Irán y China: ¿camino a un acuerdo estratégico a largo plazo?

Post thumbnailHassan Rohani, Xi Jinping y Ali Khamenei Foto Khamenei.ir
El reporte de la emergente cooperación entre Teherán y Beijing ha despertado mucho interés, pero debe tomarse con un grano de sal. Los iraníes están ansiosos por avanzar en el acuerdo económico-militar pero, si se firma, los chinos no necesariamente se apresurarán a implementar todas sus disposiciones, ciertamente no los componentes militares.

El 11 de julio de 2020 The New York Times publicó el borrador de un acuerdo estratégico de 25 años entre Irán y China, filtrado por fuentes en Teherán, para consternación de Beijing. Según el borrador, China recibirá prioridad en miles de millones de dólares en inversiones en infraestructura en Irán, y un suministro regular de petróleo y gas con un descuento sustancial, mientras que la cooperación militar entre ambos países aumentará. Se cree que Irán ha estado trabajando en este acuerdo desde la visita de Xi Jinping a Irán en 2016. Los chinos están interesados ​​principalmente en los beneficios comerciales a largo plazo, mientras se preocupan por mantener un equilibrio en sus relaciones con Irán y con los Estados del Golfo. Por lo tanto, no tienen intención de promover una alianza militar con Irán contra Estados Unidos y, ciertamente, no contra Arabia Saudita e Israel. Se cree que Beijing sopesará el riesgo para la estabilidad en Irán antes de decidir aprobar dicho acuerdo e incluso, si se firma uno, no hay garantía de que se implemente.

El 11 de julio de 2020 The New York Times publicó un borrador de acuerdo estratégico de 25 años entre Irán y China. El documento de 18 páginas aparentemente fue filtrado por fuentes en Irán, para consternación de Beijing. Según el borrador publicado, China recibirá prioridad en inversiones por valor de miles de millones de dólares en proyectos de infraestructura en Irán, que incluyen transporte, puertos, carreteras, ferrocarriles, bancos y comunicaciones, además de empresas cooperativas en ciberseguridad, investigación y desarrollo, e inteligencia. El borrador también menciona la posibilidad de entrenamiento y ejercicios militares conjuntos. Irán se comprometerá a proporcionar un suministro regular a largo plazo de petróleo y gas a China con un descuento sustancial. La sección militar del borrador del acuerdo publicado estipula la formación de un comité militar conjunto para las industrias militares para promover el diseño y la fabricación de armamento.

Las discusiones sobre el acuerdo son una continuación de la visita del presidente chino Xi Jinping a Irán en 2016, cuando las relaciones entre ambos países se renovaron como una "asociación estratégica integral" (Beijing usó el mismo término exacto para describir sus relaciones con Arabia Saudita durante la misma visita, y también con más de 20 países). Al concluir esa visita se informó que se habían firmado 17 acuerdos y que se había acordado expandir el comercio bilateral por un factor de 10 a $600 mil millones, un objetivo especialmente ambicioso que China podría no ser capaz de cumplir, incluso si Estados Unidos no se hubiera retirado del acuerdo nuclear con Irán en 2018 y no hubiera impuesto amplias sanciones a Irán que disminuyen drásticamente el comercio entre China e Irán. El líder supremo iraní, Alí Jamenei, fue citado diciendo: "El acuerdo con China para promover relaciones estratégicas durante 25 años está justificado".

Desde la visita de Xi a Teherán los funcionarios iraníes han estado trabajando para traducir las palabras en hechos y convertir la retórica en importantes inversiones chinas que impulsarán la tambaleante economía de Irán. A más de cuatro años desde entonces, muchos de los acuerdos en cuestión han permanecido en papel. China no solo no ha ayudado a que el acuerdo avance, sino que el brazo financiero que trabaja con Irán, el Banco de Kunlun, con sede en Beijing, ha actualizado regularmente la lista de empresas iraníes bajo las sanciones estadounidenses, y se ha negado a otorgarles crédito. Al mismo tiempo, para necesidades internas, China ha seguido importando petróleo de Irán, con cifras oficiales inferiores a las cantidades reales importadas, principalmente de Malasia.

El liderazgo iraní está ansioso por renovar un acuerdo con China. El presidente Hassán Rohaní expresó su esperanza de que el acuerdo, que requiere la aprobación del parlamento, se firme en marzo de 2021. Sin embargo, el tema provocó una tormenta en Irán. El ex presidente Mahmud Ahmadinejad argumentó que el régimen de Rohaní había firmado un dudoso acuerdo secreto con un país extranjero. Las críticas y la ansiedad en las redes sociales acusaron de que Irán se convertirá en un protectorado de China, cederá la isla de Kish a China y permitirá el emplazamiento de 5000 soldados chinos en territorio iraní (esta cifra no aparece en el acuerdo filtrado). También se criticó la cooperación con China en un momento en que persigue a la comunidad musulmana uigur en su territorio. Al mismo tiempo, también se expresó el apoyo a la medida como un salvavidas esencial para la economía iraní. Los medios iraníes informaron que el líder supremo, Alí Khamenei, continuó favoreciendo el acuerdo, aunque no ha emitido ninguna declaración directa actualizada sobre este tema.

