Lo que Bibi aprendió de Arik. Y por qué aún podría no ser suficiente

Post thumbnailAriel Sharon y Benjamín Netanyahu Foto archivo REUTERS
El primer ministro está usando el viejo manual de estrategias de Ariel Sharon para manejar múltiples crisis: mantenga sus manos en el volante y nunca se quede encerrado. ¿Pero será suficiente para mantener unida su coalición?

A pesar de servir con asiduidad el uno en el Gabinete del otro, Ariel Sharon y Benjamín Netanyahu sentían una intensa antipatía mutua. David Landau, autor de la magnífica biografía Arik, la vida de Ariel Sharon detalla cómo Netanyahu sirvió una "taza de mortificación" a Sharon y lo ridiculizó públicamente durante el primer período de Bibi como primer ministro. Mientras tanto, Sharon describió a Netanyahu como carente de habilidades de liderazgo y autocontrol. Como le dijo a Landau una figura del Likud, "la actitud de Sharon hacia Bibi era de desprecio y repulsión, pero siempre estaba mezclada con admiración y miedo".

No está claro en qué medida, si acaso, Netanyahu se siente a sí mismo en la sombra (literal y figurativamente enorme) de Sharon. Pero utilizó el reciente acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos para iniciar un bombardeo de relaciones públicas impulsando una narrativa de que sus logros no solo eclipsan a los de Sharon, sino a los de todos los líderes anteriores desde David Ben-Gurión. Alto en arrogancia y bajo en matices, la línea de Netanyahu fue que mientras el acuerdo de Begin con Egipto fue “tierra por paz”, los Acuerdos de Oslo de Rabin fueron “ataques terroristas por paz” ​​y la retirada de Sharon de Gaza (por la que votó Netanyahu) fueron “misiles por paz”, su trato [el de Netanyahu] es "paz por paz" y "paz a través de la fuerza".

Habiendo trabajado en la planificación de políticas gubernamentales durante varios años, puedo dar fe del hecho de que ninguna recomendación política seria es gratuita. Las buenas opciones incluyen oportunidades y riesgos. Todas implican formas de compromiso entre los intereses nacionales (a menudo en conflicto) y la realidad geoestratégica o política nacional. Todas excepto las de la realidad alternativa que Netanyahu está tratando de vendernos.

El primer ministro no puede llevar una billetera ni tener una tarjeta de crédito. Pero el hecho de que no pague el falafel en el shuk [mercado] o el helado en su residencia no significa que pueda convencer al público de que existe un almuerzo gratis. Ciertamente no en el Medio Oriente.

La verdad es que los Acuerdos de Abraham fueron lo suficientemente históricos sin la hipérbole. Sin embargo, las afirmaciones de "paz por paz" de Netanyahu parecían aún más huecas cuando se comparan con los informes de que había suspendido los planes para la anexión de Cisjordania y de hecho cerró los ojos a la venta estadounidense de F35 a los emiratíes. Las desmentidas de Netanyahu no engañaron a nadie más que a sus seguidores más leales.

Sin embargo, aunque Netanyahu menospreció a Sharon (a quien se sabía que le gustaba un almuerzo o dos) y a sus predecesores, ha adoptado algunos de los principios rectores de su antiguo rival.

El primero es permanecer siempre en el juego pase lo que pase. Antes de ser alabado por los líderes mundiales por su valentía, Sharon sufrió una carrera política en una montaña rusa que tocó fondo con las devastadoras conclusiones de la Comisión Kahan, después de la Guerra del Líbano. Reflexionando, Sharon diría que siempre se debe mantener las manos en el volante. "A veces estás arriba, a veces estás deprimido. Pero la rueda sigue moviéndose", contaba. Incluso durante sus años en el desierto político, Sharon siempre creyó que las cosas podrían mejorar. Solo tenía que aguantar.

El segundo principio de Sharon era evitar que lo forzaran a entrar en lo que él llamaba los corrales [en español en el original], el camino estrecho (sin un punto de salida) por el que el ganado camina para ser sacrificado o los toros atraviesan hacia la batalla mortal contra el torero. Sharon estaba constantemente preocupado por quedar encerrado, forzado por los acontecimientos y la presión internacional en un camino que lo llevaría a su caída y del que no podría escapar. Siempre se esforzó por mantener abiertas sus opciones, por mantener su libertad de maniobra.

