Israel y Emiratos se unen para luchar contra la escasez de agua

La recién creada empresa Negocios Verdes Israel-Golfo (GIGV, por sus siglas en inglés) busca crear oportunidades de un problema común, la escasez de agua, y exportar al golfo Pérsico la experiencia israelí después de la firma en septiembre de los acuerdos de paz con Emiratos y Bahréin.
Post thumbnail
El director ejecutivo de GIVG, Asher Fredman, explicó que las empresas israelíes están asesorando a compañías de Emiratos Árabes Unidos (EAU) en dos sectores principales: tratamiento de aguas y agricultura para que puedan reciclar el agua en lugar de desalinizarla y aprovecharla mejor para los cultivos.

Agregó que también están ayudando en la reducción de emisiones, en las redes eléctricas inteligentes y otras tecnologías que aporten "valor agregado", como mejorar la eficiencia energética de los edificios.

"Israel tiene empresas de tecnología punta sostenible" en estos sectores, afirmó Fredman.

El pasado mes de febrero, firmó un acuerdo con la emiratí United Stars Group para integrar tecnologías "verdes" en proyectos comerciales y residenciales de EAU, donde el sector inmobiliario es uno de los más florecientes (boyantes), aunque desde antes de la pandemia de la Covid-19 se vio afectado por el exceso de oferta y la reducción de la demanda.

"Habíamos echado el ojo a las tecnologías limpias y verdes de Israel desde hace tiempo", afirmó tras la firma del acuerdo el presidente de United Stars Group, Omar al Suwaidi.

Con la llegada de esas tecnologías a EAU, Fredman prevé el acceso a los mercados del golfo Pérsico: "Cuando Emiratos adopta algo, se difunde a los demás países" de la región, ubicada en la árida península arábiga.

"Nuestros socios emiratíes y bareiníes tienen relaciones con otros países del golfo, por lo que vamos a ver más y más tecnología (verde) allí", agregó Fredman, en referencia a los dos países con los que Israel selló los llamados Acuerdos de Abraham, mediados por Estados Unidos.

Asimismo, se mostró convencido de que en los próximos años los acuerdos entre Israel y los países del golfo en materia de agua ascenderán a cientos de miles de millones.

Los Gobiernos de esta región necesitan mejorar su empleo del agua para garantizar su seguridad alimentaria, algo que en la actualidad les ha llevado incluso a comprar tierras de cultivos en países africanos como Sudán, indicó.

Fredman consideró que la necesidad de mejorar su tecnología en el tratamiento de aguas va a promover un acercamiento también con aquellos países con los que aún no se han normalizado las relaciones, como Arabia Saudita.

"Al final esos lazos serán más y más fuertes y van a jugar un papel en llevar a Israel y Arabia Saudita a una paz abierta", aseveró el ejecutivo, que destaca que el reino -principal exportador de petróleo de la OPEP- ya está invirtiendo en energía limpia.

"El agua va a ser uno de los impulsores de la paz, no de la guerra, va a unir a nuestros países", remachó con entusiasmo. EFE