Israel, los palestinos y las vacunas COVID-19: El nuevo libelo de sangre

Post thumbnailÁrabes israelíes y palestinos residentes en Jerusalén reciben inyecciones de organizaciones de salud israelíes (Ministerio de Salud de Israel)

  • Israel ha sido acusado de crímenes de guerra y de prevenir y negar la transferencia de vacunas a la población palestina de los territorios. Este aumento de críticas se basa en falsas, defectuosas, malignas y equivocadas suposiciones, o afirmaciones deliberadamente engañosas, de que Israel es la "potencia ocupante" en la Ribera Occidental [Cisjordania] y Gaza.

  • ¿Cuáles son las obligaciones legales de Israel? Israel no tiene ninguna obligación en virtud del derecho internacional humanitario de proporcionar vacunas a la población de los territorios. El estatus de Israel no es el de una "potencia ocupante", ya que no adquirió los territorios de una "potencia soberana derrocada" como lo exige la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, sino de una administración jordana que nunca había recibido el reconocimiento internacional de sus reclamos a la soberanía.

  • La única fuente de autoridad legal en los territorios son los Acuerdos de Oslo de 1993-95, acordados por Israel y el liderazgo palestino. Establecieron un régimen legal independiente por el cual la Autoridad Palestina tiene la responsabilidad total de gobernar aquellas partes de los territorios que los acuerdos ponen bajo su control.

  • En el artículo 17 del tercer anexo (civil) del acuerdo de Oslo 2, la parte palestina asumió plenos poderes y responsabilidades en el campo de la atención médica y la importación de medicamentos.

  • El 6 de enero de 2021, el Jerusalem Post informó que "los funcionarios del Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina dijeron que los palestinos no le han pedido a Israel que les suministre, ni que compre en su nombre, vacunas contra el nuevo coronavirus".

  • Claramente, las consideraciones epidemiológicas y morales requieren que tanto Israel como los palestinos cooperen para reducir el riesgo de propagación del Covid-19 entre sus respectivos territorios. Pero las acusaciones de que Israel tiene el deber legal internacional de proporcionar vacunas a los palestinos no tienen fundamento.


Como se esperaba, la atención internacional favorable dedicada al éxito de Israel en la adquisición de vacunas y la vacunación de su población contra el COVID-19 se ve compensada por una ola paralela y concertada de crítica internacional y hostilidad contra Israel entre los Estados, las organizaciones no gubernamentales y el mundo y parte de los medios israelíes.

Dichas críticas acusan febrilmente a Israel de prevenir y negar la transferencia de vacunas a la población palestina de los territorios. Ha alcanzado el nivel absurdo y obsceno de acusar a Israel de crímenes de guerra e incluso de "apartheid médico". Esta ola de críticas y hostilidad, basada en supuestos y hechos evidentemente falsos, tiene la naturaleza de un literal libelo de sangre contra Israel.

Esta ola de críticas es propagada y agravada por organizaciones como Amnistía Internacional, la campaña internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), la oficina de derechos humanos de la ONU, la ONG israelí "B’tzelem" y otras.

De hecho, la campaña de BDS está sufriendo signos de estancamiento inminente tras el reciente aumento en el apoyo y el comercio internacional con Israel que emana de los Acuerdos de Abraham de paz y normalización con los Estados Árabes del Golfo, Sudán y Marruecos. Ahora, con este nuevo libelo de sangre contra Israel, ha encontrado una nueva oportunidad al subirse al tren internacional acusando a Israel de “apartheid de la salud” y pidiendo sanciones contra Israel en el contexto de la transferencia de vacunación a los palestinos.

Este aumento de críticas se basa en falsas, defectuosas, malignas y equivocadas suposiciones, o afirmaciones deliberadamente engañosas, de que Israel es la "potencia ocupante" en las áreas de Judea y Samaria en la Ribera Ocidental y la Franja de Gaza.

