Las consecuencias del asesinato de Fakhrizadeh

Post thumbnailEscena tras el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh Foto: Fars News Agency Wikimedia CC BY 4.0
El asesinato de Mohsen Fakhrizadeh, quien durante mucho tiempo fue pilar del programa nuclear militar iraní, es un duro golpe para ese programa y otra enorme falla de inteligencia de la seguridad interna iraní. Es difícil en esta etapa evaluar las implicaciones de la operación en el programa nuclear iraní y la situación política, especialmente a la luz del próximo cambio de gobierno en Washington.

El asesinato de Mohsen Fakhrizadeh el 27 de noviembre de 2020 culmina uno de los años más difíciles del régimen iraní:

  • El 3 de enero, Qassem Soleimani murió en el aeropuerto internacional de Bagdad en un ataque con misiles realizado por un avión no tripulado estadounidense. Soleimani, quien fue comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, actuó como cerebro y motor de las actividades terroristas iraníes en todo el mundo.

  • El 8 de enero, el sistema de defensa aérea iraní derribó por error un avión de pasajeros ucraniano que despegaba del aeropuerto de Teherán, un gran error atribuido al nerviosismo iraní por las posibles represalias estadounidenses por los ataques a las bases estadounidenses en Irak en represalia por el asesinato de Soleimani. El accidente aéreo mató a 176 pasajeros y tripulantes, incluidos 82 iraníes y 63 ciudadanos canadienses (la mayoría de ascendencia iraní).

  • Las sanciones de Estados Unidos hicieron que la economía iraní colapsara y la moneda nacional cayera a un mínimo sin precedentes, y ha habido un aumento dramático en el costo de vida y un aumento en el desempleo.

  • Además de todo eso, la morbilidad y las muertes en Irán como resultado de la pandemia de COVID-19 han alcanzado nuevas alturas, con el régimen a punto de perder el control sobre la propagación del virus.

  • Desde finales de junio, se han producido una serie de misteriosas explosiones e incendios en todo Irán, incluso en instalaciones de seguridad, barcos y fábricas. Particularmente notables fueron la explosión del 26 de junio en la planta de combustible de misiles Hujir cerca del complejo militar de Parchin y la explosión del 2 de julio en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz en una instalación utilizada para ensamblar centrifugadoras avanzadas.

  • El patrocinado de Teherán, Hezbolá, está acusado de ser responsable de la explosión masiva del 4 de agosto en el puerto de Beirut que causó una enorme destrucción y mató a unas 190 personas en la capital libanesa.


El asesinato de Fakhrizadeh es el siguiente en esta lista de desastres. Fakhrizadeh sirvió en la Guardia Revolucionaria con el rango de general de brigada y enseñó física en la Universidad Imam Hussein de la Guardia. Su papel en el programa nuclear de Irán aparentemente comenzó en 1998, cuando fue nombrado director del Centro de Investigación Física (PHRC). En ese momento, el instituto estaba investigando el desarrollo de armas nucleares. Posteriormente, el instituto pasó a llamarse Instituto de Física Aplicada y su investigación se incluyó en el programa AMAD, que fue dirigido por Fakhrizadeh.

Después de la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003, el liderazgo iraní decidió ocultar el programa AMAD. Fakhrizadeh transfirió el proyecto de desarrollo de bombas a la Universidad de Tecnología Malek Ashtar en Teherán y estableció la Organización de Investigación e Innovación Defensiva, que se trasladó a un nuevo sitio.

El liderazgo iraní también decidió separar el programa nuclear militar, que permanecería confidencial y continuaría desarrollándose bajo el liderazgo de Fakhrizadeh, de los proyectos que podrían presentarse como pacíficos (incluido el enriquecimiento de uranio). Estos últimos proyectos estaban bajo los auspicios de la Organización de Energía Atómica de Irán.

