La Casa Blanca espera que Israel reduzca el ritmo de la construcción de asentamientos

Post thumbnailFoto: Avi Ohayon GPO
En una primera reacción, Washington expresó su comprensión por la decisión del Gobierno de Israel de establecer un nuevo asentamiento, dado que la coalición del primer ministro, Biniamín Netanyahu, había prometido hacerlo antes de que el presidente norteamericano, Donald Trump, transmitiera sus objeciones a la expansión de los asentamientos. Al mismo tiempo, la Casa Blanca manifestó que espera que Israel disminuya el ritmo de la construcción de asentamientos, en el futuro. Un uncionario del gobierno norteamericano puntualizó que mientras que la Administración ha dejado en claro que  la existencia de los asentamientos no es en sí misma un impedimento para la paz; la actividad desenfrenada de asentamientos no ayuda a avanzar la paz.

El funcionario añadió que el gobierno israelí ha dejado en claro que su intención, en el futuro, es adoptar una política con respecto a las actividades de asentamiento que tenga en consideración las preocupaciones del presidente estadounidense.

Por su parte, los palestinos, condenaron la aprobación de nuevos asentamientos y reclamaron la intervención internacional. La funcionaria palestina, Hanan Ashrawi, manifestó que el anuncio "demuestra una vez más que Israel está más comprometido con apaciguar a su población de colonos ilegales que con acatar los requisitos para la estabilidad y para una paz justa". Ashrawi agregó que "es hora de que todos los miembros de la comunidad internacional sirvan a la causa de la paz y la justicia, y fuercen a Israel a cesar y desistir de sus actividades de asentamiento ilegales y unilateralismo ilegal de una vez por todas".