Como supuesto corolario de esa errónea suposición, los detractores de Israel continúan afirmando que el derecho internacional humanitario, representado por el Cuarto Convenio de Ginebra, exige que Israel, como potencia ocupante, garantice y mantenga:

“los establecimientos y servicios médicos y hospitalarios, la salud pública y la higiene en el territorio ocupado, con especial referencia a la adopción y aplicación de las medidas profilácticas y preventivas necesarias para combatir la propagación de enfermedades contagiosas y epidemias.”1

Afirman que Israel, como potencia ocupante, debe proporcionar los suministros y la financiación necesarios para permitir la distribución de vacunas, así como para garantizar y mantener los establecimientos y servicios médicos y hospitalarios, la salud pública y la higiene, las medidas profilácticas y preventivas. para combatir enfermedades y epidemias.

Otra afirmación, no menos cuestionable, se refiere a la Franja de Gaza, gobernada por la organización terrorista Hamas, que atribuye a Israel la plena responsabilidad por la salud de la población, a la luz del bloqueo terrestre y marítimo de Israel mediante el cual, según los mismos críticos, Israel deliberadamente impide la transferencia de suministros humanitarios y de salud.

Estas suposiciones, afirmaciones y acusaciones están fuera de lugar, están equivocadas y, en muchos aspectos, emanan de un caldero de mala voluntad, envidia y una profunda hostilidad hacia Israel y sus logros.

¿Cuáles son las obligaciones legales de Israel?

Los siguientes párrafos buscan dejar las cosas claras en cuanto al estatus legal de los territorios, los requisitos legales que incumben a Israel de conformidad con los acuerdos con la OLP, así como las obligaciones legales de la Autoridad Palestina como organismo responsable del gobierno de esas áreas bajo su responsabilidad.

Del mismo modo, este documento abordará los reclamos sobre el bloqueo marítimo y terrestre de Israel de la Franja de Gaza, reconocido y justificado por la ONU, y destinado a evitar la importación de materiales y armamento estratégicos que podrían contribuir a las industrias de fabricación de cohetes y excavación de túneles de ataque del Hamás. Esto es especialmente importante a la luz de la curiosa situación en la que la Franja de Gaza se encuentra bajo el control militar absoluto de la organización terrorista Hamas, tras el violento derrocamiento de la administración de la Autoridad Palestina.

  1. Israel no tiene ninguna obligación en virtud del derecho internacional humanitario de proporcionar vacunas a la población de los territorios.


Dado que la condición de Israel no es la de una "potencia ocupante" y, por lo tanto, el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949 no es válido ni aplicable a los territorios, Israel no está obligado por sus disposiciones.

Si bien hubo cierta controversia sobre si la Convención de Ginebra se aplicó alguna vez en los territorios, Israel siempre ha mantenido la posición de que, dado que no adquirió los territorios de un "poder soberano derrocado" como lo requiere la convención, sino de una administración jordana que nunca había recibido reconocimiento internacional de sus reclamos de soberanía, las disposiciones del Cuarto Convenio de Ginebra nunca se aplicaron al territorio.

En consecuencia, la administración de Israel se basó, desde el principio, en las normas del derecho consuetudinario internacional tal como se establece en el Reglamento de La Haya de 1907 sobre la guerra terrestre.2

Sin embargo, hasta la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993, Israel asumió la responsabilidad de aplicar las disposiciones humanitarias de la Convención de Ginebra con respecto a la población palestina local. A lo largo de su administración, todas sus acciones han estado y siguen estando bajo la supervisión judicial del Tribunal Supremo de Israel.

  1. El único régimen legal aceptado en los territorios es el acordado por Israel y el liderazgo palestino en los Acuerdos de Oslo.


Desde que Israel y la OLP firmaron los Acuerdos de Oslo de 1993-95, acordaron dividir los territorios entre ellos hasta que se completaran las negociaciones sobre su estatus permanente.

Con ese fin, las partes establecieron un régimen jurídico independiente en virtud del cual la Autoridad Palestina tiene la plena responsabilidad de gobernar las partes de los territorios que los acuerdos ponen bajo su control.

