Las elecciones estadounidenses: lecciones preliminares para sus aliados

Post thumbnailJoe Biden Foto: REUTERS/Leah Millis
Parece probable que Joe Biden asuma el cargo de presidente de los Estados Unidos en enero, y sus aliados deberán evaluar las implicaciones. Es de esperar la reimposición de un acuerdo nuclear revisado de Irán y un nuevo énfasis en la cuestión israelí-palestina, al igual que un nuevo compromiso con las organizaciones internacionales. Otro factor probable es una disminución de la presión sobre China. Pero la naturaleza politizada del estado de seguridad estadounidense y la "europeización" prometida por la administración de las leyes y normas estadounidenses también pueden facilitar la cooperación incluso cuando se promueve la dominación corporativa estadounidense.

Aunque el resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020 aún está pendiente de litigio sobre las acusaciones de fraude generalizado que ayudó a la campaña de Biden, los aliados de Estados Unidos han expresado sin límites su felicidad y alivio ante la perspectiva de la destitución de Trump. Dado que es probable que Biden asuma el cargo en enero, los aliados de Estados Unidos en el Medio Oriente y en otros lugares deben evaluar las implicaciones de una administración de Biden.

La administración Trump fue criticada rutinariamente por su desafío a las "normas" y por evitar a los expertos. ¿Qué significaría el restablecimiento de estas "normas" por parte de los expertos de la era Obama, particularmente en un mundo reorganizado por Trump, la pandemia de coronavirus y China?

En su conjunto, la política exterior de Trump está siendo condenada retroactivamente como "caótica" por su desvinculación militar de los conflictos en Afganistán y Siria, la confrontación económica con China y el desdén por las instituciones internacionales. Es probable que todos estos aspectos vuelvan a enfatizarse en una administración de Biden.

Un resultado obvio será el regreso de los llamados "expertos", quienes, en el caso del Medio Oriente, fueron fracasos probados tanto para llevar la paz a la región como para promover los intereses nacionales estadounidenses. Un presagio de su regreso es que los revolucionarios Acuerdos de Abraham, que fueron negociados por el yerno de Trump, Jared Kushner, ya están siendo sepultados por un torrente de abusos de la élite.

Mucho se ha dicho y se hablará sobre el acuerdo nuclear iraní, al que Biden y sus asesores han prometido volver a ingresar, aunque con el mantenimiento continuo de algunas sanciones. Hay dos puntos a destacar. El primero es la evidencia continua del engaño iraní tanto en el pasado como en el presente, las más recientes revelaciones de que Irán excedió masivamente los niveles acordados de uranio enriquecido almacenado. En segundo lugar está el lamentable estado de la economía iraní, que ha sido llevada al borde del colapso por las sanciones.

Rescatar a Irán del desastre es una especialidad de las administraciones demócratas; sólo basta recordar la falta de voluntad de Obama para apoyar la Revolución Verde de 2009. Pero gracias a la administración Trump y sus propias iniciativas, los Estados del Golfo e incluso Arabia Saudita son menos dependientes de los arreglos de seguridad de Estados Unidos, han abierto relaciones con Israel y pueden estar en una mejor posición para frustrar las renovadas propuestas de Estados Unidos a Irán. Arabia Saudita en particular haría bien en formalizar las relaciones con Israel ahora como contrapeso a la presión estadounidense.

Es probable que la política de Trump de alentar la no dependencia de Estados Unidos se revierta en la búsqueda de otro "gran acuerdo" centrado en Irán que conducirá inexorablemente hacia la capacidad nuclear iraní. Esta amenazante reversión podría alentar a los Estados del Golfo a buscar en China el apoyo de una gran potencia. El fortalecimiento de la alianza de Israel con los Estados del Golfo podría ayudar a convencerlos de que eviten esta trampa.

El propio Israel tiene mucho menos margen de maniobra. A pesar de la afinidad profesada por Israel y los judíos con Biden y Harris como individuos, su personal de la era Obama apenas puede contener su hostilidad. Las odiadas figuras de Netanyahu y Trump cobran importancia, como lo demuestra la evidencia de obstrucción por parte del personal del Departamento de Estado y los “expertos” en política exterior que impidieron y ridiculizaron las políticas de Trump en todo momento.

Aunque es poco probable que se revoque el traslado de la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, es más difícil decir cuáles otras políticas específicas sí podrían ser revocadas. En general, es probable que se vuelva a la política de Obama obsesionada con el proceso. Probablemente veremos una reanudación de la diplomacia de alto perfil entre Jerusalén y Ramallah y a otras capitales como Ankara, lo que otorgará influencia sobre actores malignos como Turquía. Todo esto será endulzado con un discurso altisonante de equidad y justicia, un trasfondo condescendiente y la noción de una solución de dos Estados, que significa una cosa para los israelíes y algo bastante diferente para los líderes palestinos que envejecen.

