Israel, al borde de otros comicios a un día de fin de plazo para presupuestos

Post thumbnailBenny Gantz y Benjamín Netanyahu Foto: Gali Tibbon/Pool vía REUTERS
La víspera de que acabe el plazo para aprobar los presupuestos de Israel, Benjamín Netanyahu y Benny Gantz siguen sin acuerdo. Si no hay pacto ni sale adelante una prórroga antes de la medianoche de mañana, el Parlamento se disolverá e Israel se verá abocado a sus cuartos comicios en un año y medio.

Desde hace meses, los dos principales socios de la coalición mantienen una disputa sobre el presupuesto del Estado y no se ponen de acuerdo siquiera en el plazo que debe abarcar. Desde hace días, se limitan a tratar de negociar una prórroga que les dé un poco de margen, pero, a un día de la votación, tampoco lo han conseguido.

SIN ACUERDO A LA VISTA

Por ahora "no hay ningún acuerdo, solo discusiones constantes para llegar a un entendimiento que evite elecciones", explicó una portavoz del partido Azul y Blanco, encabezado por Benny Gantz.

Los reproches y acusaciones entre este y el Likud de Netanyahu fueron la tónica general de las últimas semanas y la cancelación hoy, por segunda vez, de la reunión semanal del Gabinete de Ministros muestra lo profundo de la división.

"A día de hoy tenemos un Gobierno disfuncional", admitió hoy un alto cargo del Likud a la radio pública Kan.

Netanyahu quiere sacar adelante un presupuesto para lo que queda de año, mientras que Gantz insiste en unas cuentas que incluyan 2021, tal como establece el pacto de coalición.

Y en medio de las negociaciones está el nombramiento de altos cargos de Justicia que tiene que ser renovados próximamente.

“El hecho de que Netanyahu, quien actualmente está siendo juzgado por delitos graves, esté involucrado en negociaciones políticas que incluyen una demanda de mayor influencia sobre el nombramiento del fiscal del Estado y el fiscal general, a quien enfrentará en la sala del tribunal, deja al descubierto la gravedad del conflicto de intereses", dijo hoy el presidente del Instituto para la Democracia de Israel, Yohanan Plesner, que las tachó de "negociaciones ilegítimas".

PRÓRROGA PARA EVITAR ELECCIONES

La única opción factible ahora es aprobar a toda prisa entre hoy y mañana una ley que posponga el plazo legal límite para los presupuestos, de cien días desde la jura del Gobierno.

Sobre la mesa está una propuesta del diputado Zvi Hauser, que sugiere una prórroga de otros cien días, en los que el comité parlamentario de Finanzas debería aprobar una ley de presupuestos para estabilizar la economía.

Además, se formaría de inmediato un comité para emitir una opinión sobre el modo en que se nombran los altos funcionarios del Estado y, hasta que sus conclusiones se acepten, no habría nombramientos. Este es un punto clave, porque Azul y Blanco acusa a Netanyahu de haber provocado la crisis, precisamente, para manipular los nombramientos en Justicia, para ayudarle a salvarse en su juicio por corrupción.

El Comité de Finanzas retomó hoy el debate de la ley de prórroga, que la semana pasada se aprobó de forma preliminar pero que no pudo ser hoy presentada en el pleno de la Knéset (Parlamento) para aprobarse en segunda y tercera lecturas por fata de consenso.

La sesión plenaria de hoy se ha pospuesto hasta la noche para dar tiempo a las negociaciones y tratar de sacar adelante una legislación que evite la caída del Gobierno apenas cuatro meses después de iniciar sus funciones.

EL JUICIO DE NETANYAHU, UN FACTOR DE INESTABILIDAD

Esta crisis pone a Israel al borde del colapso político. El Ejecutivo podría desvanecerse mañana como un castillo de naipes y llevar a los israelíes a las urnas en otoño, por cuarta vez en poco más de año y medio.

Para el analista Amir Oren, Netanyahu está usando esta situación para favorecer sus intereses y buscar protección ante el juicio que enfrenta acusado de fraude, cohecho y abuso de confianza.

Analistas y fuentes de Azul y Blanco aseguran que el Likud pretende cambiar los mecanismos de elección de altos cargos para tener más influencia en el nombramiento de los próximos jefe de Policía y asesor legal del Estado, pendientes de designar.

Estos cargos deberían renovarse esta próxima semana, cien días después de la formación del Gobierno, pero Netanyahu "juega con ello e intenta congelar el proceso hasta noviembre" para decantarlo en su propio beneficio, considera Oren.

Según él, el primer ministro trata al resto de miembros del Gobierno, los de su partido y los demás, "como marionetas", y "solo cuando consiga lo que quiere decidirá si hay elecciones o no".

El segundo de Azul y Blanco y titular de Exteriores, Gaby Ashkenazi, ha asegurado que su partido "no permitirá que los nombramientos estén politizados".

"El presupuesto es una excusa, no es el problema. Él (Netanyahu) tiene motivos personales, quiere que le demos todo tipo de protecciones para su juicio. Quiere nombrar al asesor legal del Estado, pero no le dejaremos", declaró.

NETANYAHU, DISPUESTO A IR A LAS URNAS

Analistas creen que "Bibi" (Netanyahu) busca comicios para desembarazarse de Gantz, con quien pactó una alternancia en la jefatura del Gobierno que haría que le releve del cargo en otoño de 2021, y que suponen que podría reforzar su posición en las urnas.

Meir Shitrit, exministro de Justicia y antiguo miembro del Likud, explica que cree que "es mejor que Israel vaya a nuevas elecciones" antes que permitir que Netanyahu erosione el sistema judicial y comprometa la separación de poderes.

Para él, y para otros muchos que salen a las calles cada sábado a manifestarse contra el primer ministro desde hace meses, "es inaceptable" que alguien que enfrenta cargos penales pueda intervenir en la designación de dirigentes judiciales.

El articulista Sever Plocker opinaba hoy en el diario "Yediot Aharonot" que es mejor que haya nuevos comicios que mantener un Gobierno que no ha logrado hacer un presupuesto, ni frenar la segunda ola de coronavirus, cuyos miembros se hablan "como si fueran dirigentes de Estados enemigos" y donde los enfrentamientos entre los portavoces de los socios del Gobierno suenan "como el peor anuncio de campaña". EFE