Incidentes contra la comunidad LGTBQ israelí crecieron en 2020 por la COVID

Post thumbnailMarcha del Orgullo en Tel Aviv Foto archivo captura de un video del Ministerio de Exteriores de Israel
Las denuncias por discriminación contra la comunidad LGTBQ de Israel aumentaron un 27% durante 2020 en un contexto marcado por confinamientos debido al coronavirus que implicó un incremento de agresiones homófobas en el ámbito familiar, denunció esta semana la ONG israelí Agudá en su informe anual.

La entidad registró "2.969 incidentes de odio y/o violencia física" en 2020, un cuarto más que 2019, y el 28% de estos "ocurrió dentro de la familia", en el hogar. Asimismo, unos 315 jóvenes tuvieron que irse de casa por "el abuso" y el "acoso constante sobre su sexualidad" e "identidad de género", un repunte del 16% en relación a 2019.

El 25% restante de los incidentes notificados a la ONG fue en los mismos vecindarios o los barrios circundantes de los afectados, lo que "demuestra cómo la pandemia influyó" en las agresiones en los "espacios privados" o más inmediatos de las personas LGTBQ (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales y queer).

Según Agudá, que defiende la igualdad de derechos para esta comunidad en Israel, "casi la mitad de todas las denuncias" fue de lesbianas y bisexuales; más de un cuarto provino de hombres gais y bisexuales, y el resto procedió de personas transexuales.

Israel es considerado el país más favorable de Oriente Medio para la comunidad LGTBQ, aunque la situación dista de ser ideal. Si bien no existe el matrimonio no religioso, las autoridades reconocen los enlaces civiles, incluidos entre personas del mismo sexo.

Tel Aviv es vista como una de las ciudades más abiertas del mundo para el colectivo LGTBQ, pero en la conservadora Jerusalén y otras urbes de mayoría religiosa (judía, musulmana o cristiana), la homosexualidad o transexualidad se rechazan o se ven con recelo, y muchos no pueden mostrar su orientación sexual con libertad. EFE