Israel: Ten en cuenta que el gigante transatlántico dormido se está despertando

Post thumbnailFoto ilustración: Gerd Altmann vía Pixabay
Se espera que las relaciones entre Estados Unidos y Europa, que alcanzaron un nuevo punto bajo durante la presidencia de Trump, se recuperen bajo la administración de Biden, y este desarrollo podría ser problemático para Israel. Jerusalén haría bien en mirar hacia el oeste y examinar los renovados lazos, y considerar los riesgos y oportunidades latentes.

Después de años de debilitamiento de la alianza transatlántica, exacerbada por los cuatro años en el cargo del presidente Trump, es probable que se reanude la cooperación estratégica entre la Unión Europea y Estados Unidos. Esta cooperación es necesaria para afrontar la crisis del coronavirus y sus consecuencias, así como los cambios geopolíticos y tecnológicos que se han producido en las últimas dos décadas. Un renovado diálogo entre los dos lados del Atlántico tendrá implicaciones para varios otros actores en la arena internacional, principalmente Rusia y China, así como para los actores a nivel regional, incluidos Turquía e Irán. También se aconseja a Israel que considere las implicaciones del aparente cambio. Israel haría bien en tener en cuenta los cambios emergentes y formular sus posiciones en consecuencia, sobre todo teniendo en cuenta que la administración estadounidense y la Unión Europea presentarán posturas coordinadas sobre cuestiones de importancia para él.

El colapso del bloque soviético hace tres décadas inició un proceso de distanciamiento de Estados Unidos con respecto a Europa y un debilitamiento de la asociación entre ellos. Esta tendencia se aceleró durante la presidencia de Trump. Detrás de este cambio estuvo la falta de una amenaza estratégica para los países europeos y Estados Unidos, junto con la opción disponible de implementar políticas en diversos marcos y organizaciones internacionales como sustituto del diálogo bilateral. Además, la voluntad estadounidense de utilizar la fuerza militar para promover objetivos e intereses contrastaba con la aversión europea a este recurso, y Estados Unidos dio un giro geoestratégico y económico hacia Asia frente al ascenso de China. Bajo una fina capa de "negocios como de costumbre", surgieron importantes desacuerdos entre los países de ambos lados del Atlántico. Si bien Europa continuó percibiendo como piedras angulares del orden internacional al sistema legal internacional, a las instituciones y a la diplomacia; Estados Unidos prefirió un curso de acción separatista, que ve los mecanismos y herramientas internacionales como un obstáculo para la implementación de políticas, y los socios tradicionales más enemigos que socios en la elaboración e implementación de políticas centradas en priorizar los intereses estadounidenses. El descontento de los líderes europeos con la conducta de Estados Unidos y el presidente Trump estuvo acompañado por el desprecio por el presidente y su tendencia a mantener la distancia, incluso antes de que el concepto de "Estados Unidos primero" fuera incorporado al discurso internacional.

Sin embargo, la elección de Joe Biden a la presidencia aumenta la probabilidad de que se reanude el diálogo estratégico entre Europa y Estados Unidos, que es fundamental para cualquier enfrentamiento exitoso con los desafíos y peligros que representan los valores e intereses, tal como los define la UE y la nueva administración estadounidense. Esto se reflejó en la plataforma oficial del Partido Demócrata de Estados Unidos y por el presidente electo durante y después de la campaña electoral. La Unión Europea también emitió una propuesta de agenda transatlántica y cooperación global que tenga en cuenta las cambiantes relaciones de poder geopolítico y tecnológico en la arena internacional. El marco formulado por la Comisión de la UE se anunció en UE-EE.UU.: una nueva agenda transatlántica para el cambio global, y se unieron a las recomendaciones de un grupo de trabajo en OTAN 2030: Unidos por una nueva era.

En la base de la asociación transatlántica se encuentra un conjunto común de valores, basados ​​en el respeto de los derechos humanos y las libertades, la igualdad de género, los derechos de las minorías, el Estado de derecho, la democracia y el multilateralismo, que en términos económicos se basa en un mercado libre y regulado y comercio internacional justo. La parte europea propone incluir un enfoque común para una serie de cuestiones mundiales y regionales en esta agenda. La UE ha priorizado la lucha contra el brote de coronavirus y la consiguiente crisis económica, así como la agenda verde; problemas tecnológicos; comercio; estándares para el orden democrático y el fortalecimiento y expansión de la democracia.

Estos principios son desafiados estratégica e ideológicamente por varios países y movimientos, sobre todo China y Rusia. Ambos han demostrado en los últimos años una creciente asertividad en el ámbito internacional, amenazando la estabilidad en varias regiones del mundo. En opinión de los estados miembros de la OTAN, la organización tiene la resiliencia y la fuerza económica y tecnológica para enfrentar los desafíos, pero para ello debe fortalecer la coordinación entre ellos y acordar una plataforma y agenda para la acción conjunta.

