Las Fuerzas de Defensa de Israel a la sombra de la pandemia

Post thumbnailIAF Boeing AH-64D Apache Longbow, Saraf (serpiente). Foto Fuerza Aérea de Israel
Mientras el Estado de Israel continúa enfrentando las entrelazadas crisis de salud, económica y política simultáneamente, las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] se han quedado sin un nuevo presupuesto de defensa. Sin embargo, está tomando una serie de pasos significativos y dignos de mención que están diseñados para remodelar su acumulación de fuerza al desviar recursos internamente frente a un entorno estratégico que cambia rápidamente, un lugar donde las amenazas continúan evolucionando a pesar de la pandemia global.

A pesar de la ausencia de un nuevo presupuesto de defensa en medio de las crisis de salud, económica y política en curso que azotan el país, las Fuerzas de Defensa de Israel están tomando medidas importantes para remodelar su acumulación de fuerzas frente a un entorno estratégico que cambia rápidamente.

Los pasos se describen en el plan de trabajo plurianual Momentum de las FDI, un plan que hasta ahora no ha recibido respaldo presupuestario del Gobierno. En las extraordinarias condiciones actuales, las FDI han redirigido sus recursos internamente para impulsar parte del desarrollo previsto de su capacidad, al menos de forma parcial, mientras espera un nuevo presupuesto de defensa.

Las maniobras llevadas a cabo hasta ahora por las FDI están diseñadas para acelerar la evolución y el despliegue de nuevas capacidades para hacer frente a los "ejércitos terroristas" que se han levantado en el entorno de Israel, y para permitirle a Israel tratar mejor con el Estado que los respalda: Irán.

El término "ejércitos terroristas", avalado por el jefe de Estado Mayor de las FDI, el teniente general Aviv Kochavi, es una descripción adecuada para los híbridos adversarios que Israel enfrenta hoy: Hezbolá en el Líbano, Hamás y la Yihad Islámica Palestina en Gaza, y las milicias chiitas de Siria respaldadas por Irán. Estos actores no estatales disfrutan de armamento estatal, combinan estructuras de mando jerárquicas con tácticas de guerrilla y emplean el patrón operacional terrorista de atacar deliberadamente a civiles.

Armar, entrenar y financiar ejércitos terroristas es parte del impulso hegemónico regional de Irán. Las actividades malignas de Irán amenazan a los pragmáticos Estados árabes sunitas tanto como a Israel, tal como lo ilustran los recientes tratados de normalización con los Estados del Golfo.

En última instancia, la visión de Irán es rodear Israel con "bases de fuego" en múltiples lados que puedan amenazar el frente interno israelí y los objetivos estratégicos en Israel, con grandes cantidades de potencia de fuego tierra a tierra. Las bases de fuego están rodeadas por "capas" de defensa en forma de anillos de operativos enemigos que utilizan tácticas de escudos humanos en áreas urbanizadas para degradar las capacidades de las FDI. Estos operativos están fortificados en búnkeres, túneles y vecindarios civiles con el objeto de obstaculizar una ofensiva terrestre de las FDI y socavar el poder aéreo israelí.

Colocar el frente interno israelí bajo este nivel de amenaza está diseñado en última instancia para romper la moral del pueblo israelí. La ambición de Irán es tener ciudades israelíes bajo la amenaza permanente de ataques de arsenales de cohetes y misiles, junto con la amenaza emergente del programa nuclear de Irán. El régimen de Teherán espera que esta combinación de amenazas haga que los israelíes duden de que una vida segura sea sostenible en su patria.

Para neutralizar esta ambición es fundamental contar con un ejército israelí bien adaptado que pueda disuadir a los adversarios y crear largos períodos libres de conflicto. Esto debería permitir que la economía israelí prospere y hacer que la gente esté libre de las perturbaciones causadas por los lanzamientos de cohetes y ataques a las ciudades. Cuando estallen las guerras, y cuando la disuasión israelí no logre prevenir un conflicto armado a gran escala, las FDI deben poder utilizar su ventaja cualitativa sobre los enemigos de Israel. Esa ventaja debe ser lo suficientemente grande como para permitirle lograr una victoria de manera decisiva y rápida, en contraste con los resultados de conflictos anteriores durante los últimos 15 años.

