Netanyahu, poco antes del confinamiento: habrá más restricciones si hace falta

Post thumbnailBenjamín Netanyahu Foto archivo: Amos ben Gershom GPO vía Facebook
A pocas horas del inicio de un segundo confinamiento que entrará en vigor hoy viernes en Israel, Benjamín Netanyahu advirtió que no dudará en imponer restricciones más duras si no consigue bajar la alta tasa de contagios de coronavirus.

El primer ministro defendió las nuevas medidas de cierre -que durarán al menos tres semanas- y aseguró que son "necesarias" para frenar la imparable segunda ola de COVID-19, pese a la desconfianza de gran parte de la opinión pública, descontenta con la vuelta al confinamiento y la gestión gubernamental de la pandemia.

"Hicimos todos los esfuerzos para equilibrar las consideraciones de salud con las necesidades económicas", declaró en una rueda de prensa televisada, pero advirtió que "puede que no haya más remedio que endurecer las restricciones" si la morbilidad no baja.

Israel vivió una última noche sin severas medidas restrictivas, a pocas horas de encerrarse a partir de las 14:00 hora local de hoy, viernes. En Jerusalén, el ambiente es festivo, con música en muchos locales y las calles llenas de personas que aprovecharon lo poco que quedaba para disfrutar de un ocio que las próximas semanas no estará a su alcance.

Entre otras medidas, bares y restaurantes quedarán cerrados al público y solo podrán servir a domicilio. Gimnasios, centros comerciales, de ocio y todos los negocios que no sean de primera necesidad cerrarán. Solo farmacias, tiendas de comestibles, ópticas o negocios de productos de tecnología podrán permanecer abiertos.

El movimiento de los ciudadanos estará restringido a un máximo de un kilómetro de sus casas (inicialmente se anunciaron 500 metros, pero el Gobierno lo amplió a 1.000 anoche), y no se permitirá visitar domicilios de otras personas si no es por cuestiones esenciales.

Los colegios también se mantendrán cerrados, y habrá limitación de reuniones a diez personas en el interior y veinte en exterior. El transporte público funcionará en formato reducido, y se cerrará la atención al público presencial en oficinas e instituciones públicas.

Sin embargo, habrá también excepciones: entre ellas, se podrá hacer deporte sin limitación de distancia, podrán ir a la playa quienes vivan cerca -solo a nadar- y se podrá ir a trabajar con limitaciones de aforo en los centros de trabajo.

Para garantizar el confinamiento, la Policía desplegará miles de agentes por todo el país en coordinación con el Ejército, y colocará una cuarentena de puntos de control en las principales carreteras para hacer cumplir las restricciones de movimiento.

Con estas medidas, Israel espera controlar su fuerte ola de coronavirus y reducir la cifra de infecciones, una de las más altas del mundo este último mes. Aún así, la mortalidad de la COVID-19 en el país sigue siendo baja, con un total de 1.169 fallecidos entre los más de 175.000 infectados. EFE y Aurora