Los nuevos amigos vulnerables de Israel

Post thumbnailDe izquierda a derecha: ministro de Exteriores de Baréin, primer ministro de Israel, presidente de Estados Unidos y ministro de Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, firma de los Acuerdos de Abraham, 15 de septiembre. Foto: Casa Blanca Joyce N. Boghosian vía Flickr Dominio Público.
La mayoría de los israelíes, si saben algo sobre Emiratos Árabes Unidos y Baréin es que son ricos, vulnerables, están lejos del conflicto con Israel y peligrosamente cerca de Irán. Es esta combinación de factores lo que hizo posible la ceremonia en la Casa Blanca la semana pasada.

De lo que muchos no se dan cuenta es de la fuente de esa vulnerabilidad. Así como Israel se preocupa por la demografía, también lo hacen los Emiratos y Baréin. Y cualquier problema que tenga Israel palidece en comparación con el de ellos.

Emiratos Árabes Unidos tiene una población apenas ligeramente mayor que la de Israel, alrededor de 9,8 millones de personas. Pero los ciudadanos árabes del país constituyen sólo alrededor del 12 por ciento, alrededor de un millón o más. El resto son inmigrantes que han venido a trabajar, pero no tienen la ciudadanía emiratí ni ninguna posibilidad de obtenerla. Aproximadamente 60 por ciento de los habitantes del país son del sur de Asia (indios, bangladesíes, paquistaníes); el resto son una mezcla de filipinos, nepaleses, egipcios y otros.

En la mayoría de los países árabes, los celosos regímenes nacionalistas oprimieron o expulsaron a las minorías religiosas o étnicas, muchas de ellas fuentes de iniciativa y riqueza. En los EAU, por el contrario, los árabes se convirtieron en una pequeña minoría. Necesitaban migrantes para aprovechar su enorme riqueza petrolera en un desarrollo acelerado. De lo contrario, sus ingentes recursos habrían languidecido en bancos distantes .

Así que importaron millones de manos laboriosas, confiando en que podrían gestionar la afluencia y preservar su propia identidad y solidaridad. Hasta ahora ha funcionado.

Baréin es una versión a menor escala de la misma dinámica. La población es de solo 1,7 millones, de los cuales menos de la mitad son ciudadanos de Baréin. La mayoría son expatriados, aunque una parte sustancial es árabe.

Los ciudadanos de Baréin están divididos entre una minoría gobernante sunita y una mayoría chií. Estos últimos comparten religión y, a veces, asuntos étnicos con los iraníes, y constituyen la fuente de la mayor parte de la oposición en el reino. Hasta ahora, la monarquía se ha mantenido firme frente a sus oponentes, aunque se basó en gran medida en el respaldo de Arabia Saudita (y Emiratos Árabes Unidos) para defenderse de un desafío popular durante la "Primavera Árabe".

Ambos países parecen estables, pero la demografía es una preocupación constante. Las poblaciones ciudadanas combinadas de Emiratos Árabes Unidos y Baréin probablemente no llegan a los dos millones, menos que la del gran Tel Aviv. La población judía de Israel es tres veces mayor que la población árabe de Emiratos Árabes Unidos y Baréin juntos. Del mismo modo, hay tantos ciudadanos árabes de Israel propiamente dichos como de los Emiratos Árabes Unidos y Baréin. Los árabes de estos dos países constituyen sólo el medio por ciento de los 400 millones de árabes del mundo. Y los emiratíes y los bareiníes son solo una gota en comparación con los 82 millones de iraníes de al lado.

Los muy ricos son diferentes a ti y a mí

Tendrían motivos suficientes para sentirse vulnerables, si esos fueran los únicos números en el juego. Pero hay más.

Gracias a la riqueza petrolera de Abu Dabi, EAU tienen un producto interno bruto de más de 400 mil millones de dólares. Gran parte de esto fluye hacia los residentes expatriados pero, principalmente, sostiene la riqueza de la minoría ciudadana en los siete emiratos que componen la unión. Baréin, que también depende considerablemente del petróleo (así como de la banca y las finanzas), no está tan lejos de Emiratos Árabes Unidos. Solo por proporciones, el producto interno bruto combinado de Emiratos Árabes Unidos y Baréin es igual al de Irán, e Irán tiene una población de 82 millones.

