Las relaciones entre EE.UU. y Arabia Saudita: ¿Qué se avecina?

Post thumbnailMike Pompeo y Mohammed bin Salman Foto archivo: Departamento de Estado de EE.UU. Ron Przysucha vía Flickr Dominio Público
¿Está a punto de terminar el romance entre Riad y Washington? Después de cuatro años de cálidas relaciones entre el reino y la administración Trump, que en más de una ocasión incluyó hacer la vista gorda a los [violaciones de] derechos humanos y a los asuntos de crímenes de guerra, el presidente entrante de EE.UU. puede adoptar una postura más fría y crítica. ¿Qué está haciendo Arabia Saudita para prepararse para una nueva administración, y cómo se conecta esto con los informes de la reciente reunión entre el Príncipe Heredero y el Primer Ministro Netanyahu?

Con la entrada de Joe Biden en la Casa Blanca, el gobernante en funciones de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, deberá ajustar la política saudí para mantener relaciones positivas con la nueva administración. Con el telón de fondo de las críticas en los Estados Unidos sobre ciertos pasos que Arabia Saudita ha dado - más notablemente el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, y las operaciones militares de Arabia Saudita en Yemen - las futuras relaciones entre los dos países es un asunto preocupante, incluso para Israel. Arabia Saudita tendrá que demostrar que sigue siendo un aliado esencial de los Estados Unidos. El fortalecimiento de las relaciones con Washington es un interés primordial para los sauditas y también puede repercutir en la posición interna de bin Salman. Al mismo tiempo, el peso económico, religioso y político de Arabia Saudita es un activo importante para cualquier administración estadounidense que intente bloquear los avances iraníes y reducir la participación china y rusa en la región. Tanto Washington como Riad dan importancia a la posición de Israel en el contexto de las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita. Es posible que la nueva administración estadounidense, de la que se espera que apoye las continuas medidas de normalización en la región, trate de aprovechar la voluntad de Riad de tomar medidas hacia Israel para avanzar en el diálogo con los palestinos. Por lo tanto, es importante que Israel comparta sus expectativas sobre esta cuestión con el gobierno de Biden y que entable un diálogo al respecto con los sauditas (lo que aparentemente ocurrió en la reunión de Netanyahu-bin Salman del 22 de noviembre) y los Emiratos Árabes Unidos.

Bajo el Presidente Trump, las relaciones entre la Arabia Saudita y los Estados Unidos florecieron, impulsadas por la creencia de que ello serviría a los intereses de ambos países. El Presidente Trump realizó su primera visita como Presidente fuera de los Estados Unidos a Riad, y algunos altos funcionarios del saliente gobierno estadounidense mantuvieron relaciones muy estrechas con sus homólogos saudíes. Altos funcionarios del gobierno fueron encandilados por el Príncipe Heredero Saudita y gobernante en funciones Mohammed bin Salman. La administración abandonó la centralidad que antes se asignaba a valores como los derechos humanos y la libertad política, que determinaba en parte la profundidad de las relaciones. El Presidente Trump, que trató de distinguirse de su predecesor Barack Obama, vio el reino saudita como un posible eje de la política estadounidense en el Oriente Medio y se esforzó por proteger a bin Salman de las críticas internacionales y estadounidenses, especialmente del Congreso. Destacando la contribución económica de las relaciones con el reino saudí a la economía estadounidense, el Presidente incluso vetó la legislación bipartidista para detener la venta de armas y otra asistencia militar a Arabia Saudita debido a su participación en la guerra de Yemen.

Ahora, en previsión de la entrada de Joe Biden en la Casa Blanca, Mohammed bin Salman tendrá que ajustar las políticas del reino para mantener fuertes relaciones con la nueva administración. Con el telón de fondo de las críticas en el Congreso (especialmente entre los demócratas) y en la opinión pública estadounidense sobre ciertos pasos que ha dado Arabia Saudita -sobre todo el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y las operaciones militares de Arabia Saudita en Yemen-, las futuras relaciones entre los países son motivo de preocupación.

Bajo la administración Obama, existían fuertes tensiones entre Arabia Saudita y los Estados Unidos, y presumiblemente Riad teme que Washington adopte ahora políticas más estrictas para protestar por el encarcelamiento de mujeres y activistas de derechos humanos. Durante su campaña electoral, el presidente electo dijo que Washington necesita "reevaluar" sus relaciones con Riad. Riad también ha expresado su preocupación de que la administración Biden se abra más a los movimientos políticos del Islam en la región. La condena de Biden a los líderes saudíes fue dura, pero es demasiado pronto para decir cuánto se reflejará la retórica de la campaña en la política real estadounidense. El Presidente Trump también fue muy crítico con los sauditas en su primera campaña electoral, pero los intereses cambiaron durante su mandato y los Estados Unidos concedieron a los sauditas un margen de maniobra considerable a nivel nacional y regional.

Además, entre los aliados de los Estados Unidos en Medio Oriente existe una creciente preocupación de que, debido tanto a los desafíos internos de los Estados Unidos como a la continua tendencia a reducir la participación militar en la región, el Oriente Medio no ocupará un lugar prioritario en la agenda de la administración, al menos no inicialmente. Estados Unidos bajo un gobierno democráta, temen los saudíes, podrían cambiar su política hacia Irán, con una menor presión de las sanciones y una posible vuelta al acuerdo nuclear, sin tener en cuenta los intereses saudíes: en primer lugar, el amenazante arsenal de misiles de Irán y su apoyo a elementos subversivos como los Houthis en Yemen. Por consiguiente, Arabia Saudita trata de participar en todas las posibles negociaciones con Irán para evitar resultados inesperados e indeseables.

