Israel baja de los 2.000 contagios diarios y se acerca a las cifras de julio

Post thumbnailFoto: Magen David Adom
La tendencia a la baja continúa. Israel bajó hoy por primera vez en semanas de los dos mil contagios diarios y empieza a situarse en cifras similares al mes de julio, confirmando que empieza a controlarse la segunda ola de la pandemia tras casi un mes de confinamiento.

1.994 es la última y esperanzadora cifra de los nuevos positivos diarios que difundió esta mañana el Ministerio de Salud y que insufla optimismo al país que ha vivido en septiembre y lo que va de octubre una rápida escalada con números vertiginosos de infecciones, que han llegado a las 9.000 diarias y a una altísima tasa de positivos en los test del 15%.

Hoy el porcentaje de positivos está en torno al 5%, igual que la víspera, lo que permite corroborar que la expansión del virus va remitiendo. Otra buena noticia es que el número de enfermos graves hospitalizados se sitúa esta mañana en 734, por primera vez por debajo de los 800 que Salud fijó como límite para saturar el sistema sanitario.

Estas cifras avalan los planes de comenzar pronto una desescalada lenta, que esta tarde se debatirán de nuevo en el Gabinete de Coronavirus. Según la radio pública Kan, se espera que desde el domingo (día laborable en Israel) se permita la apertura de negocios que no tengan atención al público y que reinicie el servicio a domicilio de restaurantes (hasta ahora, solo se podía ir a recoger comida encargada).

Otra de las medidas que se espera implementar la próxima semana es la reapertura de las guarderías infantiles (jardines de infantes).

Esta medianoche, además, el aeropuerto internacional de Ben Gurión, que ha estado operando al mínimo, reanudará sus operaciones normales, aunque con una demanda de vuelos muy limitada por la pandemia mundial. Los israelíes que hayan dado negativo en un test y viajen a países "verdes", con bajas infecciones, no tendrán que hacer una cuarentena de 14 días a su regreso al país, mientras que los que vengan de países "rojos" (como España) tendrán que aislarse dos semanas.

Desde que comenzó el confinamiento, el 18 de septiembre, los israelíes podían viajar solo en vuelos que hubieran comprado antes del 25 del mes pasado, lo que había bajado enormemente el número de vuelos, hasta el punto de que varias aerolíneas habían amenazado con denunciar el Estado por daños y perjuicios. Las aerolíneas nacionales El Al e Israir tienen ya una veintena de vuelos programados a distintos destinos para el domingo.

El sector ultraortodoxo presiona para que se permita cuanto antes la apertura de los colegios y yeshivás (escuelas talmúdicas) y el ministro de Interior, Aryeh Deri ha advertido de que de no presentarse pronto un plan en este sentido podría haber una "rebelión" en el sector haredí (literalmente, "los temerosos de dios").

Muchas de las zonas del país demarcadas como "rojas", con mayores infecciones y en las que se mantendrán más tiempo las restricciones, tienen una gran población ultraortodoxa, por lo que estas podrían tardar más en volver a las aulas.

Desde que a finales de febrero llegó el coronavirus, Israel -con unos nueve millones de habitantes- ha sufrido cerca de 300.000 infecciones y 2.099 muertos por la Covid-19, más de la mitad de ellos en el último mes y medio. EFE