Este régimen jurídico sustituyó a cualquier régimen jurídico anterior, e incluso si hay quienes, a pesar de la posición contraria de Israel, consideraron que la Convención de Ginebra se había aplicado hasta entonces, con la firma de los Acuerdos de Oslo, el nuevo régimen jurídico lo sustituyó por “lex specialis".

Los Acuerdos de Oslo fueron refrendados por los líderes de Estados Unidos, Rusia, la UE, Egipto, Jordania y Noruega, y posteriormente fueron reafirmados en varias resoluciones de la ONU.

Su vigencia continua determina las interrelaciones entre Israel y la Autoridad Palestina. Esto es especialmente cierto a la luz del hecho de que sirven como la única fuente de autoridad legal para el establecimiento y la existencia continua de la Autoridad Palestina y sus órganos asociados, incluida su presidencia.

  1. La Autoridad Palestina tiene plenos poderes y responsabilidades en el ámbito de la atención de la salud y la importación de medicamentos.


En el artículo 17 del tercer anexo (civil) del acuerdo de Oslo II, la parte palestina asumió plenos poderes y responsabilidades en el campo de la atención de la salud.

Se comprometieron en el párrafo 2 del artículo 17:

“[…] Continuar aplicando los estándares actuales de vacunación de los palestinos y mejorarlos de acuerdo con los estándares internacionalmente aceptados en el campo, teniendo en cuenta las recomendaciones de la OMS.”

En los párrafos 6 y 7, acordaron que:

“Israel y la parte palestina intercambiarán información sobre epidemias y enfermedades contagiosas, cooperarán para combatirlas y desarrollarán métodos para el intercambio de archivos y documentos médicos.”

Similarmente:

“Los sistemas de salud de Israel y de la parte palestina mantendrán buenas relaciones de trabajo en todos los asuntos, incluida la asistencia mutua para brindar primeros auxilios en casos de emergencia, instrucción médica, capacitación profesional e intercambio de información.3

  1. El bloqueo marítimo de Israel de la Franja de Gaza no impide el traslado y de materiales humanitarios y de salud.


La organización terrorista Hamas que gobierna la Franja de Gaza continúa descuidando descaradamente la salud y el bienestar de su población al priorizar su atención únicamente en la hostilidad hacia Israel y su población civil.

El bloqueo marítimo y terrestre de la Franja de Gaza por parte de Israel sirve para prevenir la importación e introducción de artículos estratégicos que buscan mejorar la capacidad de construcción de cohetes y las industrias de construcción de túneles de Hamás, así como otros medios para aterrorizar a Israel.

La imposición por parte de Israel de su bloqueo marítimo y las acciones de Israel para restringir los envíos a Gaza fueron el tema de un Panel de Investigación del Secretario General de la ONU en 2011, encabezado por Sir Geoffrey Palmer.

El informe de la ONU reconoció la legitimidad del bloqueo marítimo de Israel y concluyó:

“Israel enfrenta una amenaza real a su seguridad por parte de grupos militantes en Gaza. El bloqueo naval se impuso como una medida de seguridad legítima para evitar que las armas ingresaran a Gaza por mar y su implementación cumplió con los requisitos del derecho internacional".4

Israel no impide el paso de equipo médico y humanitario, alimentos y otros artículos necesarios para la vida civil cotidiana. Por el contrario, diariamente se entregan miles de toneladas de mercancías a la Franja de Gaza a través de los puntos de paso.

Según el reciente resumen semanal de actividad en los cruces entre Israel y la Franja de Gaza durante la semana del 3 al 9 de enero de 2021, publicado por la Oficina del Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT), casi 2.000 camiones transportaron 56.000 toneladas de bienes y equipos y cuatro millones y medio de litros de combustible.5

Resumen semanal de la actividad de COGAT


Además, más de 36.000 residentes palestinos de la Franja de Gaza y Judea y Samaria pasaron por los cruces hacia Israel, incluidos diecisiete mil cruces humanitarios y cincuenta y dos ambulancias.6

Por otro lado, la Autoridad Palestina ha rechazado varios envíos de ayuda de emergencia de los Emiratos Árabes Unidos porque fueron entregados al aeropuerto Ben Gurion de Israel.7

Un avión de carga operado por Etihad Airways de los Emiratos Árabes Unidos descarga ayuda relacionada con la enfermedad del coronavirus para los palestinos en el aeropuerto Ben Gurion. La entrega fue rechazada. (Autoridad de Aeropuertos de Israel)


  1. Israel no ha rechazado la transferencia de vacunas al territorio palestino y la Autoridad Palestina está administrando su propio programa de importación de vacunas.


