La oposición israelí pedirá la próxima semana la disolución del Parlamento

Post thumbnailYair Lapid Foto: Knéset
El jefe de la oposición israelí, Yair Lapid, anunció hoy que presentará la próxima semana una iniciativa para disolver la Knéset (Parlamento) y convocar elecciones, en medio de nuevas tensiones en la coalición de Gobierno.

El anuncio de Lapid llega después de que ayer el centrista Benny Gantz, socio de Gobierno de Benjamín Netanyahu, anunciase la apertura de una comisión para investigar el papel de la Oficina del Primer Ministro en una supuesta compra irregular de submarinos a Alemania, que afecta a personas muy cercanas al jefe del Ejecutivo.

Netanyahu se defendió hoy calificando de "cinismo" la apertura de la investigación: "Es vergonzoso que Gantz esté utilizando al Ejército como un ariete político", dijo en un encuentro con su partido Likud.

El centrista Lapid, mientras, aseguró en su cuenta de Twitter: "El 2 de diciembre, el próximo miércoles, someteremos a votación una iniciativa para disolver la Knéset. No la retiraremos en el último minuto. No negociaremos sobre esto, la ley se someterá a votación. Es hora de elecciones".

El líder de la oposición, que encabeza el partido Yesh Atid, acusó al Ejecutivo de unidad de ser "una colección de políticos que solo se preocupan de sí mismos. De sus puestos de trabajo. De sus peleas miserables".

Lapid cuestiona que "en un momento de crisis económica y sanitaria" como el actual el Gobierno esté sumido en la confusión y sea "corrupto, mimado, incapaz de gestionar nada".

"Insto a todas las facciones de la Cámara: este es vuestro momento de la verdad. El 2 de diciembre, el próximo miércoles. Si el Estado de israel es importante para vosotros, acabaremos con el peor Gobierno de la historia del Estado", invitó.

Gantz y Netanyahu pasaron de ser rivales a socios de Gobierno en mayo, pero apenas han tenido sintonía y las crisis en el Ejecutivo han sido constantes desde su formación, la última en agosto cuando los desacuerdos por el presupuesto estuvieron a punto de terminar en una convocatoria electoral. Ambos políticos tampoco han conseguido ponerse de acuerdo en un presupuesto general, aún pendiente de aprobarse.

La alianza entre ambos llevó a Lapid, que formaba parte de la coalición centrista Azul y Blanco liderada por Gantz, a dejar la formación y pasar a la bancada de la oposición.

Gantz descartó apoyar la disolución de la Knéset: "No le tengo miedo a las elecciones. Simplemente no creo que sean lo que el país necesita en este momento y seguiré haciendo todo lo que pueda por este Gobierno", dijo en un encuentro con su partido hoy, tras informaciones sobre nuevas tiranteces en el Ejecutivo por la apertura de la investigación de los submarinos.

El mes pasado, y tras una trifulca entre los miembros del Ejecutivo, quedó bloqueada la creación de una comisión de investigación en el Parlamento. Sin embargo, ayer Gantz anunció la apertura de una investigación dentro del Ministerio de Defensa, que lidera.

El caso investiga la posible compra irregular por parte de Israel de cinco submarinos de la naviera alemana ThyssenKrupp en la que se sospecha que habrían recibido sobornos personas muy cercanas al primer ministro, entre ellas Yitzjak Molcho, negociador jefe de Netanyahu y su enviado personal durante la última década, y David Shimron, su primo y abogado personal. EFE y Aurora