Las víctimas del accidente en el Mar Muerto: un matrimonio y sus seis hijos

Post thumbnailLa familia Atar fallecida en el accidente Foto: Facebook
Los nombres de las ocho víctimas fatales del trágico accidente automovilístico cerca del Mar Muerto fueron dados a conocer. Se trata de Yariv Atar (46 años) y su esposa Shoshi (47), y sus seis hijos: Yaakov Ysroel (12 años), Ateres (11), Ayala (9), Moriah (7), Yedid (5) y Avigail (3).
Tras el choque frontal sobre la Ruta 90, cerca de Ein Gedi, el vehículo de la familia Atar se prendió fuego y todos sus ocupantes perecieron.
El conductor del segundo vehículo fue detenido bajo sospechas de homicidio.
El chofer, sufrió heridas leves. Su mujer y su hija, resultaron con heridas moderadas en el accidente y evacuadas en helicóptero al Hospital Soroka de Beer Sheva. Su vehículo está siendo examinado para descartar que un problema técnico haya sido la causa de la colisión. El hombre no está cooperando con los investigadores de la policía.
“El padre estaba histérico y lloraba ‘los maté, los maté’”, dijeron los paramédicos del servicio de emergencias Magen David Adom, que fueron los primeros en llegar a la escena.
Según los testimonios, el sospechoso corrió hacia el otro rodado para intentar ayudar a los miembros de la familia que quedaron atrapados en el vehículo, pero enseguida se prendió fuego y fue devorado completamente por las llamas.
La familia Atar, vivía desde hace trece años en la localidad de Psagot. Arribaron allí poco después de que Yariv y Shoshi se casaron. El padre trabajaba en una empresa de computación y era maestro de educación especial en el centro para niños ciegos y con múltiples discapacidades Keren Or de Jerusalén.
Yariv y Shoshi Atar Foto: Facebook

Cinco de los niños iban a la escuela primaria y al jardín de infantes en Psagot. El mayor concurría a la escuela secundaria-yeshiva (academia rabínica) de Mateh Biniamín en Beit El.
Los médicos y paramédicos del Magen David Adom (Estrella de David Roja) dijeron que, cuando arribaron a la escena, el automóvil estaba envuelto en llamas y no fue posible rescatarlos. Desgraciadamente ninguno sobrevivió.
La policía señaló que es prematuro saber que pasó y quien es el culpable. La ruta es nueva y tiene amplias banquinas.