“Manon” de Massenet abre la temporada de la Opera Israelí

Post thumbnail
La Opera Israelí abre la temporada 2019-20 con la ópera Manon de Massenet con la Sinfónica de Rishon LeZion conducida por Dan Ettinger y dirigida por el director y diseñador francés Vincent Boussard. Un montaje que promete ser “Una producción espectacular de una de las óperas francesas más querida” que cuenta la historia de una hermosa joven que tiene que decidir si vivir feliz para siempre. Con solistas israelíes e internacionales y el coro de ópera israelí dirigido por Ethan Schmeisser.



Con los solistas Ekaterina Bakanova, Christina Pasaroiu, Leonardo Caimi, Ho Yoon Chung, David Adam Moore, Oded Reich, Vladimir Braun, Denis Sedov, Eitan Drori entre otros. Es una ópera con Música de Jules Massenet y libreto de cinco actos en francés de Henri Meilhac y Philippe Gille, basado en la novela del abate Prévost, que también inspiró la ópera homónima a Giacomo Puccini. Fue estrenada en París en 1884. Se presentará entre el 7 y el 18 de noviembre en el Centro de las Artes Escénicas, Hogar de la Opera de Tel Aviv.


La producción que abre la temporada es el resultado de una colaboración entre la Ópera israelí y el Hogar de la Opera de San Francisco y Lituania. El director y diseñador Vincent Boussard crea una estética escénica contemporánea que se inspira en el mundo visual tradicional francés. Desenfoca momentáneamente los límites del tiempo y el lugar y resalta los aspectos universales de Manon. Francia en general y París en particular están en el fondo (como en la hermosa reconstrucción del paisaje del techo de París, o en los detalles de los muebles franceses), pero el centro del escenario está reservado para los personajes y su relación. El enfoque de Boussard en las relaciones humanas está respaldado por una elección visual central en una pared diagonal que cruza el escenario y crea una sensación cinematográfica real: lo que sucede en el frente parece “primer plano” frente a lo que sucede en el fondo.

Manon Lescaut, la célebre novela de Prévost ,(1731), trata de la aparentemente verídica historia de una pareja de enamorados: Des Grieux que sigue a Manón al destierro norteamericano y allí, después de la muerte de la joven, se casa y echa raíces. La historia de la hermosa niña que intentaba navegar su vida entre el amor verdadero y la riqueza de alto estatus se consideró una novela provocativa cuando se publicó, tanto que se prohibió su publicación en Francia. El escándalo sólo aumentó la curiosidad de los lectores, lo que llevó a su circulación subterránea y la heroína se ha convertido en una figura conocida, encarnando el eterno dilema entre dinero y amor. El personaje complejo y la historia de Manon entrelazados con un gran amor, intriga familiar y una trama llena de suspenso y acción, han hecho que Massenet y otros cineastas se enamoren de ella y le den vida en el escenario en diferentes formatos.

Los libretistas de esta versión de Massenet siguieron el original de Prévost, con excepción de la última escena. A partir de esta excelente novela se logró, lo que no sucede siempre, un buen libreto, en el que la pasión auténtica y el medio frívolo, la sala de juego y la iglesia, el trajín mundano y la muerte en la soledad ofrecen contrastes efectivos. Es de destacar que Massenet se ajusta de manera brillante al libreto. Su música es inspirada, llena de melodías que expresan multitud de sentimientos, y está construida e instrumentada de manera brillante.

Fotos de Martyna Aleskas