Israel baja el ratio de positivos a casi la mitad en diez días

Post thumbnailFoto: Magen David Adom
Cuando se cumplen tres semanas de confinamiento nacional en Israel, las cifras de coronavirus muestran por fin una mejoría, con el porcentaje de positivos situándose hoy en el 8%, frente al más de 15% que se superó el 30 de septiembre.

Un 8% de los israelíes a los que se les practica el test dan positivo por el virus, una buena noticia frente a las cifras de alrededor de un 13% que se han mantenido constantes en las últimas semanas y que hace diez días llegaron a alcanzar un preocupante 15%.

Además, el Ministerio de Salud dio hoy una cifra de nuevos positivos en 24 horas de 3.693, con cerca de 50.000 pruebas realizadas. Estos datos confirman la tendencia a la baja de las infecciones, pese a mantener al país aún en cifras altas que hay que reducir.

El objetivo de Salud para empezar la desescalada sería situarse por debajo de las dos mil infecciones diarias, algo que parecía impensable hace semanas, cuando se alcanzaron cerca de 9.000 nuevos positivos en un día.

La cifra de casos graves hospitalizados sigue siendo también alta, con 849, por encima de los ochocientos que según Salud pueden gestionar los hospitales.

Esta semana el Gobierno apostó por mantener las restricciones, y extendió las limitaciones a las manifestaciones y rezos grupales durante una semana más, hasta el próximo miércoles.

Israel empezó un segundo confinamiento nacional el pasado 18 de septiembre, lleno de excepciones y que tuvo que endurecer una semana más tarde ante el aumento de los contagios. Este finalizará el próximo día 14, si no es prolongado.

En los últimos días se han sucedido los enfrentamientos entre la Policía y manifestantes -que piden desde hace meses la dimisión del primer ministro, Benjamín Netanyhu- y de los agentes con concentraciones de judíos ultraortodoxos que se congregan en sinagogas para rezar, pese a estar prohibido por la normativa.

La población está descontenta con la gestión que las autoridades han hecho de la segunda ola del virus, a lo que no ayuda la gran cantidad de políticos, altos cargos y sus familiares que han sido pillados violando las normas, que han impedido a las familias juntarse para pasar juntos las festividades judías del mes de septiembre y octubre (Año Nuevo, Yom Kipur y Sucot).

Desde que comenzó la pandemia, Israel ha sufrido 1.879 muertes por la covid-19 y unas 286.000 personas han sido infectadas, más de la mitad durante el pasado septiembre. EFE