Momentum es producto del reconocimiento de que Irán, Hezbolá, Hamás y otros han estado reduciendo colectivamente la brecha cualitativa con Israel. Esto significa que congelar el desarrollo de las capacidades de las FDI no es una opción, incluso en condiciones de emergencia económica y sanitaria.

La misión de Momentum es crear un ejército letal integrado y centrado en una red en la que las ramas actúen en sinergia y que sepa cómo detectar rápidamente los objetivos enemigos y acortar el ciclo desde el sensor hasta el disparador en cuestión de segundos. Las FDI han comenzado a implementar las secciones del plan Momentum que puede avanzar sin financiamiento adicional. Estos esfuerzos siempre serán insuficientes en comparación con el alcance de los cambios que Momentum prevé, pero la determinación del Estado Mayor de las FDI de seguir adelante sin esperar un nuevo presupuesto de defensa es sabia y con visión de futuro.

Momentum ha identificado tres componentes centrales, esenciales para ampliar la brecha cualitativa sobre los adversarios. El primero es una capacidad de maniobra terrestre multidominio en la que las fuerzas terrestres de las FDI operen en la superficie, bajo tierra, en el aire, en la arena cibernética y en el espectro electromagnético simultáneamente. El segundo es una mejora significativa de las capacidades de potencia de fuego aéreo de Israel (incluidas las capacidades de ataque de largo alcance). El tercero se centra en fortalecer las defensas del frente interno.

En los últimos meses, han surgido señales de que las FDI están avanzando en al menos algunos de estos planes, aunque en mucha menor medida de lo que habían previsto.

Una indicación de dónde le gustaría a las FDI que estuvieran sus fuerzas terrestres en una década se pudo ver en el verano de 2019, cuando el ministerio de Defensa y las tres compañías de defensa más grandes de Israel, IAI, Rafael y Elbit, proporcionaron un vistazo a sus prototipos del futuro vehículo de combate Carmel.

Las plataformas que están desarrollando las empresas de defensa utilizan una serie de sensores para detectar células enemigas ocultas, conducir de forma autónoma a través del campo de batalla, recibir aprobación para ataques precisos de potencia de fuego contra amenazas y compartir información sobre objetivos con otros vehículos y con toda la red digital de las FDI en el sector relevante.

Tales plataformas jugarían un papel central en una ofensiva terrestre en una guerra futura en la que Israel tendría que atravesar los anillos de defensa que rodean las "bases de fuego" y extinguir rápidamente el fuego de proyectiles sobre las ciudades israelíes.

Impulsados ​​por inteligencia artificial, los vehículos Carmel planificarán sus propias rutas, detectarán y harán estallar bombas en las carreteras, detectarán y priorizarán automáticamente los objetivos (incluido el uso de radares y sensores electro-ópticos avanzados para detectar las células enemigas que se esconden en los edificios) y asesorarán al personal sobre los sistemas de armas adecuados a utilizar en cada caso. Esto reduce el número de efectivos necesario a bordo de cuatro a dos, dejando gran parte de la misión a cargo del sistema informático de inteligencia artificial del vehículo. El resultado será un vehículo que puede localizar y destruir objetivos a una velocidad y un nivel de precisión que aún no se han visto en la guerra.

Los vehículos Carmel desplegarán sus propios drones y vehículos no tripulados en tierra, enviándolos por delante para recopilar información sobre las actividades enemigas y los objetivos de ataque.

El proyecto ha atraído el interés de otros ejércitos. Una vez que los vehículos completen su desarrollo y entren en producción en serie, constituirán una revolución en las capacidades de maniobra en tierra.

Otra innovación que ilustra el tipo de capacidades de combate en red hacia las que se están moviendo las FDI es el sistema de sensor de tirador Fire Weaver, producido por Rafael, que ha estado trabajando con las FDI para desarrollarlo.

Fire Weaver crea una imagen conjunta de realidad aumentada en la que se imponen símbolos visuales sobre imágenes de la vida real de los alrededores. Es accesible para todas las fuerzas amigas y asegura que todas estén mirando los mismos objetivos.