En un artículo publicado por el Instituto Gatestone el 12 de enero de 2021, el coronel británico Richard Kemp escribió:

“La Autoridad Palestina tiene sus propios planes para vacunar a su población, incluso en conjunto con el plan Covax de la Organización Mundial de la Salud. Hasta ahora, ni la Autoridad Palestina ni el régimen terrorista de Hamas que gobierna la Franja de Gaza han pedido a Israel ayuda con las vacunas, evidentemente prefiriendo sus propios caminos. Sin embargo, el 5 de enero, un funcionario de la Autoridad Palestina afirmó que la Autoridad Palestina ahora está discutiendo con Israel la posibilidad de que se les suministren algunas vacunas, lo que, según los informes, las autoridades israelíes están considerando.”8

Además, como informó Reuters el 10 de enero de 2021, un funcionario de la Organización Mundial de la Salud confirmó que se habían mantenido conversaciones informales con Israel sobre la asignación de suministros de inoculación para los trabajadores de la salud palestinos y que Israel había accedido a explorar dicha opción.9

De manera similar, en un artículo publicado en el Jerusalem Post el 6 de enero de 2021, Khaled Abu Toamah informó, según el Ministerio de Salud palestino, que se espera que las primeras dosis de vacunas lleguen a la Ribera Occidental a principios del próximo mes:

“La semana pasada, los funcionarios del Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina dijeron que los palestinos no le han pedido a Israel que les suministre, ni que compre en su nombre, vacunas contra el nuevo coronavirus. La Autoridad Palestina estuvo en contacto con varias fuentes para obtener las vacunas, dijeron los funcionarios.”10

  1. La acusación de "apartheid médico" por parte de Israel es infundada, deliberada, maligna y completamente absurda.


En coordinación con todos los líderes de la comunidad árabe en Israel, los ciudadanos árabes de Israel están siendo vacunados desde que comenzó el programa de vacunación, a pesar de algunas reticencias iniciales de estos mismos ciudadanos árabes.

En cuanto a la vacunación en los territorios, en un artículo publicado por The Spectator con fecha 10 de enero de 2021, titulado "[En] Lo que Amnistía Internacional se equivoca con el programa de vacunas de Israel", Jake Wallis Simons escribió:

“Los funcionarios de enlace palestinos ya se habían puesto en contacto discretamente con el departamento de Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT) de Israel para solicitar la vacuna. Los israelíes habían aceptado ayudar. Ayudar a los palestinos tenía sentido, ya que era vital mantener un grado de buena voluntad en la coordinación entre las dos partes en la Ribera Occidental.”11

En una declaración oficial de fecha 26 de noviembre de 2020, emitida a los residentes de la Franja de Gaza por el Coordinador de Actividades Gubernamentales de Israel en los Territorios, 12 el Maj. Gen. Abu Rukun de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) declaró:

“Nos parece importante enfatizar claramente que ni yo, ni la organización que encabezo, ni ningún otro representante de Israel, hemos obstaculizado ninguna solicitud o requisito para el ingreso de asistencia médica de ningún tipo. Damos la bienvenida a toda la ayuda de las diversas fuentes.

A la luz de la situación, COGAT está permitiendo la asistencia de la comunidad internacional al sistema de salud de la Franja de Gaza.

Hasta ahora, han llegado muchas docenas de respiradores (ventiladores), así como muchas máquinas de PCR, que han aumentado el ritmo de las pruebas de 200 a 2500 pruebas por día.

