Inteligente, no pequeño: los Acuerdos de Abraham y el rol de los Estados pequeños

Post thumbnailBanderas de Israel y Emiratos Árabes Unidos Foto: REUTERS/Christopher Pike
En lugar de abordar a los actores estatales como grandes o pequeños, la teoría de las relaciones internacionales podría pensar de manera más productiva en términos de inteligente versus tonto. Dos Estados inteligentes, los Emiratos Árabes Unidos e Israel, tienen el potencial de fortalecer la región de Oriente Medio a través de la firma de los Acuerdos de Abraham. Los Estados inteligentes podrían constituir una forma eficaz de disuasión, no solo con respecto al revisionismo de las relaciones internacionales, sino también a la volatilidad de esta era.

¿Qué significa "pequeño" en el vasto marco teórico de las relaciones internacionales? La teoría de las Relaciones Internacionales (RI) aboga claramente a favor de comparar a los actores estatales para clasificar su poder entre sí. La capacidad de poder de cada Estado solo puede evaluarse verdaderamente mediante la comparación. Por ejemplo, si bien es una falacia teórica argumentar que EE. UU. es un Estado fuerte, es correcto decir que EE. UU. es más fuerte que todos los demás Estados en la arena internacional.

La comparación es una herramienta útil que nos permite comprender las características cualitativas más que cuantitativas de todos y cada uno de los Estados. Esto es importante porque la calidad, a diferencia de la cantidad, nunca da una indicación falsa de poder o debilidad.

Lo mismo se aplica a la palabra "pequeño". Si la palabra se usa para referirse al tamaño de un Estado, entonces no apoya adecuadamente la teoría de las RI, ya que el tamaño de un Estado no siempre determina su poder relativo en la arena internacional. Hay varios casos en los que el tamaño claramente no se correlaciona con la fuerza. Gran Bretaña nunca fue un gigante físico, pero sin embargo a través de una diplomacia eficaz logró establecer un imperio global en el que "el sol nunca se ponía", instituciones económicas privadas eficientes (por ejemplo, la Compañía de las Indias Orientales) y una temible marina. En el otro extremo del espectro está China, un gigante geográfico y demográfico que ha experimentado 100 años de continua humillación; y la ex Unión Soviética, un gigante territorial con patas de cristal económicas que fue derrotado por Estados Unidos, físicamente más pequeño pero económica y tecnológicamente mucho más avanzado.

Por tanto, desde un punto de vista teórico, un enfoque cuantitativo no puede ofrecer respuestas satisfactorias a las cuestiones urgentes del siglo XXI. La globalización y el cosmopolitismo no son solo tendencias ideológicas, sino hechos innegables derivados de los impresionantes avances tecnológicos que la humanidad ha logrado en las últimas décadas. En particular, la inteligencia artificial (IA), que ha entrado en la industria de la defensa, cambia a fondo los enfoques cuantitativos normativos del pasado. La IA abre una nueva lista cualitativa de variables para indicar si un Estado tendrá éxito o sufrirá un fracaso existencial. Esta nueva dicotomía puede etiquetarse como Estados inteligentes versus Estados tontos.

Un Estado inteligente es un actor racional en la arena internacional. Rechaza el revisionismo de las RI y cualquier otro cambio sistémico fundamental que pueda producir una guerra total. Presta mucha atención a su propio avance y refuerzo tecnológico. Su economía estatal le da espacio al sector privado para respirar, pero controla los recursos naturales como el agua. Permite que las escuelas públicas y las universidades compitan con las escuelas privadas para producir un esquema educativo social equilibrado y fomenta la movilidad social.

Un Estado inteligente desarrolla su política de seguridad nacional sobre una base cualitativa y no cuantitativa. Invierte fuertemente en IA, ya que la tecnología, que desafía la lógica de los números puros, abre un nuevo capítulo en la teoría de la guerra y la gran estrategia. Por ejemplo, un ejército hipotético de 20 robots bien equipados con armas de alta tecnología podría resultar más eficiente que un ejército de 10 mil milicianos mal equipados.

Un Estado inteligente tiene la agilidad de desarrollar tanto un poder blando que puede influir positivamente en la opinión pública en otros Estados como una forma “más blanda” de poder duro que los servicios de inteligencia de los Estados no amigos no pueden rastrear fácilmente. Esto podría incluir operaciones psicológicas con la intención de socavar las estructuras burocráticas de los adversarios.

Un Estado inteligente es aquel que invierte en diplomacia flexible, comprende las fluctuaciones en el entorno internacional y actúa para asegurar sus intereses nacionales elevando su estatus en la escala estructural del poder para maximizar sus perspectivas de supervivencia.

Y por último, pero no menos importante, un Estado inteligente no intenta leer el futuro permaneciendo obstinadamente atrapado en su propio pasado.