Estos dos principios explican muchas de las recientes decisiones de Netanyahu.

Actualizó el primer principio de Sharon al aferrarse con fuerza al "volante del primer ministro". Ya sea acusado de cargos de corrupción, desafiado por rivales del Likud o aparentemente incapaz de conseguir una coalición de 61 escaños en la Knesset después de tres elecciones consecutivas, Netanyahu continuó aferrándose al volante de primer ministro.

Sabía que una vez que lo soltara estaría perdido. Y cada vez que se veía encerrado, política, diplomática o judicialmente, Netanyahu se abría paso fuera de los corrales. Prometió mantener el acuerdo de rotación "sin trucos ni tretas", pero en tres meses estaba tramando enérgicamente una estrategia de salida. ¿La fase probatoria de su juicio está fijada para enero? Puede intentar retrasarlo más. ¿Deben cubrirse los puestos de comisionado de policía, fiscal estatal y fiscal general? Intentará influir en ello.

Cualquier cosa para mantener abiertas sus opciones; para no dejarse llevar por el camino político cuya última parada es el final de su mandato como primer ministro.

La pregunta de los 1.000, 2.000 y 4.000 dólares es si esto todavía es posible.

Por un lado, la oposición de centro izquierda está fracturada. Y la fuerza electoral de Azul y Blanco sufrió un golpe mortal cuando Benny Gantz y sus compañeros facilitaron que Netanyahu se quedara en la calle Balfour.

Por otro lado, los casos diarios de coronavirus se están disparando. La economía no muestra signos de mejora a corto plazo. El desempleo es notablemente alto. Atrás quedaron los días en que Netanyahu retuiteaba informes de dudosos grupos de expertos sobre los éxitos de Israel o se jactaba de que los líderes extranjeros buscaban consejo. La etapa probatoria de su juicio debe comenzar en enero y aún no ha conseguido los servicios (pagados) de un abogado defensor. Y el tiempo avanza (aunque lentamente) hacia noviembre de 2021 cuando se debe implementar el acuerdo de rotación con Gantz.

Queda una nueva tirada de dados: la disolución automática de la Knesset a finales de diciembre tras la imposibilidad de aprobar el presupuesto estatal. Sería un movimiento profundamente cínico. Pero tal vez Netanyahu espera que, volando sobre los faldones de su éxito en política exterior (incluida una posible ceremonia en el césped de la Casa Blanca), él y sus aliados puedan arrasar con la mayoría de la Knesset.

El problema con esta opción es que estos aliados que apoyaron a Netanyahu durante tres ciclos electorales pueden estar cada vez más impacientes y frustrados con sus trucos y tretas. La decisión de bloquear algunas ciudades haredi y el veto a los jasidim que deseaban volar a la ciudad ucraniana de Uman, puede haber fracturado el matrimonio de conveniencia ultraortodoxo de larga data con el tres veces premier. Y la suspensión de la anexión probablemente haya perdido para Netanyahu el apoyo del campo pro-colono. De hecho, Yamina, despedida sin ceremonias de la coalición cuando ya no eran necesarios, ha prometido recomendar a su propio líder, Naftalí Bennett, como primer ministro en las próximas elecciones. La eliminación de cualquiera de los grupos de la coalición de Netanyahu hace que sea casi imposible formar una mayoría.

De hecho, sería profundamente irónico si después de todos los juegos de mano políticos de Netanyahu, las exageraciones y los cuentos de acuerdos de paz sin compromisos, la ruptura del bloque político que lo mantuvo en el poder se produce como resultado de dos situaciones perfectamente razonables y de decisiones responsables: abandonar la anexión a cambio de la normalización y tratar de detener la cadena de contagios durante una pandemia mundial.

En algún lugar, en otra vida en la que el secular Sharon nunca creyó, tal vez esté disfrutando viendo a su rival retorcerse.

Fuente: Fathom