Según los informes, Fakhrizadeh visitó Pyongyang en febrero de 2013 con una delegación de expertos nucleares iraníes para observar la tercera prueba nuclear de Corea del Norte. También se cree que estuvo presente en las dos primeras pruebas nucleares de Corea del Norte.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) aparentemente se enteró de Fakhrizadeh a través de la inteligencia de Estados Unidos a raíz de la información obtenida por la CIA en 2004 de la computadora portátil de un desertor iraní. Con base en esta información, el nombre de Fakhrizadeh apareció en la Resolución 1747 del Consejo de Seguridad de la ONU de marzo de 2007 (que endureció las sanciones contra Irán) como involucrado en actividades nucleares y de misiles balísticos. También fue nombrado en el informe trimestral del director de la AIEA en mayo de 2008 como involucrado en el "Proyecto 111" de Irán (que equipa el misil balístico Shihab 3 con una ojiva nuclear).

El AIEA llegó a la conclusión de que Fakhrizadeh era la figura clave en el esfuerzo nuclear militar de Irán, y los medios de comunicación lo describieron como "el padre de la bomba nuclear de Irán". Teherán se negó a permitir que los inspectores de la AIEA lo entrevistaran incluso después de la firma del acuerdo nuclear de 2015 (JCPOA), aparentemente no solo por temor por su vida, sino por temor a que se descubrieran elementos del programa de armas nucleares del régimen.

El asesinato de Fakhrizadeh plantea una serie de preguntas:

  • ¿Permaneció activo en el programa nuclear iraní después del JCPOA? No hay una respuesta clara a esta pregunta, ya que desde 2015, Irán ha ocultado sus actividades relacionadas con el desarrollo de armas nucleares, incluidas las de Fakhrizadeh. Es probable que siguiera participando activamente en la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán tras la firma del acuerdo, aunque de forma encubierta y en campos del cálculo teórico.

  • ¿Quién mató a Fakhrizadeh? Según Irán, fue Israel, con o sin Estados Unidos, quien mató a Fakhrizadeh, y así es como se presenta la operación en el mundo. Sin embargo, no es inconcebible que la organización de oposición iraní Mujahidin Khalq, que ha luchado durante mucho tiempo contra el régimen islamista, fuera responsable de la operación, o al menos participara en ella. Como se recordará, una organización llamada Panthers of the Homeland se atribuyó la responsabilidad de la explosión del 2 de julio en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz.

  • ¿Cómo se verá afectado el régimen por la pérdida de Fakhrizadeh? No solo era un buen científico, sino un excelente administrador, y no es seguro que tuviera un igual entre los científicos nucleares iraníes que quedan. Es probable que su muerte haya tenido un efecto severamente desmoralizador no solo en la comunidad nuclear iraní sino en el régimen en su conjunto, ya que el asesinato de figuras clave y las misteriosas explosiones dentro de Irán a lo largo del año apuntan a un crónico fracaso de Inteligencia interna iraní.

  • ¿Cómo reaccionará Irán? Aunque altos funcionarios iraníes han prometido venganza por el asesinato de Fakhrizadeh, dadas las capacidades demostradas de Israel con respecto a Irán en los frentes militar, de inteligencia y clandestino, es probable que Teherán tenga mucho cuidado con la intensidad de su respuesta, si es que alguna vez la ejecuta.

  • ¿Cuáles son las implicaciones políticas? La profundidad del duelo del régimen por Fakhrizadeh sugiere que el programa nuclear que encabezó tenía como objetivo desarrollar armas nucleares, contrariamente a lo que Teherán ha afirmado a lo largo de los años. Las consecuencias políticas del asesinato dependerán en gran medida de dos cosas: la gravedad de la respuesta iraní y la conducta de Estados Unidos. La situación creada por la muerte probablemente afectará la intención y la capacidad de la administración Biden de devolver a Estados Unidos al acuerdo nuclear. También es posible que el presidente Trump lleve a cabo algún tipo de acción militar contra Irán en los últimos días de su presidencia, lo que complicaría aún más la situación. En cuanto a Israel, el asesinato de Fakhrizadeh parece fortalecer los crecientes lazos de Jerusalem con los Estados del Golfo y Arabia Saudita, que temen la intención de Biden de regresar al JCPOA y mejorar las relaciones de Estados Unidos con Teherán, un escenario que podría alentarlos a ver a Israel como el único país capaz de defenderlos contra Irán.


Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El teniente coronel (res.) Dr. Raphael Ofek, investigador asociado del Centro BESA, es un experto en el campo de la física y la tecnología nucleares que se desempeñó como analista senior en la comunidad de inteligencia israelí.