En el proceso, se resucitarán viejos mitos, esgrimidos como amenazas, que la administración Trump había comenzado a enterrar, incluida la supuesta centralidad del problema israelo-palestino en el Medio Oriente y el mundo musulmán y la amenaza del ostracismo y el movimiento BDS para Israel. Los líderes israelíes instintivamente se mantendrán en sus trece, lamentarán la pérdida del apoyo único de Trump, buscarán aliados en el Congreso y se preocuparán públicamente. Sería bueno que estuvieran en calma y mantuvieran su propio consejo en las etapas iniciales.

En otros lugares, una administración de Biden probablemente se preocupe por los débiles estados saboteadores como Rusia, mientras fanfarronea sobre China y ataca a los Estados de Europa del Este que se desvían de los dictados de la UE. Las promesas de Biden de reanudar la participación estadounidense en las instituciones internacionales para oponerse a China no reconocen que la mayoría de las organizaciones de la ONU son efectivamente propiedad de y están operadas por China. Además, la promesa de reducir la producción estadounidense de combustibles fósiles significa reducir la independencia energética a favor de las tecnologías solares actualmente dominadas por las empresas chinas. El resultado lamentable puede ser inclinarse aún más profundamente ante la agresión china. Adelantarse a este ciclo desastroso es vital para los aliados.

Pero otra lección aún más negativa para los aliados de EE. UU. es que la burocracia estadounidense de inteligencia y seguridad es completamente corrupta y politizada en el sentido de estar poblada por leales a los partidos que identifican los intereses de la nación y los suyos propios como los mismos que los demócratas. Fue este sector el que, con la connivencia de los medios de comunicación y las grandes tecnologías, tomó un expediente político de Clinton y lo convirtió en un arma contra Trump mientras se rehusaba a investigar el mal manejo de documentos clasificados por Clinton (y Obama) y el tráfico de influencias de la familia Biden.

No se puede determinar cuánto de esto se sabía por las agencias de inteligencia extranjeras (aunque la connivencia de la inteligencia británica es clara). El público estadounidense ha sido condicionado, incluso a través de una flagrante censura de las noticias, a creer que estas documentadas realidades son "teorías de conspiración". Pero es poco probable que esta constatación sea una sorpresa y, de hecho, puede facilitar la cooperación con las agencias que llevan a cabo tales manipulaciones en sus propias sociedades. Aunque cínicas, estas también son normas.

Las agencias extranjeras que están acostumbradas a vigilar a terroristas y oponentes políticos por igual, y donde se está construyendo una vigilancia masiva al estilo chino en nombre de la protección, verán muchas cosas familiares en sus contrapartes estadounidenses. Atrás quedó la pretensión de que las agencias de inteligencia y seguridad estadounidenses son diferentes y que operan dentro de un marco legal y un sistema más amplio de controles y equilibrios entre las ramas del gobierno.

En este y en otros puntos, los políticos europeos reconocerán a los espíritus afines en una administración Biden, que muestra toda la inclinación a europeizar la sociedad estadounidense. Esto significará restringir la libertad de expresión en nombre de la corrección política, incluida la expansión de la “teoría crítica de la raza”; restringir la libertad religiosa (excepto para los musulmanes) en nombre de la lucha contra la discriminación; encauzar la economía hacia agendas debilitantes de equidad y desarrollo “verde”; y abrir las fronteras a la inmigración ilegal en nombre del reasentamiento de refugiados, con los claros efectos de suprimir los salarios en nombre del capital y difuminar la identidad nacional.

Si bien los estados europeos han realizado esfuerzos inciertos para controlar las grandes tecnologías, una administración de Biden muestra poca inclinación a desafiar la dominación corporativa de la economía estadounidense. Los aliados deben esperar que la nueva administración promueva la extensión global continua del control corporativo estadounidense, particularmente sobre sus economías de tecnología e información.

En resumen, muchos países, excepto aquellos directamente amenazados por China, Turquía e Irán, encontrarán muchos puntos en común con la administración de Biden. Los países más pequeños en primera línea en el sudeste asiático o el Medio Oriente no lo harán. La visión imperialista cómodamente condescendiente - adoptada de manera irónica por los Estados europeos incluso cuando ceden al chantaje energético ruso y a la Nueva Ruta de la Seda china - de que solo Estados Unidos puede liderar naciones en todos los hemisferios, en todos los dominios y en todos los conflictos debe ser resistida. Pero no está claro cómo resistir práctica y económicamente a la reimposición de la "previsibilidad" y las "normas" que funcionan para beneficio de tan pocos, incluidos los estadounidenses.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

Alex Joffe es un miembro senior no residente del Centro BESA.