Han llegado docenas de generadores de oxígeno y cientos de inhaladores para uso hospitalario y doméstico. Se han agregado cientos de camas de hospital y, con nuestra coordinación, se ha permitido la entrada de aproximadamente 600 toneladas de medicamentos esenciales y equipos médicos, incluidos decenas de miles de kits de prueba de coronavirus.

Toda esa asistencia puede ayudar al sistema de salud a brindar atención y salvar vidas. La pandemia de COVID-19 es un desafío global, y todas las partes deben esforzarse por encontrar una solución a ese desafío.”

  1. Importancia de las consideraciones epidemiológicas y morales para la cooperación entre Israel y los palestinos.


El actual libelo internacional de sangre que acusa a Israel de prevenir la transferencia de vacunas COVID-19 no es más que otro intento de socavar la legitimidad de Israel, utilizando la preocupación por la propagación de la COVID-19 como excusa para montar una nueva serie de infundadas, deliberadas y falsas críticas a Israel.

Como lo exigen los Acuerdos de Oslo, la Autoridad Palestina está llevando a cabo sus propias negociaciones y haciendo los arreglos apropiados para la importación de vacunas.

Israel y las zonas bajo el gobierno de la Autoridad Palestina son entidades geográficas independientes, cada una con sus propias responsabilidades frente a su propia población, incluso en el ámbito de la atención de la salud.

Israel no tiene la obligación de proporcionar vacunas a la población palestina de los territorios.

Sin embargo, claramente, a la luz de la proximidad geográfica entre Israel y las áreas de Judea y Samaria en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza, las consideraciones epidemiológicas y morales requieren que tanto Israel como los palestinos actúen con responsabilidad y cooperen con miras a reducir el riesgo de la COVID-19 extendiéndose entre sus respectivos territorios.

Con este fin, Israel y los palestinos están cooperando e intercambiando información de conformidad con sus respectivas obligaciones en los Acuerdos de Oslo.

Pero las acusaciones de que Israel tiene el deber legal internacional de proporcionar vacunas a los palestinos no tienen fundamento, especialmente a la luz del hecho de que el liderazgo palestino no ha solicitado asistencia y está en proceso de adquirir las vacunas necesarias de forma independiente.

Notas

1 https://ihl-databases.icrc.org/applic/ihl/ihl.nsf/ART/380-600063?OpenDocument

2 https://ihl-databases.icrc.org/ihl/INTRO/195

3 https://mfa.gov.il/MFA/ForeignPolicy/Peace/Guide/Pages/THE%20ISRAELI-PALESTINIAN%20INTERIM%20AGREEMENT%20-%20Annex%20III.aspx#app-17

4 https://unispal.un.org/DPA/DPR/unispal.nsf/5ba47a5c6cef541b802563e000493b8c/1922b40c9f4575598525790300457132?OpenDocument

5 https://twitter.com/cogatonline/status/1348673476316585986/photo/2

6 https://mobile.twitter.com/cogatonline?lang=en

7 https://www.aljazeera.com/news/2020/5/21/palestinian-authority-rejects-uae-aid-sent-via-israeli-airport

8 https://www.gatestoneinstitute.org/16930/israel-vaccination-programme

9 https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-israel-palestinian/palestinians-say-vaccines-could-come-in-march-accuse-israel-of-shirking-duty-to-supply -ellos-idUSKBN29F0I6

10 www.jpost.com/health-science/Palestinians-say-they-are-now-trying-to-get-vaccines-from Israel-654352

11 https: // www.spectator.co.uk/article/what-amnesty-international-gets-wrong-about-israel-s-vaccine-programme

12 https://www.tv7israelnews.com/cogat-israel-ensures-aid-to-gaza/

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

Emb. Alan Baker es director del Instituto de Asuntos Contemporáneos del Jerusalem Center y director del Global Law Forum. Participó en la negociación y redacción de los Acuerdos de Oslo con los palestinos, así como acuerdos y tratados de paz con Egipto, Jordania y Líbano. Se desempeñó como asesor legal y subdirector general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y como embajador de Israel en Canadá.