La posibilidad de anexión despertó todo tipo de ataques dialécticos en América Latina

Post thumbnailPlan de anexion de Netanyahu antes de ganar las elecciones - Mapa: Reuters
El Centro Wiesenthal denuncia manifestaciones anti-israelíes en América Latina

En los últimos días se han sucedido declaraciones de ex presidentes de América Latina, acompañados por otras figuras e instituciones, videos de artistas chilenos, resoluciones de sus diputados, cartas abiertas en los diarios durante el fin de semana, sinnúmero de posteos en redes sociales, todos criticando una anexión de territorios que Israel no realizó. Muchos incluyeron en sus textos reivindicaciones de movimientos que se escudan en campañas de sanciones y boicot, que recuerdan a los nazis en la década de 1930. En realidad, estos herederos de los nazis están empeñados en la destrucción del Estado Judío de Israel.

No a la anexion


Algunos fueron más allá, homenajeando terroristas que secuestraron aviones durante los setenta.

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la ex presidente chilena Michelle Bachelet lo resumió fuera de contexto: “La anexión es ilegal y punto”.

El Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal argumentó que “la misma asertividad mostrada por la Sra. Bachelet sería más apropiada para condenar los misiles que se disparan desde Gaza todos los días contra la población civil, o los materiales didácticos que usan en escuelas palestinas pidiendo que se aniquile al judío”.

“Si existe un conflicto, fomentar el diálogo entre los involucrados es el camino a la paz.  Una solución requiere la base de una coexistencia pacífica con el otro. Continuar apoyando grupos que incitan medidas violentas y demonizan a una de las partes solo envalentona a la otra, agravando el conflicto y rechazando cualquier solución. Para obtener otro resultado, es hora de probar un enfoque diferente y concentrar las energías en propiciar un diálogo directo entre las partes”, concluyó el Dr. Ariel Gelblung, Director del Centro para América Latina.

Fuente: CSW Latam