Israel pospone la desescalada del confinamiento por las divisiones en el Gobierno

Post thumbnailFoto: Policía de Israel vía Facebook
El confinamiento, que debía terminar hoy en Israel, se mantiene hasta el domingo por desacuerdos en el Gobierno sobre cómo y cuándo iniciar la desescalada, tras casi un mes de cierre nacional.

Desde el pasado 18 de septiembre los israelíes contaban los días. Inicialmente, la fecha marcada en sus calendarios era el 10 de octubre, retrasada luego al 14 y, tras una nueva extensión anoche, el final del encierro se ha pospuesto para la medianoche del 18.

Durante la jornada de ayer, el Gabinete de Coronavirus debatió durante varias horas. Que las guarderías (jardines de infantes) sí, que los comercios no, que las ciudades verdes deberían abrir, que las rojas no; que hoy, que el viernes, que el domingo.

Finalmente la decisión fue no decidir y postergar una desescalada ansiada por la población y, tras los errores de la primera oleada, temida por las autoridades.

En conclusión, el cierre total se mantiene hasta la medianoche del domingo y el gabinete se reunirá nuevamente mañana para, esta vez sí, decidir los pasos a seguir.

Estos dependerán de la tasa de morbilidad e incluirían, en una primera etapa, la reapertura de guarderías y de algunos pequeños comercios, además de autorizar a restaurantes a vender comida para llevar.

Las últimas cifras, publicadas esta mañana, muestran que el índice de positivos mantiene una tendencia decreciente que se ubica hoy en un 5% -muy por debajo del 15% de hace algunas semanas- con tan solo 2.264 nuevos contagios detectados durante el día de ayer.

"Los expertos dijeron que la decisión de aliviar el confinamiento y comenzar una reapertura gradual requiere de un claro, definitivo y continuo descenso de la morbilidad, y que esto requiere de algunos días más", señala un comunicado de la Oficina del Primer Ministro y el Ministerio de Salud tras la decisión del gabinete.

Los medios informaron, sin embargo, que la principal traba es la falta de acuerdo entre los distintos ministerios, especialmente como consecuencia de diferencias entre representantes de Salud, de Educación y de Finanzas.

Israel Katz, ministro de Finanzas, habría defendido durante la reunión de ayer la posibilidad de continuar con un cierre parcial, durante el cual puedan abrir todos los pequeños comercios. Esta propuesta choca con la de Salud, en principio apoyada por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, que prevé un alivio lento y progresivo de las restricciones actuales, comenzando únicamente por los pequeños comercios cuyo trabajo no requiera recibir al público dentro de sus tiendas.

Según informó la radio pública Kan, el director general de Salud, Chezi Levy, reconoció que la división entre los representantes de Educación y de Salud sobre cuándo y cómo reabrir las escuelas era también un punto de conflicto significativo.

Por su parte, el coordinador nacional de la lucha contra la pandemia, Roni Gamzu, recomendó mantener el confinamiento, tal y como está, en las ciudades con mayor índice de casos, en su mayoría comunidades ultraortodoxas.

Mientras tanto, buena parte de la población ya muestra su agotamiento frente a la situación actual e incluso amenazan con desafiar las restricciones.

"No hay razón para continuar con el cierre de los comercios en las ciudades verdes. Si el 60% de Israel es verde, no se entiende por qué deben cerrar todos, causando que los negocios colapsen", dijo hoy Roee Cohen, presidente de la Federación Israelí de Pequeños Comercios, al diario Maariv, y cuestionó lo que llamó un "castigo colectivo" que ha provocado que la gente no tenga dinero para alimentar a sus familias.

Aunque las decisiones importantes sobre el futuro del confinamiento se tomarán mañana, los israelíes podrán a partir de este jueves, asistir a bodas de familiares, y los deportistas profesionales podrán volver a entrenar. Desde el viernes, además, se eliminarán las restricciones que dificultaban los viajes al extranjero.

La población sigue sin poder trasladarse más allá de un kilómetro de sus domicilios, la gran mayoría de los comercios siguen cerrados y la actividad pública aún está limitada al mínimo, entre otras varias restricciones.

Por otra parte, anoche quedó sin efecto la medida que impedía manifestarse a más de un kilómetro del domicilio, por lo que se prevé que este sábado se intensifiquen las protestas semanales frente a la residencia de Netanyahu, a quien acusan de haber gestionado la pandemia de forma irresponsable y priorizando sus intereses políticos sobre el bienestar de la población. EFE