Una célula antitanque enemiga que se cubra en un edificio de apartamentos residencial puede ser marcada para todas las fuerzas relevantes utilizando este sistema, que luego asigna automáticamente el objetivo a la plataforma más adecuada o al tirador en la mejor situación para atacar.

Un resultado tangible temprano de Momentum se produjo en julio, cuando las FDI anunciaron la finalización del primer ejercicio por parte de su nueva unidad Multidimensional, establecida en 2019. La unidad expresa el objetivo de crear una fuerza orgánica de fuerzas cruzadas, que combine infantería de élite, unidades blindadas, unidades C4I [teleprocesamiento], inteligencia y personal de la Fuerza Aérea, así como la unidad de ingeniería de élite Yahalom y miembros de la unidad de reconocimiento de la brigada de infantería Golani.

Bajo el mando de un teniente coronel, el rango que generalmente comanda un batallón, la nueva unidad estaba bajo la 98 división de reserva de paracaidistas, que está subordinada al Comando Central y se sabe que tiene un enfoque de múltiples ramas. Recientemente fue transferida a la nueva 99va. División ofensiva terrestre, que combinará infantería, potencia de fuego, unidades blindadas y fuerzas de comando. Las FDI dijeron que los métodos operativos de la unidad se están desarrollando dentro de la nueva formación en cooperación con la Fuerza Aérea, la dirección de Inteligencia y las unidades de campo de potencia de fuego. La unidad también trabajó en estrecha colaboración con las plataformas aéreas en su ejercicio como parte de su objetivo de acortar el circuito de sensor a tirador y dirigir la potencia de fuego a las coordenadas enemigas tan pronto como se detectan.

La unidad Multidimensional recibe material de doctrina militar del departamento de Shiloah de las FDI, que utiliza teorías académicas e industriales para dar forma a los procesos de acumulación de fuerzas militares. La unidad Multidimensional luego prueba las teorías en el campo.

La Fuerza Aérea, mientras tanto, ha acelerado una serie de procesos de reorganización planificados elaborados por el cuartel general de la FAI [Fuerza Aérea de Israel], diseñados para optimizar las operaciones y hacer un uso más eficiente de los recursos.

Los cambios se centran en enfocar tipos similares de unidades en bases y formar centros nacionales de experiencia en torno a capacidades específicas.

Bajo estos cambios, la IAF creó una nueva base para todas sus fuerzas especiales, incluida la unidad 669 helitransportada de búsqueda y extracción de combate, la unidad de comando Shaldag y otros. La nueva 7ma. Escuadra está diseñada para actuar como un componente complementario de las actividades de la FAI en la profundidad del territorio adversario en época de rutina y en emergencias, según las FDI.

La base aérea Ramat David en el norte de Israel actuará como un centro enfocado en aviones F-16, mientras que la base aérea de Hatzor en el centro de Israel se convertirá en el centro de las actividades de drones de recolección de inteligencia de la FAI. El conjunto de drones de la FAI realiza hoy el 75% de las horas de vuelo de la Fuerza Aérea, lo que indica cuán significativo se ha vuelto para las operaciones diarias.

Mientras tanto, la formación de un segundo escuadrón F-35 en la base aérea de Nevatim en el sur representa un hito en la transición de la FAI a las plataformas sigilosas de quinta generación. Estas plataformas son capaces de recopilar, fusionar y compartir grandes cantidades de inteligencia y atacar objetivos terrestres y aéreos antes de ser detectados.

Estos cambios están ocurriendo a medida que la Fuerza Aérea continúa desarrollando su capacidad para atacar con precisión miles de objetivos enemigos durante 24 horas en un conflicto a gran escala.

Sin embargo, ninguno de los anteriores es un sustituto adecuado del alcance de los cambios que las FDI deberán implementar en los próximos años, para los cuales un presupuesto de defensa adecuado y el compromiso con el programa Momentum son esenciales.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

Yaakov Lappin es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos BESA y corresponsal de asuntos militares y estratégicos. Realiza investigaciones y análisis para think tanks de defensa y es el corresponsal militar de JNS. Su libro The Virtual Caliphate explora la presencia yihadista online.