Israel enfrenta una amenaza existencial interna

Post thumbnailCentro de Lod, Israel, Foto: Wikimedia Commons Dominio Público
El gobierno israelí vive en la negación de la creciente anarquía violenta en el Negev, Galilea y en ciertas ciudades. Poner fin a este fenómeno, que se está convirtiendo en una amenaza existencial, requiere un esfuerzo total para fortalecer el poder de las fuerzas armadas y la policía, junto con los preparativos adecuados por parte de la Fiscalía del Estado y el sistema legal para restaurar la soberanía y la gobernabilidad.

Hace poco más de una semana, los autos y camiones del municipio de Lod fueron quemados luego de que se destruyera una residencia ilegal. Los disparos se escuchan habitualmente en esa ciudad. En Galilea y el Negev, los dueños de negocios e incluso las empresas gubernamentales se someten a amenazas de extorsión y pagan dinero de protección para sobrevivir. En el Negev hay disparos de día y de noche, incluso en las cercanías de las comunidades. Los jueces son amenazados y la policía sufre una falta crónica de efectivos.

El reconocimiento de que existe esta difícil realidad no ha dado lugar a un enfrentamiento serio a la cuestión ni al reconocimiento de la impotencia de Israel para implementar su soberanía. La organización Hashomer Hahadash (Nuevo Guardián), que ofrece protección a los agricultores, es insuficiente: su principal contribución es sensibilizar y reclutar personas para la actividad voluntaria, pero esa actividad es de pequeña escala y carece de autoridad.

¿Dónde puede dormir tranquilo un ciudadano judío sin temer que le roben el coche aparcado? En comunidades "no planificadas" del sur de los Montes Hebron, como Avigayil y Asael; ¿O en la gran y planificada comunidad vecina de Meitar, que se encuentra dentro de la Línea Verde? La diferencia es que en la Ribera Occidental existe un régimen de seguridad bajo los auspicios de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). El hecho de que en el Negev y en la Galilea la amenaza a la gobernabilidad esté encabezada por clanes criminales con ciudadanía israelí impide que las autoridades internalicen la importancia de la amenaza. Para decirlo claramente, el Estado oficial de Israel ni siquiera ha comenzado a desarrollar un enfoque conceptual de esta emergente realidad.

Lo que se necesita es un esfuerzo más serio para comprender lo que está sucediendo. Nos enfrentamos a una amenaza a gran escala, con todo lo que ello conlleva, a la soberanía y, de hecho, a la existencia del Estado judío. La magnitud de la amenaza requiere una reconfiguración sistémica que incorpore plenamente a las fuerzas de seguridad, incluidas las unidades de las FDI.

Después del desarraigo de los residentes de Gush Katif en 2005, el [diario] Haaretz me citó diciendo: “Aquí, en una decisión soberana del Estado de Israel, que se implementó mediante el despliegue del ejército y la policía, le dimos al Estado de Israel el derecho y la justificación de imponer sus leyes y su soberanía a otros ciudadanos también en otros lugares”. Respondiendo a los reclamos de que el ejército no debe usarse para fines domésticos, dije que el soberano debe defender su soberanía contra amenazas tanto internas como externas, y que tiene un ejército y una fuerza policial para ese propósito.

En tiempos normales, un Estado democrático debería utilizar sus fuerzas armadas para defenderse contra un enemigo externo y su fuerza policial para el mantenimiento del orden público interno. Pero cuando la amenaza interna llega a un estado de emergencia, la distinción entre la amenaza externa e interna pierde su significado. También en París y Bruselas, durante las últimas décadas, se han desplegado unidades militares para ayudar a la policía.

A menudo se dice que "sólo en Israel está todo el país en servicio de reserva", pero ese adagio no ha sido cierto durante mucho tiempo. La mayoría de los dados de baja de las FDI no son asignados a las unidades de reserva en absoluto. Lo que se necesita es la creación de una fuerza de seguridad considerable basada en soldados de reserva y quizás bajo la autoridad del Comando del Frente Interior o la Policía de Fronteras. Esta sería una especie de "guardia civil" similar a la Guardia Nacional en los Estados Unidos, pero expandida, empoderada y profesional.

Los ciudadanos amenazados merecen protección estatal. Lamentablemente, el gobierno israelí lo niega y no se permite reconocer un fenómeno que se está convirtiendo en una amenaza existencial. Lo que se necesita es una campaña total: la formación de una fuerza militar y policial junto con los preparativos adecuados por parte de la Fiscalía del Estado y el sistema legal para restaurar la soberanía y la gobernanza.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El General de División (res.) Gershon Hacohen es investigador senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Mandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.