Las FDI rastrean Kobar para localizar a los autores del atentado que mató a la joven Rina

Post thumbnailEfectivos de las FDI durante operaciones de búsqueda de los responsables del atentado fuera de Dolev, en Cisjordania - Foto: Portavoz FDI
Continúa la intensa búsqueda por parte de las fuerzas de seguridad israelíes de los responsables del ataque terrorista del pasado viernes en un manantial a las afueras del asentamiento de Dolev, al norte de Ramallah, cuya explosión sesgó la vida de la joven israelí Rina Shnerb (17), y que hirió de gravedad a su padre y su hermano.

Siguiendo las labores de búsqueda de los responsables, un equipo de la televisión nacional Kan accedió al poblado palestino de Kobar, desde donde en los últimos tiempos dos años han salido cuatro terroristas que han cometido ataques contra civiles y soldados israelíes. Durante el reportaje, captaron violentos disturbios de jóvenes que lanzaban piedras y cocteles molotov durante las redadas militares, y captaron testimonios de varios residentes de la aldea.



Los locales están acostumbrados a las incursiones de tzahal: “llegaron fuerzas especiales en varias furgonetas civiles, y detuvieron a varios vecinos del barrio”, comentó Taer, frente a un muro con grafitis con los rostros de los jóvenes terroristas que cometieron ataques en el pasado. Junto a un colmado, otra mujer añadía más detalles: “hubo gritos y tensión, muchos soldados llegaron, y los niños pequeños gritaron histéricos por el miedo”.

En Kobar, a corta distancia del lugar del atentado, se arrestaron en total a veinte personas, en mientras los accesos al lugar estaban envueltos por los llamas de los artefactos incendiarios lanzados a las unidades de búsqueda. Según reportes palestinos, en la operación participaron también participaron agentes de Yamam, unidad policial que habitualmente está al cargo de persecuciones.

Azat Badwan, alcalde de la localidad palestina, comentó que se debe dejar a las fuerzas israelíes hacer su trabajo: “es responsabilidad de tzahal y el shabak (servicio de inteligencia interno). Si hay un sospechoso en Kobar, es algo que deben saber. Se trata de un ejército y una inteligencia fuertes”.

Una de los clanes familiares más poderosos del lugar son los Barghouti, y las fotos de sus miembros Saleh y Assem aparecen en cada esquina: fueron los autores de ataques en Givat Assaf y Ofra. También de Omar el-Abed, que actuó en solitario en Halamish. Mohamad Tarek Yussuf, que atentó en el asentamiento de Adam, se une a la lista de rostros, y en su caso incluso en un muro de entrada al ayuntamiento.

El alcalde afirmó a Kan que “personalmente me opongo a este tipo de graffitis, la mayoría que salen y hacen estos dibujos son niños de máximo 12 años”. Hay en el pueblo quienes consideran que la entrada nocturna de jeeps militares contribuye a elevar la tensión y genera violencia: “despierta el enfado de la gente de todo el pueblo, incluidos de quienes no tienen nada que ver con lo ocurrido”, aclaró Sumud, otro lugareño.

Mientras tanto, la persecución de los terroristas continúa intensamente en los poblados cercanos a Ramallah, y en Kobar creen que los responsables del asesinato de la joven Rina no es un residente del pueblo. Pero son conscientes que no será la última vez que verán a patrullas militares transitar por su localidad en la búsqueda de responsables de atentados.