El 15 de septiembre de 2020, los Emiratos Árabes Unidos e Israel firmaron los Acuerdos de Abraham, normalizando las relaciones entre los Estados. Este movimiento destacó la caracterización ya bien definida de estos Estados como "inteligentes" debido a las elecciones que han hecho durante las últimas décadas. Los Emiratos Árabes Unidos son un centro educativo global e Israel es la "startup nation". Ambos favorecen la preservación del status quo existente y se oponen al revisionismo por parte de actores estatales o no estatales.

Israel y los EAU han construido dos de las capacidades de poder duro tecnológicamente más avanzadas del sistema internacional, mientras que sus capacidades de poder blando se basan en la resiliencia cultural y religiosa. Los Acuerdos de Abraham también revelan la capacidad continua de Estados Unidos para actuar como estabilizador global y formidable potencia occidental, una que todavía es capaz de generar progreso internacional a pesar de fricciones sin precedentes en casa.

Los Acuerdos de Abraham exceden sus dimensiones como un mero paso en el fortalecimiento de las ya duraderas estructuras estatales de dos naciones. Tienen el potencial de operar como una nueva piedra angular de la respuesta colectiva a las amenazas estatales y no estatales en la región en general.

El mundo todavía se encuentra en medio de la pandemia de COVID-19, pero esto finalmente pasará y la vida internacional volverá a la casi normalidad. Las pésimas condiciones económicas en Irán y las consecuencias de la explosión de agosto en el puerto de Beirut, que expuso a Hezbolá a la ira pública, obligarán al régimen de Teherán a jugar duro para garantizar su supervivencia. La realidad internacional posterior a la pandemia puede sacar a la superficie los esfuerzos de Irán para obtener capacidad nuclear. Un frente regional contra el profundo revisionismo de Teherán podría resultar un factor de fortalecimiento para proteger el status quo en el Mediterráneo Oriental y Oriente Medio.

Por el momento, el movimiento yihadista global está en retirada. Tanto ISIS como al-Qaeda se han debilitado considerablemente, principalmente como resultado de la Guerra contra el Terrorismo. Sin embargo, el yihadismo global no está muerto: está pasando por una reestructuración ideológica y organizativa. Al-Qaeda, por ejemplo, se enfrenta a un dilema existencial: seguir el ejemplo de ISIS y organizar una base social más amplia a través de una nueva narrativa ideológica que las masas puedan seguir fácilmente, o continuar en su círculo operativo aislado. Como indican los informes de todo el mundo, está esperando una oportunidad para difundir la muerte y la miseria una vez más. Además, el yihadismo no opera dentro de las fronteras nacionales. Esto significa que las células fuertes de al-Qaeda en el África subsahariana todavía pueden operar en todo el mundo.

Los Acuerdos de Abraham pueden funcionar como un mecanismo decisivo para aplastar el terrorismo, ya que tanto Israel como los Emiratos Árabes Unidos tienen un conocimiento y una experiencia profundos para enfrentarlo. Este conocimiento, puesto en práctica en conjunto, podría resultar exponencialmente más eficaz.

Además, desde febrero, el Mediterráneo oriental ha sido testigo de un aumento del maximalismo turco en el Egeo, alrededor de Chipre, en Libia y en la Franja de Gaza. Esta no es solo una manifestación esporádica de los problemas de comportamiento de Turquía, sino una revelación de las intenciones hegemónicas de Ankara, tanto como un actor naval importante en la región como el supuesto campeón del mundo sunita. Israel y los Emiratos Árabes Unidos, junto con Grecia, Egipto y Arabia Saudita, tienen la capacidad no solo de bloquear estos movimientos revisionistas, sino de disuadir a Turquía de provocar una confrontación violenta entre los miembros de la OTAN.

Sin duda, el problemático comportamiento de Turquía ha sido estimulado por la decisión de Washington de acercarse a Ankara hasta cierto punto, en lugar de desalentar definitivamente la agresión turca. Un frente fuerte contra la conducta de Turquía fomentará la paz y la prosperidad en una zona más amplia del Mediterráneo oriental y Oriente Medio, ofreciendo más confianza geoestratégica a los demás Estados de la región.

Dado que el enfoque cuantitativo anticuado no permite un examen exhaustivo del statu quo en el Mediterráneo oriental y sus perspectivas después de los Acuerdos de Abraham, en su lugar debería configurarse una teoría del "Estado inteligente" según la cual los Estados desafíen su tamaño y construyan sus propios futuros. Israel y los Emiratos Árabes Unidos son los primeros en un círculo de Estados inteligentes en la región. Ahora que han actuado, los otros actores racionales del Mediterráneo oriental más amplio y el Medio Oriente pueden seguirlos. Se ha pavimentado un excelente camino y seguramente más Estados emularán el ejemplo inteligente de los Emiratos Árabes Unidos e Israel.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. Spyridon N. Litsas es profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Macedonia y profesor invitado de Teoría Estratégica en el Supremo Colegio Conjunto de Guerra de las Fuerzas Armadas Helénicas.