Israel debe considerar cuidadosamente sus propias posiciones sobre cuestiones en las que existe un acuerdo de principio entre Estados Unidos y Europa. Entre ellos:

Valores: La adhesión de Europa y Estados Unidos a los valores de la democracia, la libertad humana, el Estado de derecho y los sistemas legales e institucionales internacionales como base para una acción transatlántica conjunta puede plantear un desafío para varios países, incluido Israel. De hecho, Israel es visto cada vez más entre varios grupos del ala liberal en los Estados Unidos y en Europa como frecuente violador de este sistema de valores. Desde hace varios años, esta visión de Israel entre varios Estados miembros de la UE, agravada por las políticas del gobierno israelí sobre los asentamientos de Cisjordania, ha eliminado el diálogo político al más alto nivel. La renovación del diálogo transatlántico y la probabilidad de cooperación entre Estados Unidos y la UE pueden realzar la imagen negativa de Israel en Washington con respecto a su firmeza democrática y su compromiso con los derechos individuales y el estado de derecho.

El programa nuclear iraní: La UE elogió la intención del presidente electo Biden de volver al marco del acuerdo nuclear con Irán (JCPOA) y enfatizó que el acuerdo fue adoptado por la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad con el consentimiento de Estados Unidos. Alemania, Francia y Reino Unido han acogido con satisfacción la intención de Biden de regresar al JCPOA y rescindir las sanciones impuestas por el presidente Trump, a cambio del regreso de Irán al pleno cumplimiento de los términos del acuerdo. Biden y los socios europeos del JCPOA han declarado que un regreso al acuerdo será un punto de partida para más discusiones sobre algunos temas relacionados, así como otros que no se abordan en su marco, como el programa de misiles de Irán y su actividad regional. El compromiso de Estados Unidos con el JCPOA, en contraste con la posición de Israel, causó un daño significativo a las relaciones entre Estados Unidos e Israel y la agudizada disputa entre Israel y la UE. Por lo tanto, y en vista de la intención de Biden de volver al acuerdo, Israel debe formular una posición informada que tome en cuenta las lecciones de la campaña contra la adhesión de Estados Unidos al acuerdo (en 2015, bajo el presidente Obama); las implicaciones de la retirada de Estados Unidos en 2018 del JCPOA, que provocó una serie de violaciones iraníes de los términos del acuerdo; y la política estadounidense de "máxima presión" sobre Irán, a la que Biden parece oponerse. La continuación de la política israelí actual creará una confrontación con la entrante administración y con la Unión Europea, o simplemente será ignorada.

El proceso político entre Israel y los palestinos: si bien el Partido Demócrata y la Unión Europea están de acuerdo en el imperativo de una solución de dos Estados, sus posiciones sobre los temas centrales del conflicto israelo-palestino no son del todo idénticas. Contrariamente a la posición de la UE, la plataforma demócrata no menciona las fronteras de 1967. Reconoce a Jerusalén como la capital de Israel (sin una referencia separada a la parte oriental de la ciudad), al tiempo que estipula que el estatus de Jerusalén es un tema de negociación en las discusiones sobre un acuerdo de estatus permanente. Por su parte, la UE trata a Jerusalén como una entidad y al lado oriental como parte del territorio ocupado por Israel en 1967. La UE se opone a los asentamientos israelíes en la Ribera Occidental; la plataforma del Partido Demócrata se opone a su expansión.

Junto a las diferencias con Estados Unidos, que tendrán importancia si y solo cuando se reanuden las negociaciones israelo-palestinas, la UE recomienda una acción conjunta con la administración para establecer las condiciones necesarias para un progreso significativo en el proceso político, especialmente trabajando juntos para revivir el Cuarteto del Medio Oriente. En un diálogo con la administración de EE. UU. en el contexto del proceso político, el gobierno israelí deberá presentar un esquema integral para el progreso que abordará temas delicados como la construcción adicional en los asentamientos existentes, así como propuestas para mejorar la situación económica en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza. La amplia oposición israelí a acciones individuales, como la reanudación de la financiación estadounidense para la UNRWA o las discusiones dentro del Cuarteto, si no van acompañadas de una lista de propuestas constructivas, podría generar tensiones con la administración.

La región del Mediterráneo Oriental: a ambos lados del Atlántico, ha crecido el reconocimiento de que Turquía se está convirtiendo en una molestia estratégica. Un diálogo europeo-estadounidense sobre la cuestión de Turquía es un marco que será conveniente para Israel, que prefiere que sus propios desacuerdos bilaterales con Turquía no atraigan la atención internacional. Sin embargo, Israel no tiene interés en crear la impresión de que está presionando para que se adopten medidas de disuasión y sanción contra Turquía.

En conclusión, la entrada de Joe Biden a la Casa Blanca es una oportunidad para abrir una nueva página en la relación transatlántica. Es demasiado pronto para evaluar el alcance de un anticipado cambio en la política estadounidense, pero se espera que, junto con los desacuerdos, Estados Unidos haga un esfuerzo por coordinar posiciones con la UE sobre una serie de cuestiones que darán forma a la realidad geoestratégica de las próximas décadas, algunas de las cuales son de gran relevancia para Israel. Israel haría bien en tomar en cuenta los cambios emergentes y formular sus políticas en consecuencia, particularmente dado que la administración de Estados Unidos y la Unión Europea probablemente presentarán posiciones coordinadas sobre temas de importancia crítica.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies