reveló que ninguna otra organización que no sea Jihad Watch cubrió el ataque a Qumsiyeh o las acusaciones de maltrato sistemático de cristianos en el área de Belén, donde los cristianos son ahora una minoría. La búsqueda solo reveló los presuntos ataques de las fuerzas de ocupación contra cristianos hace varios años.

La organización israelí de "derechos humanos" B’tselem toma su nombre del versículo bíblico que dice que el hombre está hecho a imagen de Dios. Es cierto que el objetivo autodeclarado de la organización es cubrir las violaciones israelíes en los "territorios ocupados". Aún así, B’tselem seguramente debe reconocer que los árabes cristianos también están hechos a Su imagen, por lo que la posible violación de sus derechos debería ser un motivo de preocupación para el grupo.

Nuevamente, el propósito de mi búsqueda no fue determinar si otras investigaciones confirmaron las afirmaciones hechas por Jihad Watch, sino si se llevaron a cabo otras investigaciones.

La respuesta es simple: no solo no hubo otras investigaciones, sino que no se mencionaron estos graves incidentes ni las afirmaciones de que la Autoridad Palestina es cómplice de los ataques contra los cristianos árabes.

Verificar todas las organizaciones palestinas de derechos humanos está mucho más allá del alcance de un breve artículo. El Consejo de Organizaciones de Derechos Humanos de Palestina enumera 12 de ellas. Nos conformaremos con las más conocidas.

Una búsqueda en Internet reveló que la venerable organización Al-Haq (fundada en 1979) no investigó, condenó ni siquiera mencionó el incidente. La búsqueda de los términos cristiano y cristianos en su sitio de Internet no resultó más fructífera.

El nombre de Addameer, organización muy vinculada al Frente Popular para la Liberación de Palestina, significa "conciencia" en árabe. A pesar de su nombre, esta organización de "derechos humanos" tiene pocos escrúpulos morales ante los múltiples y brutales ataques de un conocido líder de una pandilla con tendencias islamistas. Como Al-Haq, Addameer no mencionó estos incidentes. Sin condena, sin investigación, sin llamar a la Autoridad Palestina para investigarlos.

Un símbolo asociado durante mucho tiempo con el ejercicio de la justicia de manera imparcial, la balanza (al-Mezan), es el nombre de otra organización palestina de “derechos humanos”. La justicia, en la cosmovisión de esta organización, no se aplica a la pequeña y decreciente minoría cristiana en su medio. Aquí tampoco hubo mención por parte de esta organización de los incidentes. En cambio, sus comunicados de prensa señalaron la "histórica" ​​ decisión de la Corte Penal Internacional de investigar los crímenes de guerra israelíes, condenaron a un sospechoso que acompañaba a un paciente gazatí de cáncer para recibir tratamiento en Israel e hicieron una apelación contra las demoliciones israelíes durante la pandemia. Al-Mezan declaró su oposición a la falta de debido proceso en los tribunales de Gaza y dos condenas a muerte ejecutadas por las "autoridades de Gaza", una referencia a Hamas, que controla el área.

Casi lo mismo surge con respecto al Centro Palestino de Derechos Humanos con sede en Gaza. Una escasez de medicamentos por la que se culpa a Israel y un comunicado de prensa titulado "Israel priva a la población de Gaza de la vacuna COVID-19" ocupan un lugar destacado en la página de inicio del sitio. Sobre los ataques en el área de Belén o las afirmaciones hechas a su alrededor no hay ni una palabra.

La UE y sus Estados miembros son contribuyentes importantes, si no dominantes, de estas organizaciones, que llevan mucho tiempo luchando contra las presuntas violaciones de derechos humanos israelíes, pero muy selectivas sobre cuáles violaciones de derechos humanos deben ser investigadas.

¿Qué valores morales pueden justificar el desprecio por el bienestar de los árabes cristianos que viven bajo la Autoridad Palestina, que la UE y sus numerosos organismos y Estados miembros financian por una suma de cientos de millones de euros cada año?

Israel tampoco está por encima de las críticas, ya que prefiere guardar silencio sobre la difícil situación de una minoría que vive a pocos kilómetros de distancia para mantener la cooperación de seguridad con la Autoridad Palestina.

Los costos de las organizaciones de guerra judicial con motivaciones políticas que se disfrazan de organizaciones de derechos humanos como B’tselem y al-Haq son soportados por muchos más palestinos que solo la minoría árabe cristiana. Irónicamente, las personas que se supone que deben proteger estas organizaciones se han convertido en víctimas de su enfoque discriminatorio.

Fuente:  BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.