La soberanía y su aplicación

Post thumbnailVista aérea del asentamiento de Itamar con la ciudad de Nablus en el fondo en Cisjordania Foto: REUTERS/Ronen Zvulun
La extensión de la soberanía israelí a partes de la Ribera Occidental —en la realidad y no solo en teoría— es aún más importante a la luz del caos y la anarquía que están quitando todo significado al control israelí de las tierras en cuestión.

En las últimas semanas ha tenido lugar una lucha entre partidarios y opositores a la extensión de la soberanía israelí sobre partes de la Ribera Occidental. Algunos creen que la medida provocará un levantamiento árabe, una campaña de presión internacional contra Israel y boicots. Otros afirman que aplicar la soberanía a aproximadamente el 30% de la Ribera Occidental no solo es esencial sino que no va lo suficientemente lejos.

Si observamos el estado actual de las cosas en la Ribera Occidental, encontramos que la "soberanía" israelí carece de significado. La situación en el terreno es un caos total. La anarquía imperante y la pérdida completa de disuasión que la acompaña son evidentes en muchos aspectos:

  • Al amparo de los petardos disparados para celebrar diversas festividades (los últimos exámenes de matriculación aprobados), los palestinos habitualmente también disparan con armas ligeras hacia las localidades israelíes vecinas, mientras las autoridades israelíes hacen la vista gorda ante esta peligrosa práctica criminal. Esta ignorancia deliberada debe detenerse tanto a nivel municipal como nacional.

  • Los incineradores piratas operan intensamente a pesar de los esfuerzos decididos del ministerio de Protección del Medio Ambiente y la Administración Civil. Los incineradores son clausurados y luego se vuelven a abrir en el mismo lugar.

  • La valla de seguridad es violada regularmente en múltiples ubicaciones. A lo largo de las carreteras surgen "estaciones centrales" para los taxis y transportistas palestinos que transportan infiltrados y buscadores ilegales de trabajo hacia Israel y de regreso a la Ribera Occidental. Esto a menudo se hace justo en frente de los soldados de las FDI que se hacen a un lado y observan. Después de todo, hay poco que puedan hacer. ¿Cómo puede un puñado de soldados manejar cientos de infiltrados en cada punto?

  • Los puestos de control de la Ribera Occidental se han convertido en elefantes blancos que sirven principalmente a conductores que no pueden atravesar las brechas de la cerca. Lo más grave de todo es que sirven a quienes transportan a los miles que se quedan en Israel ilegalmente y se infiltran a través de las brechas.

  • Se están preparando carreteras ilegales, a menudo a tiro de piedra de las comunidades judías y las principales arterias de transporte que sirven a israelíes y palestinos. Nadie sabe lo que se transporta en esos caminos.

  • En cada espacio abierto, incluidas las tierras estatales y las tierras de los consejos regionales judíos, los palestinos plantan miles de dunams de olivos que impiden la construcción judía, impiden que los soldados de las FDI brinden seguridad a los residentes judíos del área y permiten a los terroristas atacar muy fácilmente a potenciales objetivos israelíes. El ex primer ministro palestino Salam Fayyad se esforzó por tomar el control de las partes abiertas del Área C, que están oficialmente bajo el control total de Israel. El actual primer ministro Muhammad Shtayyeh es mucho más militante y apoya sin miedo y descaradamente a los terroristas y sus familias.

  • A cualquier hora del día, las llamadas de los almuédanos provienen de poderosos altavoces. Esto no siempre se hace con el propósito de llamar a la oración. En gran medida y, particularmente en estos días, se está haciendo para incitar y vilipendiar a Israel.

  • En la Ribera Occidental hay innumerables reliquias arqueológicas de la antigua historia judía de la zona. Los actos sistemáticos de vandalismo y robo palestino (como la destrucción de mikve y robo de piedras de las prensas de aceitunas) están borrando constantemente estos testimonios de la milenaria presencia judía en la región.

  • Del mismo modo, la crisis COVID-19 está siendo explotada para apoderarse de los sitios judíos de la antigüedad (como la fortaleza asmonea en Tel Aroma) y convertirlos en sitios de "patrimonio" palestino. Incluso el altar de Josué en el monte Ebal se está utilizando para servir a la narrativa fabricada por los palestinos.


Esto no puede continuar. Israel debe hacer cumplir inequívocamente su autoridad en los territorios bajo su control al tiempo que establece un código penal claro e intransigente para abordar cualquier acto de ilegalidad.

Cualquier persona que plante ilegalmente olivares en tierras estatales, por ejemplo, debe saber que está sujeto a una multa sustancial y tendrá que eliminar los árboles él mismo. Los predicadores religiosos que incitan a la violencia deben ser encarcelados, al igual que cualquiera que construya ilegalmente. Las estructuras ilegales deben ser demolidas, con los costos de demolición a cargo de sus constructores. Se deben imponer restricciones al movimiento a los líderes palestinos que apoyan el terror.

Cuanto más ignore Israel esta anarquía e ilegalidad mayor será el precio que pagará. Como prueba, no necesitamos buscar más allá del Negev donde Israel es impotente ante la creciente anarquía y la violencia grave entre los ciudadanos beduinos.

Fuente: BESA - Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Yechiel Shabiy es investigador en el Centro BESA y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Bar-Ilan.