Las afirmaciones antiisraelíes de limpieza étnica no tienen cabida en un periódico estudiantil, ni en ningún otro lugar

Post thumbnailBiblioteca de la Universidad de Columbia Foto ilustración: Ic3105 Pixabay
“Un argumento judío a favor de la desinversión”, el reciente artículo de opinión del Columbia Spectator (23 de septiembre de 2020), es preocupante por dos motivos. Primero, que fue escrito por dos estudiantes judíos de la Universidad de Columbia, quienes se enorgullecen de su "desaprendizaje dramático" del "dogma" que recibieron para apoyar el Estado de Israel cuando eran jóvenes. Junto con flagrantes distorsiones históricas, los dos estudiantes desatan viles acusaciones contra el Estado judío, incluida la de limpieza étnica, una acusación tan obscena como absurda para cualquier oído educado.

El segundo punto inquietante es que sus opiniones aparecen, no en el sitio web de un grupo cuyos documentados vínculos con el terrorismo y los cuerpos islamistas radicales no dejan dudas sobre su cuestionable rigurosidad (organizaciones como Estudiantes por la Justicia en Palestina o Voces Judías por la Paz acuden a la mente), sino en el Columbia Spectator. El periódico es el portavoz estudiantil oficial de una universidad de la Ivy League, la misma Universidad de Columbia cuyo cuerpo estudiantil votó abrumadoramente ayer (61% a 27%, 11% de abstención) "para recomendar que la Universidad se deshaga de las empresas que se benefician o apoyan la política de Israel hacia el pueblo palestino". El hecho de que una afirmación tan escandalosa, que condujo a tal votación, pudiera ser examinada y publicada en un lugar respetable es una indicación de la tracción e influencia que ha ganado a través de la repetición de memoria, que no ha sido combatida de manera efectiva.

En esta época del año, los judíos de todo el mundo realizan un examen de conciencia. Así como cada uno de nosotros examina dónde nos hemos quedado cortos en nuestras relaciones con Dios y entre nosotros, este artículo del Spectator y muchos otros similares nos llaman a mejorar nuestras tácticas y estrategia a largo plazo para combatir una acusación falsa de algo tan aborrecible como la limpieza étnica.

Esta no es la primera instancia en la que las instituciones judías e israelíes se han quedado cortas en los intentos por defender a Israel y al pueblo judío de acusaciones distorsionadas y difamatorias, y sus fracasos han dejado a Israel y a los judíos peligrosamente expuestos. Por mencionar solo algunos ejemplos:

  • Refugiados: los enemigos de Israel no perdieron el tiempo en pedir el regreso de los refugiados árabes de la Guerra de Independencia de 1948, y continúan hasta el día de hoy, mientras que el mundo judío tardó décadas en organizar campañas de concienciación sobre el mismo número de judíos que fueron expulsados ​​de sus hogares en el mundo musulmán durante el mismo período.

  • Territorios palestinos ocupados”: este inapropiado nombre para las áreas en disputa de la Ribera Occidental (Cisjordania) y Gaza se convirtió en un uso común, a pesar de que las áreas nunca han sido parte de un Estado palestino, principalmente porque nunca ha existido tal Estado.

  • "Sionismo es igual a racismo": la infame Resolución 3379 de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1975 unió la propaganda palestina y soviética para deslegitimar el movimiento de autodeterminación del pueblo judío y, por lo tanto, socavar la legitimidad misma del Estado judío.

  • Pagos a terroristas: durante demasiado tiempo se pasó por alto este escandaloso método tácito de la Autoridad Palestina de incitar a la violencia contra los israelíes financiando a las familias de los terroristas encarcelados.

  • Leyes de la guerra: el doble rasero y las distorsiones de estas leyes son comunes cuando se trata de campañas militares de defensa israelí, en el Líbano, Gaza y durante las dos intifadas, para proteger a sus ciudadanos de ataques terroristas.