A pesar de los desacuerdos, las relaciones entre Riad y Washington se basan en intereses comunes y han superado crisis agudas en el pasado. Además, la compleja realidad de Oriente Medio no suele dejar mucho tiempo para hacer ensayos de pruebas. Sin embargo, ambas partes tienen claro que, en contraste con la intimidad que prevalecía entre los países bajo el Presidente Trump, se espera que la nueva administración gestione las relaciones en una atmósfera más comercial. La pelota parece estar ahora en la cancha saudita, y Riad debe demostrar que el reino sigue siendo un aliado vital para los Estados Unidos. El fortalecimiento de las relaciones con los Estados Unidos es un interés primordial para los sauditas y también repercute en la posición interna de bin Salman. Sin embargo, en este proceso Riad no estará sola y competirá por el favor de la administración con sus vecinos qataríes y emiratíes. A todos ellos se les pedirá que reconozcan a la nueva administración con medidas tangibles, como un aumento, aunque sea cosmético, de las libertades individuales y la libertad política; una continua y quizás mayor adquisición de tecnología de seguridad avanzada de los Estados Unidos; y una mayor participación en el proceso político israelo-palestino.

En este contexto, parece que Arabia Saudita ya ha comenzado a sentar las bases de una posible normalización con Israel, y está considerando el precio que podría exigir y el mejor momento para ello. En el trasfondo se encuentran los informes de los medios de comunicación sobre una reunión celebrada el 22 de noviembre de 2020 en Arabia Saudita entre el Príncipe Heredero Saudita y el Primer Ministro Benjamín Netanyahu. A diferencia de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, el reino saudita tiene mayores sensibilidades y limitaciones en el país y en el extranjero que desafían los movimientos de acercamiento a Israel. Es probable que el reino esté interesado en dar al próximo presidente de los Estados Unidos el "regalo" de la normalización con Israel para limar las tensiones existentes con este. Sin embargo, si Arabia Saudita finalmente toma medidas en este sentido antes de que la nueva administración asuma el cargo, es probable que trate de aprovechar esta voluntad para influir en el enfoque del nuevo presidente hacia el reino. Parece que la administración Biden apoyará los procesos de normalización entre Israel y los Estados árabes, aunque podría ser menos generosa con el "pago" estadounidense por esos arreglos. Otro "regalo" que Riad (y con él Abu Dhabi) podría hacer a Biden es la mejora de las relaciones con Qatar y el fin de la crisis entre los Estados del Golfo, lo que va en contra de los firmes intereses americanos en la región.

A diferencia de Obama en sus primeros días como presidente, Biden es un político veterano que conoce el Oriente Medio y la forma en que los aliados de Estados Unidos operan en la región. Por lo tanto, es probable que adopte un enfoque práctico y menos ideológico que Obama, aunque la demanda de protección de los derechos humanos será más pronunciada que en la época de Trump. Arabia Saudita, por su parte, podría ganar puntos de la nueva administración si, por ejemplo, liberara de prisión a destacados activistas de derechos humanos, como el activista Loujain al-Hathloul y el bloguero Raif Badawi. También se espera que la administración estadounidense exija a los saudíes que tomen medidas concretas a corto plazo para una posible solución política a la guerra en el Yemen. De hecho, las posibilidades de que Biden ponga fin a la guerra en Yemen pueden ser mayores, aunque sólo sea por su actitud crítica hacia el reino -una considerable influencia en sí misma- junto con el aparente deseo de Riad de dejar atrás un capítulo que ha exigido cuantiosos costos económicos y políticos. Sin embargo, Riad no quiere que la solución resulte en que un elemento pro-iraní permanezca sobre el terreno, amenazando su seguridad. El principal obstáculo en esta etapa es que el reino no tiene una clara estrategia de salida de la guerra. Por su parte, los houthis, que ahora tienen la ventaja, no tienen interés en alterar el statu quo, que les otorga poder militar y capacidad para influir en el futuro del Yemen.

En definitiva, Arabia Saudita, a pesar de la devaluación de su condición e influencia en los últimos años, es un importante actor regional y mundial difícil de ignorar. Su peso económico, religioso y político es un activo importante para cualquier administración estadounidense que intente bloquear los avances iraníes y reducir la participación china y rusa en la región. Arabia Saudita también necesita una asociación con Estados Unidos, que sigue siendo la única potencia mundial que puede ofrecer al reino un conjunto de capacidades estratégicas y políticas que superan con creces las que pueden aportar sus competidores. Se espera que esta convergencia de intereses permita a ambos países superar los desacuerdos y continuar la estrecha asociación que ha caracterizado sus relaciones en los últimos años. Además, tanto Washington como Riad conceden importancia a la posición de Israel en el contexto de las relaciones entre Estados Unidos y Sudán. Es posible que la nueva administración de Estados Unidos trate de utilizar la voluntad de Arabia Saudita para adoptar medidas respecto de Israel como palanca para hacer avanzar el diálogo y los acuerdos con los palestinos. Por lo tanto, es importante que Israel fije expectativas sobre esta cuestión con la administración Biden, y que participe en el diálogo con los saudíes y los Emiratos Árabes Unidos.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies