La Knéset aprueba en lectura preliminar una ley para evitar nuevas elecciones

Post thumbnailZvi Hauser del partido Derech Eerez Foto Knéset
La Knéset (Parlamento) aprobó hoy en lectura preliminar una ley que permitiría aplazar cien días la aprobación del presupuesto general del Estado, cuyo plazo acaba el próximo 24 de agosto y que amenaza con derrumbar el Ejecutivo y desencadenar nuevas elecciones, las cuartas en dos años.

La propuesta de ley, presentada por miembros del partido Derech Eretz, fue aprobada por 56 votos contra 41 en la Cámara de 120 diputados y deberá someterse a tres nuevas votaciones antes de ser promulgada.

La norma prevé extender cien días el plazo con el que cuenta el Gobierno para aprobar los presupuestos dado que, de no cumplirse, el Parlamento ha de disolverse y convocarse unas nuevas elecciones, un riesgo muy real en Israel ante las divisiones en la coalición a solo doce días de que finalice el plazo.

Los dos principales partidos del Ejecutivo de unidad, el Likud y el centrista Azul y Blanco, no han podido ponerse de acuerdo hasta el momento ni siquiera en el plazo que abarcarán los presupuestos, enfrentados sobre si deben solo cubrir los meses que quedan de 2020 o ser bianuales y abarcar todo 2021, como establece el acuerdo de Gobierno.

Benjamín Netanyahu, primer ministro y líder del Likud, es partidario de la primera opción que, según analistas, tiene por objetivo forzar, ahora o en un año, unos nuevos comicios para evitar ceder la jefatura de Gobierno a su socio y rival Benny Gantz, líder de Azul y Blanco y a quien debe ceder la jefatura del Gabinete en otoño de 2021, según lo previsto en el acuerdo de coalición.

Aunque se ha avanzado un primer paso con la aprobación de hoy, aún no está garantizado que la ley que permite postergar los presupuestos vaya a pasar todos los trámites parlamentarios que faltan. De hacerlo, daría al Ejecutivo un respiro de tres meses para limar sus asperezas en este y otros asuntos y lograr acercar posturas que mantengan la estabilidad. EFE y Aurora