A lo largo de los años, no pocos observadores han declarado que esas enormes disparidades de riqueza y su concentración en manos de las minorías gobernantes no pueden sostenerse.

Una muestra de este punto de vista se puede encontrar en el libro After the Sheikhs, cuyo autor (el académico británico Christopher Davidson) concluyó que los gobernantes de Emiratos Árabes Unidos "han sufrido una pérdida de legitimidad grave y probablemente permanente", y que la monarquía de Baréin tiene "el futuro más sombrío de las monarquías del Golfo”. Su conclusión (en 2012): “La mayoría de estos regímenes, al menos en su forma actual, desaparecerán en los próximos dos a cinco años” (énfasis en la fuente).

El tropo de “el fin está cerca” es antiguo. De hecho, los gobernantes son perfectamente conscientes de su vulnerabilidad, a diferencia de los gobernantes árabes que fueron derrocados durante la "Primavera Árabe". Así que han perfeccionado estrategias de supervivencia que funcionan increíblemente bien.

La [estrategia] más importante es asegurar y mantener el apoyo de Occidente y, especialmente, de Estados Unidos, como contrapeso a las fuerzas de la envidia que los rodean.

Pero la situación va más allá de eso. Después de todo, Husni Mubarak, de Egipto, tenía el apoyo de Estados Unidos y eso no lo salvó. Así que Emiratos Árabes Unidos, en particular, ha tratado de verse, sonar y sentirse como una muestra de Occidente. Es cierto que no puede abrazar la democracia, pero ha abrazado un grado de tolerancia cultural y religiosa que ha impresionado a Occidente.

Ya sea una sucursal del museo del Louvre (visitada por la reciente delegación de prensa israelí en el país) o un puesto de avanzada de la Universidad de Nueva York, estos talismanes están allí para los días de vacas flacas. Si Emiratos Árabes Unidos se mete en problemas con los vecinos, la opinión pública en Occidente dirá: "Salvémoslos, es uno de nosotros".

El amigo de un amigo

Es aquí donde encaja la normalización con Israel. Sí, Israel tiene mucho que ofrecer a Emiratos Árabes Unidos y Baréin, y estos tienen mucho que ofrecer a cambio. Pero el verdadero atractivo de la normalización para Emiratos Árabes Unidos y Baréin es que las buenas relaciones con Israel son la condición base de todos los países occidentales ilustrados. Una embajada israelí encaja perfectamente con una sucursal del museo de arte Guggenheim.

¿Porqué ahora? Estados Unidos se está retirando de algunos de sus compromisos con Medio Oriente. De algunos, pero no de todos, y ciertamente no de su compromiso con Israel, que los estadounidenses de todo tipo ven como "uno de nosotros", incluso si no están de acuerdo con algunas de sus políticas. Las relaciones plenas y normales con Israel elevan a Emiratos Árabes Unidos y Baréin a una nueva categoría: desde "países árabes amigos que nos venden petróleo" hasta "mejores amigos árabes de nuestro mejor amigo, Israel".

Eso no solo fortalece la póliza de seguros de Estados Unidos, sino que también alinea el lobby pro-Israel en Estados Unidos del lado de Emiratos Árabes Unidos y Baréin. Siempre han tenido sus propios lobistas contratados en Washington, pero nunca han tenido apoyo de base en Estados Unidos. Ahora lo tendrán.

Es una mejora y se ha convertido en una necesidad en una época de recortes estadounidenses. También es un “ábrete sésamo” para acuerdos de armas más grandes y mejores, y un disuasivo contra los posibles agresores, sobre todo Irán.

Israel alcanzó este hito porque es fuerte. Los árabes del Golfo lo han alcanzado porque son vulnerables. Israel busca traducir su fuerza en reconocimiento. Los árabes del Golfo buscan traducir su reconocimiento en fuerza. La forma en que las dos partes negociarán esta desigual asociación no está en sus acuerdos formales. Está en la política que tenemos por delante.

Este artículo fue publicado originalmente en martinkramer.org y se vuelve a publicar traducido al castellano con el permiso del autor.