La suspensión del laborista Jeremy Corbyn: un "conflicto que sigue"

Post thumbnailJeremy Corbyn Foto: Sophie Brown Wikimedia CC BY-SA 4.0
El 29 de octubre se publicó el informe extremadamente negativo de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC) sobre el antisemitismo en el Partido Laborista del Reino Unido. El ex presidente del partido, Jeremy Corbyn, lo criticó, diciendo que las acusaciones de antisemitismo habían sido exageradas dramáticamente por razones políticas. Entonces fue suspendido como miembro del partido. Desde entonces ha sido reintegrado, pero el presidente del partido, sir Keir Starmer, se ha negado a aceptarlo nuevamente en la facción parlamentaria laborista. Corbyn, por tanto, sigue sentado en la Cámara de los Comunes como diputado independiente.

El informe de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (CEDH) sobre el antisemitismo en el Partido Laborista tardó 16 meses en ser preparado. El documento, que es muy crítico con el partido, se publicó finalmente el 29 de octubre. Se esperaba que fuera un tema principal o incluso dominante en las discusiones partidistas.

El informe de 130 páginas contenía mucho material para tal discusión. Afirmó que el Partido Laborista había violado la ley al no prevenir "actos de acoso y discriminación". También aseguró que el liderazgo de Corbyn "no hizo lo suficiente para prevenir el antisemitismo y, en el peor de los casos, se podía considerar que lo aceptaba". Además, el informe encontró "una falta de liderazgo" dentro del Partido Laborista en estos temas y dijo que esto era "difícil de conciliar con su compromiso con un enfoque de tolerancia cero al antisemitismo".

El informe también "descubrió graves fallas" en la forma en que se manejaron las quejas, al menos hasta 2018. Además, anotó: "El comité encontró que la oficina del Sr. Corbyn ilegalmente 'interfirió políticamente' con casi dos docenas de casos de presunto antisemitismo".

El texto del informe se vio ensombrecido casi de inmediato por la reacción de Corbyn y lo que siguió a continuación. Dijo que las acusaciones de antisemitismo habían sido "dramáticamente exageradas por razones políticas". Se informa que el secretario general del partido, David Evans, responsable de los procedimientos disciplinarios laboristas, en consulta con la unidad legal y de gobierno del partido, tomó la decisión de suspender al ex presidente. Corbyn también perdió el Whip [curul parlamentario], lo que significa que luego se sentó como diputado independiente en la Cámara de los Comunes. Pasaron varios días hasta que el actual presidente, sir Keir Starmer, confirmara que estaba de acuerdo con la suspensión.

Jonathan Goldstein, presidente del Consejo de la Dirigencia Judía, el organismo que agrupa a las organizaciones centrales y oficinas benéficas judías británicas, reaccionó con estas palabras a la publicación del informe de la EHRC:

“Por primera vez en la historia política británica, un partido político importante fue declarado culpable de acoso y discriminación. El Partido Laborista había permitido que miembros racistas victimizaran a los judíos (…). Hay lecciones de nuestra experiencia aquí en el Reino Unido que espero que permitan victorias más rápidas y sostenidas en el esfuerzo mundial para enfrentar el racismo antijudío. El comportamiento antisemita como el del ex alcalde de Londres Ken Livingstone, que aparece en el informe, es un hecho cotidiano en los círculos progresistas de todo el mundo.”

Cuando Starmer fue elegido presidente del Partido Laborista en abril de este año, enfatizó que eliminaría el antisemitismo en el partido. Al parecer, había llegado a la conclusión de que era un obstáculo importante para el laborismo sufrir la imagen de que era un partido antisemita. (Sin embargo, según muchos comentaristas, no fue el antisemitismo una de las razones principales de la derrota laborista en las elecciones parlamentarias de 2019).

Starmer también tenía razones personales para manifestarse en contra del antisemitismo. Su esposa e hijos son judíos y miembros de una sinagoga, y había sido criticado por no oponerse a Corbyn en los últimos años y por respaldarlo en las elecciones parlamentarias de 2019.

Después de la elección de Starmer como presidente del Partido Laborista, con frecuencia se le preguntó cuál sería su posición con respecto a Corbyn y los corbynistas. Si bien el problema estaba relacionado con el antisemitismo, no estaba claro cómo sería el caso. Un primer indicio llegó en junio de este año cuando Rebecca Long-Bailey, la corbynista oponente de Starmer a la presidencia, retuiteó un mensaje vehementemente antisemita. Starmer la despidió luego como miembro del Gabinete en la Sombra, donde era secretaria de Educación.

Después de la elección de Starmer, sus principales opciones con respecto a Corbyn y los corbynistas fueron dos estrategias alternativas: buscar la unidad del partido, o expulsar a la facción corbynista y así obtener apoyo adicional para el laborismo en el medio del mapa político para compensar su pérdida del voto de izquierda.