Un fracaso de la imaginación

Los ejemplos anteriores bien pueden desencadenar el impulso de darnos golpes de pecho en contrición. Pero, por lo contrario ¿realmente apuntan a un flagrante abandono del deber por parte del mundo judío y de los individuos que dedican sus energías al bienestar de Israel?

En la mayoría de los casos, dado el contexto histórico y sin el beneficio de la retrospectiva, de lo peor que se puede culpar a los cuerpos judíos e israelíes es de "falta de imaginación".

El talón de Aquiles de estas organizaciones a menudo se deriva de su bondad y humanidad. Demasiado ocupado construyendo un país, absorbiendo inmigrantes, enfrentando amenazas existenciales y desafíos trascendentales, ¿quién de nosotros podría siquiera imaginar las acusaciones inventadas por nuestros enemigos? Muchos de ellos, de hecho, fueron proyecciones de sus propios actos e intenciones contra el Estado judío.

Tomemos la limpieza étnica, por ejemplo. Recordamos las fotografías que documentan a los judíos expulsados ​​del barrio judío de la ciudad vieja de Jerusalén por la Legión Árabe, su hogar durante siglos, la prohibición a los judíos hasta de poner un pie o visitar lugares sagrados judíos hasta la reunificación de la ciudad en 1967. Este acto de manual de limpieza étnica no cuadra con reclamos equivalentes dirigidos al Estado de Israel, donde los árabes representan hoy más del 20% de la población, o con la dramática caída en la mortalidad infantil y el aumento de la esperanza de vida en los territorios en disputa de Judea, Samaria y Gaza, desde la presencia de Israel en 1967.

Como otros adversarios de Israel a lo largo de los años, los autores del artículo ignoran los incidentes reales de limpieza étnica y centran las acusaciones en Israel. El término en sí se utilizó en los Balcanes tan recientemente como en la década de 1990 durante la campaña serbia para expulsar a las minorías étnicas de su territorio. Los autores tampoco mencionaron la limpieza étnica forzada de árabes sunitas de Siria por parte de las milicias chiitas respaldadas por Irán, que aún está en curso.

Considere la ironía: el artículo del Columbia Spectator apareció justo cuando los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y más y más voces en el mundo árabe sunita reconocen formal y públicamente a los judíos como un pueblo con una conexión histórica y presencia indígena en la tierra de Israel. Ahora que nuestros vecinos aceptan una verdad que habían negado durante mucho tiempo, este bienvenido cambio de paradigma debe ir acompañado de esfuerzos concertados para extender esta comprensión de la verdad, incluso a las publicaciones de los campus universitarios norteamericanos.

Varios enfoques empleados aquí en el Jerusalem Center for Public Affairs han tenido un alentador grado de éxito para cambiar el argumento. Por ejemplo, la Autoridad Palestina paga ahora un alto precio por su política de fomentar el terror mediante el pago de terroristas encarcelados o sus familias. Si bien hasta la fecha no han cambiado su política, la publicidad agresivamente dirigida de nuestro estudio Incentivar el terrorismo: asignaciones de la Autoridad Palestina a los terroristas y sus familias ha cambiado el campo de juego.

Asimismo, cada vez más voces africanas han denunciado el libelo de “Israel-es-apartheid” como un insulto a las víctimas del real apartheid. En el proyecto Islamofobia y Occidente: el secuestro del discurso civil sobre Israel y cómo rescatarlo, los sobrevivientes de esa época en desgracia dan fe de la mentira de esa difamación.

Un contraataque eficaz a las acusaciones antiisraelíes de limpieza étnica haría bien en utilizar con fuerza la misma combinación de comunicaciones estratégicamente dirigidas, con una investigación exhaustiva y relatos en primera persona de sobrevivientes de la limpieza étnica real, para obtener una amplia atención. En última instancia, los consejos editoriales de todo el mundo y quienes lean sus publicaciones comprenderán que esas falsas acusaciones no merecen más oxígeno ni espacio.

Fuente:  Jerusalem Center for Public Affairs

Jennifer Roskies es Directora General del Jerusalem Center for Public Affairs.