La persecución de los cristianos en la Autoridad Palestina

El actual descuido internacional de la difícil situación de los cristianos bajo el Gobierno de la Autoridad Palestina podría llevar a la desaparición del cristianismo en el lugar donde surgió.
Post thumbnailLa iglesia de la Natividad en Belén. Foto: Zairon [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]
Fuente: Begin Sadat Center

Tres eventos graves ocurrieron recientemente que involucraron cristianos en los territorios gobernados por la Autoridad Palestina (AP). No dejaron ninguna señal ni en el mundo ni en los medios israelíes porque no están relacionados con Israel.

El 25 de abril los aterrorizados residentes de la aldea cristiana de Jifna, cerca de Ramala, pidieron a la Autoridad Palestina que los protegiera después de ser atacados por musulmanes armados. La violencia estalló después de que una mujer del pueblo presentó una queja a la policía en relación porque el hijo de un prominente líder, afiliado a Fatah, había atacado a su familia. En respuesta, docenas de hombres armados de Fatah llegaron a la aldea, dispararon cientos de balas al aire, lanzaron bombas de gasolina mientras gritaban maldiciones y causaron graves daños a la propiedad pública. Fue un milagro que no hubiera muertos ni heridos.

A pesar de los llamados de ayuda de los residentes la policía de la Autoridad Palestina no intervino durante las horas de este caos. No han arrestado a ningún sospechoso. Curiosamente, los manifestantes hicieron un llamado a los residentes para que pagaran jizya, un impuesto que se aplicó a lo largo de la historia a las minorías no musulmanas bajo el dominio islámico. Las víctimas más recientes de los jizya fueron las comunidades cristianas de Irak y Siria bajo el gobierno de ISIS.

El segundo incidente ocurrió durante la noche del 13 de mayo. Vándalos irrumpieron en una iglesia de la comunidad maronita en el centro de Belén, la profanaron y robaron costosos equipos pertenecientes a la iglesia, incluidas las cámaras de seguridad.

Tres días después fue el turno de la iglesia anglicana en el pueblo de Aboud, al oeste de Ramala. Los vándalos cortaron la cerca, rompieron las ventanas de la iglesia y entraron. La profanaron, buscaron objetos valiosos y robaron una gran cantidad de equipos. Como en los dos incidentes anteriores, ningún sospechoso fue arrestado.

Según su página de Facebook, esta es la sexta vez que la iglesia maronita en Belén ha sido sometida a actos de vandalismo y robo, incluido un ataque incendiario en 2015 que causó daños considerables y obligó a la iglesia a cerrar por un período prolongado. Sin embargo, aunque el mismo Mahmoud Abbas estuvo presente el 24 de diciembre de 2018 en la celebración de la reapertura de la iglesia después de su renovación, los medios de comunicación palestinos nunca ofrecieron cobertura del incendio provocado, ni de los actos de disturbios y vandalismo a lo largo de los años. De hecho, en muchos casos se impuso una orden de completa censura.

Es poco probable que la última ola de ataques lleve al arresto, y mucho menos al procesamiento, de cualquier sospechoso. Lo único que interesa a la Autoridad Palestina es que los eventos de este tipo no se filtren a los medios de comunicación. Fatah ejerce regularmente una fuerte presión sobre los cristianos para que no denuncien los actos de violencia y vandalismo que con frecuencia sufren, ya que dicha publicidad podría dañar la imagen de la Autoridad Palestina como un actor incapaz de proteger las vidas y propiedades de la minoría cristiana bajo su gobierno. Aún menos quiere que la AP sea representada como una entidad radical que persigue a las minorías religiosas. Esa imagen podría tener repercusiones negativas para la ayuda internacional masiva y, particularmente, europea que recibe la Autoridad Palestina.

Aunque los cristianos en la Autoridad Palestina evitan decirlo públicamente, muchos de ellos temen, con buena razón, que la agresión musulmana contra ellos aumente. Esos temores son más fuertes a la luz del atronador silencio de los medios de comunicación occidentales (e israelíes) ante la desaparición de la minoría cristiana de la AP y las tierras islámicas en general, en marcado contraste con el crecimiento, la prosperidad y el aumento de la integración de la comunidad cristiana en Israel propiamente dicha. Los cristianos del mundo occidental deben exigir que la Autoridad Palestina detenga a los sospechosos en los últimos ataques y comience a proteger los lugares de culto cristianos bajo su gobierno. El continuo descuido internacional de la difícil situación de los cristianos bajo el gobierno de la Autoridad Palestina solo puede llevar a la desaparición del cristianismo del lugar donde surgió.




El Dr. Edy Cohen es investigador en el BESA Center y autor del libro El Holocausto a los ojos de Mahmoud Abbas (hebreo). Se especializa en las relaciones interárabes, conflicto árabe-israelí, terrorismo y comunidades judías en el mundo árabe.