Mientras tanto, hay indicios alentadores en la escena política general. En abril, las encuestas mostraban a los laboristas muy por detrás de los conservadores, algunas más del 20%. Sin embargo, las encuestas más recientes dieron a los laboristas un poco más de apoyo que a los conservadores. Es una actuación notable.

Esto no se debe solo a los méritos de Starmer. También refleja la falta de confianza del público en las políticas de prevención de la COVID-19 del gobierno conservador. La tasa de aprobación del primer ministro Boris Johnson a fines de octubre estaba apenas alrededor del 35%, mientras que casi el 60% de la población consideró su desempeño negativo.

La suspensión de Corbyn creó una nueva dinámica. También acercó un poco más el problema del antisemitismo y el futuro de Corbyn y los corbynistas.

Los corbynistas quedaron conmocionados por la suspensión. Al discutir cuáles deberían ser sus próximos pasos, llegaron a la conclusión obvia. Primero, los mayores esfuerzos deben concentrarse en que se levante la suspensión de Corbyn mediante procedimientos internos. Por ejemplo (uno entre muchos), la diputada Diane Abbott, corbynsta desde hace mucho tiempo, pidió a sus partidarios que firmaran una carta pidiendo al partido que lo restituyera.

Si eso no tuviera éxito, el siguiente paso habría sido que Corbyn acudiera a los tribunales para forzar el levantamiento de la suspensión. A través del crowdfunding [financiamiento colectivo], se recaudaron más de £300 mil para defender a Corbyn contra posibles acciones legales previas. Ese dinero también estaba disponible para ser utilizado en una lucha legal contra la suspensión.

Hubo denuncias de que la baronesa laborista Shami Chakrabarti estaba trabajando en un caso legal para que se revocara la suspensión de Jeremy Corbyn, si no podía lograrse por medios internos. Starmer reaccionó: “No creo que nadie quiera ver más casos legales. Quiero que el Partido Laborista se concentre en hacer campaña para ganar las elecciones. Tenemos una serie de elecciones masivas el próximo mayo de 2021 y tenemos una elección general en 2024. Es absolutamente necesario que nos concentremos en eso". Todo esto fue solo una indicación de cómo el asunto Corbyn tiene una gran influencia en la situación general de los laboristas.

Los enfoques para reintegrar a Corbyn al Partido Laborista en ese momento probablemente implicarían una lucha prolongada. Sin embargo, Corbyn y sus asociados habrían hecho bien en llevar a cabo la lucha hasta el final.

Las alternativas eran malas. Una tercera opción era que los corbynistas dejaran el laborismo y crearan un nuevo partido socialista de izquierda. Probablemente esto no sea un acierto, ya que el desempeño de los partidos minoritarios en el Reino Unido ha sido muy pobre. Por ejemplo, ninguno de los diputados que fueron candidatos en las elecciones de 2019 y que abandonaron el Partido Laborista debido al escándalo de antisemitismo fue regresado a la Cámara de los Comunes.

Si todos los diputados simpatizantes corbynistas hubieran abandonado el Partido Laborista, el impacto en la Cámara de los Comunes habría sido menor. Los conservadores tienen una mayoría de 80 escaños sobre los laboristas. Una mayor dilución del número de diputados del Partido Laborista no habría cambiado la realidad de manera significativa hasta las próximas elecciones parlamentarias, que tendrán lugar en 2024.

Las elecciones para el Comité Ejecutivo Nacional (NEC) Laborista se llevaron a cabo el 20 de noviembre, y la facción corbynista Momentum ganó siete de los 15 escaños. Potencialmente, era una oposición poderosa para Starmer y sus seguidores. El 18 de noviembre, el NEC reintegró a Corbyn como miembro del Partido Laborista. Starmer reaccionó diciendo que a Corbyn no se le devolvería el Whip Laborista y que, por lo tanto, continuaría como diputado independiente.

Mientras tanto, Starmer dejó en claro que los laboristas aceptarán el informe de la EHRC, que calificó como un día de vergüenza para el partido laborista, “en su totalidad y sin calificaciones”. Prometió proporcionar a la Comisión un plan de acción en un plazo de seis semanas y establecer un proceso de quejas independiente. Starmer también mencionó que en los últimos seis meses se completaron más casos de denuncias por antisemitismo que en todo 2019. Reiteró su promesa de que bajo su liderazgo habrá antisemitismo cero.

Es probable que muchos problemas pongan al Partido Laborista en el centro de atención en los próximos meses. Su situación actual se puede describir mejor como "un conflicto en curso".

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado sénior en el Centro BESA, ex presidente del Comité Directivo del Jerusalem Center for Public Affairs y autor de The War of a Million Cuts. Entre los honores que ha recibido se encuentra el Premio León Internacional de Judá 2019 del Instituto Canadiense de Investigación Judía, que le rinde homenaje como la principal autoridad internacional en antisemitismo contemporáneo.