Israel retrasa a última hora la aplicación del toque de queda nocturno

Post thumbnailEl primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Finanzas, Israel Katz, se reúnen con representantes de empresarios y trabajadores autónomos Foto archivo: Amos Ben- Gershom GPO vía Facebook
El Gobierno retrasó a última hora la aplicación del toque de queda nocturno que debía entrar hoy en vigor al no llegar a un acuerdo en la lista de comunidades afectadas por la COVID-19.

Es el segundo cambio en menos de un día que lleva a cabo el Ejecutivo sobre restricciones contra la pandemia, después de que ayer suspendiera por presiones de los partidos ultraortodoxos el confinamiento que había aprobado el jueves, y planteara, como alternativa, un toque de queda.

El toque de queda entrará en vigor este martes en las cuarenta localidades con mayor índice de contagios, desde las siete de la tarde a las cinco de las mañana. Los comercios no esenciales quedarán cerrados y los residentes solo podrán moverse a 500 metros de sus domicilios.

Los constantes cambios en la aplicación de las restricciones por el Gobierno de coalición han generado críticas en la oposición y la población que no siempre tiene claras las medidas vigentes.

En julio, Israel nombró a Ronni Gamzu como coordinador nacional para ejecutar una estrategia integral contra la segunda ola de coronavirus que no remite en el país, sin embargo sus recomendaciones generan disputas entre los miembros del Ejecutivo de coalición.

El Ministerio de Defensa movilizó hoy a miles de soldados para hacer cumplir las restricciones, en su mayoría en áreas árabes y ultraortodoxas.

Israel no consigue contener la segunda ola de coronavirus, con más de 2.200 casos ayer domingo, y teme además un aumento de contagios por el inicio la semana pasada del curso escolar.

Hasta ahora, más de 230 estudiantes y profesores han sido diagnosticados con COVID-19 y más de 5.000 alumnos y personal educativo están en cuarentena.

Israel, con casi nueve millones de habitantes, ha registrado cerca de 132.000 positivos y 1.022 muertes desde el inicio de la pandemia. EFE