Irán tiene un claro interés en la cooperación a gran escala con China. Está experimentando uno de sus períodos más difíciles, debido al deterioro de la situación económica causada por las sanciones estadounidenses, la caída de los precios del petróleo y los efectos del coronavirus. Estos se ven agravados por una gran ola de protestas recurrentes en los últimos dos años, el asesinato del comandante de al-Quds, Qasem Soleimani, el derribo de un avión de pasajeros ucraniano tras despegar de Teherán, la presión estadounidense en el Consejo de Seguridad de la ONU para extender el embargo de armas contra Irán, la amenaza de la reanudación de todas las sanciones que estaban en vigor antes del acuerdo nuclear (snapback), y el reciente ataque a las instalaciones de ensamblaje de centrífugadoras en Natanz.

En estas circunstancias, Irán puede caracterizar un acuerdo a gran escala a largo plazo con China como un logro que cambia el equilibrio estratégico regional y global a su favor. Si realmente se materializan, las inversiones chinas serán un impulso crucial para la asfixiante economía iraní, y una mejora en la situación económica de Irán disminuirá la efectividad de la estrategia de "máxima presión" de la administración Trump contra Irán. Además, si se reanudan las negociaciones entre Irán y Occidente, los medios de presión occidentales serán más débiles y la posición de apertura de Irán mejorará. Irán también espera que el acuerdo garantice la continua oposición de China a los esfuerzos de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad para extender el embargo de armas contra Irán, y más tarde le permitirá a Irán adquirir armas chinas y quizás también mejore su posición de negociación con Moscú en la adquisición de armas desde Rusia.

En China las fuentes oficiales no han respondido, excepto el comentario de una portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, quien en respuesta al artículo de The New York Times le dijo a un corresponsal chino: "China otorga importancia al desarrollo de relaciones cooperativas amistosas con otros países. Irán es una nación amiga que disfruta de un intercambio y cooperación normales con China. No tengo ninguna información sobre su pregunta específica [sobre el borrador del acuerdo]". En una entrevista, el embajador de China en Teherán comentó sobre el tema del acuerdo nuclear, pero se abstuvo de mencionar cualquier acuerdo bilateral. Esta fría respuesta, que también estaba dirigida a los oídos iraníes, indica la incomodidad y quizás incluso la ira de Beijing por la filtración iraní antes de que se acordaran y aprobaran los detalles del acuerdo.

Desde la perspectiva china, dicho acuerdo, si se firma, tendrá una importancia principalmente comercial, ya que está diseñado para dar a las empresas chinas una ventaja a largo plazo, incluido el desarrollo de campos petroleros y la importación de energía a bajo precio. Los chinos a menudo aprovechan la debilidad política para alcanzar los términos preferidos. En este caso, también están explotando la crisis del coronavirus, las sanciones continuas contra Irán y la necesidad de Irán de realizar grandes inversiones, para obtener condiciones óptimas para las empresas chinas a largo plazo. Entre otros, los medios de comunicación indios dieron una amplia cobertura a la decisión de Irán de adjudicar a China el proyecto de construir un ferrocarril desde el puerto de Chabahar a Zahedan en la frontera con Afganistán, que originalmente se adjudicó a India. Irán afirma que el proyecto estimado de $400 millones, que se firmó hace cuatro años, ha sido retrasado por los indios.

Además de los lazos de China con Irán, los lazos chinos con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos se han estrechado en los últimos años. Al igual que con Irán, China se refiere a estos países como "socios estratégicos". Se puede suponer que, como parte de su decisión de aprobar el acuerdo con Irán, Beijing sopesará el efecto en sus relaciones con sus otros socios en el Golfo y tratará de aliviar algunas de las preocupaciones especulativas expresadas en los medios occidentales sobre la creciente cooperación entre China e Irán, especialmente en el ámbito militar. Un ejemplo de esto es que, a pesar de varias declaraciones, la cooperación militar liderada por China en los últimos años ha sido limitada y operacionalmente insignificante, evidencia de la precaución de China hasta la fecha en el contexto de estas relaciones bilaterales.

Actualmente parece que el afán de Irán por publicar el acuerdo emergente sirve más a sus intereses que a los de China, y las dificultades que enfrenta su aprobación por ambas partes aún no se han resuelto. Unos meses antes de las elecciones presidenciales en EE. UU. Irán, y tal vez también China, en cierta medida, tienen interés en utilizar el anuncio del acuerdo para ejercer presión sobre el presidente Trump. En cualquier caso, la experiencia pasada muestra que incluso si se firma el acuerdo no hay garantía de que todos los proyectos mencionados realmente se materialicen.

Significado para Israel

El acuerdo entre China e Irán es de gran importancia para Irán, incluso en el contexto de un posible alivio de la presión generada por las sanciones. Desde una perspectiva china, la base del acuerdo es el principio del beneficio económico comercial, mientras se mantiene el equilibrio en sus relaciones con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. El objetivo de China en las relaciones con Irán no es crear una alianza militar con Irán contra Estados Unidos, y ciertamente no contra Arabia Saudita e Israel. Israel es de poca importancia para China en este caso, y no necesariamente figura en las consideraciones chinas, excepto como parte de la preocupación de China por un ataque militar israelí contra instalaciones nucleares en Irán, que puede desencadenar una guerra regional y desestabilizar la región. Es probable que los chinos consideren el nivel de riesgo al aprobar un acuerdo de este tipo, y dudarán en adelantarlo si sienten que sus intereses financieros se verán afectados por la inestabilidad en la región y en Irán. Israel debe enfatizar a las partes chinas de alto nivel este aspecto, en el que la actividad iraní desestabiliza y amenaza la región.

Fuente: The Institute for National Security Studies INSS, Tel Aviv University.