Las maniobras de Hamás son defensivas, por ahora

Post thumbnailManiobras de las organizaciones terroristas palestinas en Gaza Foto: Jihad Islámica
Hamas, junto con otras 11 organizaciones terroristas que trabajan juntas bajo un “Cuartel General de Operaciones Conjuntas”, realizó recientemente un ejercicio que involucra el lanzamiento coordinado de cohetes y drones. Hamas dijo que el ejercicio fue defensivo, pero enfatizó que sigue comprometido con "liberar" a "Palestina". La política de pacificación económica de Israel está sirviendo para mejorar la capacidad de Hamas en su contra.

El reciente ejercicio militar en Gaza por parte de un comando conjunto compuesto por 12 organizaciones terroristas, dirigidas y autorizadas por Hamas, pone al descubierto la falacia de que Gaza puede pacificarse a largo plazo a través del compromiso económico y las recompensas, principalmente la distribución de dinero de Qatar, y también otras formas de ayuda internacional.

Una estrategia basada en beneficios y apaciguamiento no aborda el problema de las capacidades mejoradas. Todo el dinero y los recursos que ingresan son fungibles: la ayuda destinada a ayudar a Hamas a luchar en la batalla contra COVID-19, por ejemplo, en última instancia, ayuda al grupo a concentrar sus recursos en socavar y atacar a Israel. Una estrategia en este sentido también permite más importaciones en Gaza, que Hamás luego grava, proporcionando más recursos con los que continuar fortaleciendo su ejército.

La política de apaciguamiento y "paz económica" se racionaliza ocasionalmente por la necesidad de "ganar los corazones y las mentes de Gaza". El argumento es el siguiente: cuanto más esté dispuesto Israel a acceder a las demandas de Hamas, que implican el subsidio directo del enemigo en términos de electricidad y atención médica gratuitas, incluso para los miembros de la familia de Hamas, menos dispuestos estarán los habitantes de Gaza a participar en actividades hostiles contra Israel.

Este es un argumento ridículo. Tanto las alas civiles como las militares de Hamas están integradas por profesionales dedicados a tiempo completo al objetivo final de la completa destrucción de Israel. Esto es aún más cierto en la Jihad Islámica, cuya ala civil está completamente subordinada al ala militar.

Estas personas no se sentirán apaciguadas por los ofrecimientos de pastel al estilo de María Antonieta y solo tomarán en cuenta de manera marginal las necesidades del público de Gaza, cuyo afecto perdieron hace mucho tiempo estas organizaciones.

No hay mejor prueba del desprecio de Hamás por la opinión pública local que la programación del ejercicio conjunto. La oportunidad, dictada por Irán, fue en un momento en que el público estaba sufriendo un gran aumento de muertes, restricciones y dificultades económicas debido a la pandemia de coronavirus, una crisis que requería que los recursos se gastaran en bienestar social, no en misiles.

Con suerte, la curva de aprendizaje de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) es mayor que el avance de las capacidades de Hamas y la Jihad Islámica. Sin duda, uno de los objetivos de ambas organizaciones (y de otras) es mejorar sus capacidades de drones, una tecnología que jugó un papel importante en la reciente victoria de Azerbaiyán sobre las fuerzas armenias, como señaló el académico de BESA, el Dr. Uzi Rubin, en un análisis reciente de esa guerra.

Lo que está claro, a juzgar por el contenido del bombardeo mediático orquestado por Hamas en torno al ejercicio, es que, por ahora, el grupo quiere mantener la calma de cara a Israel mientras mejora sus capacidades.

Manifestó esta intención, sin precisarla, haciendo hincapié en repetidas ocasiones en que el ejercicio y las capacidades mejoradas mostradas en este eran defensivos y tenían la intención de disuadir a Israel. Hamas no proyecta el deseo de apresurarse a entablar combate con las FDI.

La naturaleza defensiva del ejercicio se detalla en el titular del informe de noticias en el sitio de medios Al-Quds: "Comienzan las maniobras ... la resistencia a la ocupación: cualquier aventura militar será confrontada con toda su fuerza y ​​acompañada de muchas sorpresas". Según ese titular, que sin duda fue escrito en consulta con Hamas, la "resistencia" responderá a una acción militar israelí en lugar de iniciar un enfrentamiento con Israel. Hamás no promete la victoria, sino una contundente respuesta disuasoria.

El contenido del comunicado posterior emitido por el vocero del “Cuartel General de Operaciones Conjuntas” confirmó la intención de mantener la paz: “… La dirección de la resistencia está preparada para emprender cualquier campaña para defender a nuestro pueblo y nuestra tierra… [Estamos] unidos en nuestra determinación de [responder a] cualquier enfrentamiento que se nos imponga en cualquier lugar o momento".

Aunque el momentum de las maniobras parece indicar la influencia iraní, los mensajes que difundieron los medios de comunicación de Hamas se limitaron a defender a "nuestra gente y nuestra tierra". Cabe destacar, por su ausencia, cualquier referencia a la posibilidad de que Hamas o la Jihad Islámica actúen si la administración Trump decidiera atacar a Irán.

Para disipar los temores entre las bases de Hamas de que esta postura defensiva desplazará los objetivos a largo plazo, el mismo comunicado se aseguró de repetir el objetivo final de la organización: la "liberación" de "Palestina".

El premio Nobel Daniel Khaneman y su antiguo colaborador Amos Tversky, así como otros psicólogos sociales y expertos en economía del comportamiento han demostrado una y otra vez que los seres humanos están sujetos a la falacia del optimismo irracional e irresponsable excesivo.

Esa falacia fue la raíz de la falla de inteligencia en los primeros días de la guerra de Yom Kippur. Las señales estaban todas allí para leer correctamente la hoja de ruta. El problema estaba en la interpretación de esos signos y en la falacia del optimismo excesivo, que suponía que los líderes de Israel lo harían bien.

El ejército israelí está repitiendo este error al pensar que los beneficios económicos para Gaza pacificarán a Hamas. Están ignorando las señales de que Hamas y la Jihad Islámica están ganando tiempo para desarrollar sus capacidades.

La pacificación económica es una ilusión, si no un engaño. La base de esta convicción es el Plan Marshall, pero este solo funcionó después de que la Alemania nazi fuera completamente derrotada y cuando los países de Europa occidental, sobre todo Alemania Occidental, enfrentaban la amenaza soviética.

Tarde o temprano, Hamas, la Jihad Islámica y las demás organizaciones van a tener que ser derrotadas militarmente. Ninguna ilusión disipará la amenaza que representan para la seguridad de Israel.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.